domingo, 4 de mayo de 2014

Tabúes y Ciencia

(Publicado originalmente en la Nueva Ilustración Evolucionista el 05-10-2013)


La revista Nature, en este artículo, plantea un debate acerca de si habría que prohibir los estudios de genética sobre raza, inteligencia, violencia y sexo. En el artículo se recogen diversas opiniones a favor y en contra, y también ha hablado de ello el columnista y autor John Horgan, partidario de prohibir ese tipo de estudios. Los argumentos utilizados son que los datos podrían ser malinterpretados, malutilizados, y se menciona el fantasma de la  eugenesia. Aunque el tema tabú que se juzga aquí es el de la Genética de la Conducta, estamos ante un problema más general que es el de que una ideología, sea política o religiosa, o simplemente lo políticamente correcto, decida lo que la ciencia puede o no puede investigar, un tema muy serio.

Creo que estamos cayendo aquí en la llamada falacia moralista, estupendamente explicada en este artículo de la Revolución Naturalista: “no existen diferencias naturales entre grupos humanos, debido a que es ideológica o moralmente deseable asumir que todos los seres humanos son iguales”. Es decir, como política o moralmente asumimos que todos los hombres y mujeres somos iguales y tenemos los mismos derechos, tenemos que concluir obligatoriamente que todos los hombres y mujeres son “físicamente iguales”, es decir, todos somos igual de inteligentes, de altos y de guapos, y que no hay diferencias entre nosostros. Cualquier diferencia que encontremos es sospechosa. Es evidente que es un argumento falaz y que estamos mezclando churras con merinas. Son dos planos diferentes, el natural y el moral.

Si nos dejamos llevar de esta lógica de que lo políticamente correcto marque la agenda científica, la ciencia no debería haber investigado la posición de la Tierra en el Sistema Solar, porque era algo que molestaba e incomodaba a la Iglesia y a los astrónomos de su tiempo. Tampoco se debería haber investigado la circulación de la sangre, o haber realizado disecciones anatómicas, etc., etc., etc. Creo que estaríamos todos cayendo en el mismo error del Lysenkoismo, y el estalinismo, de prohibir la Genética en la U.R.S.S. porque no casaba con la ideología socialista.

Afortunadamente, en el mismo artículo de Nature se realiza una encuesta sobre cada uno de los apartados, donde podéis votar y ver los resultados, y la mayoría de los lectores son contrarios a la prohibición. Parece que los lectores son capaces de distinguir esos dos planos.

@pitiklinov en Twitter


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada