jueves, 23 de agosto de 2012

Evolución de la Anatomia Sexual. El Pene

El Pene más antiguo

El pene más antiguo del registro fósil es el de este artrópodo ostracodo marino llamado Colymbosathon ecplecticos que quiere decir "asombroso nadador con un gran pene". Fue encontrado en Herefordshire, Reino Unido

Tiene 425 millones de años. Los penes de unos peces ya extintos llamados placodermos, similares a los tiburones, aparecen  también en el registro fósil hace 400 millones de años. El pene más antiguo de un animal terrestre es el de una araña de patas largas relacionada con ácaros y garrapatas, encontrada en Escocia, que tiene una antigüedad de 400 millones de años. Sería similar a la de la imagen:

Se piensa que el pene es una estructura más apropiada para la vida en tierra que en el mar, donde es menos necesario. En el mar la fertilización externa es muy factible, el macho realiza la fertilización cubriendo con una nube de semen los huevos que la hembra deposita en el agua. Algunos peces sin embargo, como los tiburones tienen un par de estructuras para inyectar esperma llamadas hemipenes. En lagartos y serpientes ocurre lo mismo. En tierra, sin embargo, el semen no llegaría muy lejos por lo que evolucionaron estructuras para introducir el semen directamente dentro de la hembra- fertilización interna-. Las plantas, que también empezaron su vida en el mar, buscaron otra solución que fue encerrar las células sexuales masculinas en gránulos de polen o esporas.

La variedad de formas y tamaños de penes en la naturaleza es asombrosa y no podemos entretenernos en ello. Hay criaturas con 2, 4, o hasta una docena de penes. Aunque la mayoría de los pájaros no tienen pene, el pene de algunos patos ( como el de los lagos de Argentina) tiene un tamaño de 8 pulgadas y forma de sacacorchos, todo ello debido a que la vagina de la pata es una especie de laberinto con muchas cámaras donde es difícil encontrar el camino. El pene más largo en relación al tamaño corporal se dice que es el del percebe, que llega a ser 40 veces su tamaño corporal.

Evolución de la erección

Desde su aparición hace unos 200 millones de años, todos los mamíferos han tenido pene. Básicamente hay tres mecanismos para conseguir la erección:
- utilizar un hueso en el pene, llamado báculo o hueso peneano. Esto ocurre en murciélagos, roedores, carnívoros, y en la mayoría de los primates no humanos. La erección se consigue por contracción muscular ( lo que no he encontrado en ningún sitio es si se trata de músculo liso o estriado, es decir, voluntario o involuntario)
- En cerdos, ballenas y ganado vacuno una cuerda de grueso tejido fibroelástico discurre por el centro del pene proporcionando la rigidez necesaria.
- Los humanos, junto con los armadillos y los caballos ( y otros animales como tortugas, serpientes, lagartos y algunos pájaros) utilizamos un mecanismo vascular, un sistema hidráulico que llena de sangre un tejido esponjoso.
Se ha estudiado también que ser capaz de retraer el pene es una gran ventaja. En ciertos peces que no pueden retraer el pene porque son unas estructuras rígidas, los machos con los penes más largos sufrían tasas más altas de depredación que los menos dotados.
La eyaculación en todos los mamíferos e incluso en animales inferiores se realiza de la misma manera. La fisiología de la eyaculación humana ( mecanismos nerviosos, químicos...) es básicamente igual que la de reptiles, anfibios, tiburones y rayas. Esto plantea la cuestión de que si la mecánica es la misma, si la sensación placentera subjetiva (orgasmo) también está presente en estos animales.
La erección humana se consigue básicamente por dos mecanismos: tacto ( erección reflexógena) y pensamiento. Un importante avance en la evolución de la erección fue la introducción de input desde el cerebro.

El Pene en humanos y primates

El pene humano se admite que es más largo y grueso que el de los primates. Las medidas que se manejan ( en erección) son: gorila, 3 cm., bonobo y chimpancé, 8 cm., humano, 13 cm. Dar cifras de este tipo siempre es arriesgado. Tenéis una entrada sobre tamaño del pene en Wikipedia donde se citan estudios al respecto con una media de 12,9-15 cm. Gordon Gallup, del que luego vamos a hablar bastante, da las siguientes cifras( en erección): longitud: 127-178 mm, circunferencia media: 24,5mm. A un nivel un poco menos serio tenéis aquí un mapa sobre la variación geográfica del tamaño del pene, realizado por un tal Eduardo Gómez de Diego.( personalmente no me fío de estos datos porque no aparece Bilbao destacado en verde oscuro :-))

Esto nos plantea la pregunta evolucionista de cuáles han sido las presiones evolutivas que han dado lugar a este aumento de tamaño y grosor y luego hablaremos de ello. Pero hay otras diferencias como la ausencia de báculo o la desaparición de las espinas, que vamos a tratar primero. También el pene humano es único por tener prepucio, pero sobre la evolución del prepucio no he encontrado nada, solamente que cumple una función protectora. Las espinas del pene son unas estructuras de queratina-la misma sustancia que forma el pelo y las uñas- que hacen al pene más sensible y aumentan la velocidad en llegar a la eyaculación y pueden servir también para desplazar el semen de machos rivales, dentro de esa lucha de la que hablábamos en el post sobre el testículo, llamada competición espermática, que está estupendamente explicada en este post de Paco Traver. En cuanto a las explicación de por qué se perdieron las espinas hay hipótesis para todos los gustos. Unos plantean que podría aumentar el placer femenino mientras otros que podría resultar incómodo. Lo que parece claro es que hay una relación entre presencia de espinas y promiscuidad, las especies que son más monógamas, como la humana, no tienen espinas. También se ha visto que cuanto más largas las espinas más rápida la copulación, es decir, más corto el coito. Si desaparecen las espinas el coito duraría más y por tanto se asociaría con aumento del vínculo y de la intimidad. Algunos plantean que las hembras escogerían a los machos que tardaran más en llegar al orgasmo escogiendo así a los que no tenían espinas pero esto son teorías subjetivas y lo único a mi modo de ver que tiene un cierto soporte científico detrás como decíamos es que al volverse más monógamos había menos necesidad de desplazar el semen de rivales.

Lo que sí sabemos con certeza es el mecanismo genético por el que se perdieron las espinas ya que apareció publicado en Nature el año pasado. Los científicos investigaron regiones de ADN que tienen los chimpancés y faltan en nosotros y descubrieron que falta una región de ADN regulador necesario par ala formación de las espinas. Lo curioso es que esto va a asociado a la pérdida de los bigotes sensoriales que muchos animales tienen alrededor de la boca. Entre los 501 secuencias de ADN que faltan en humanos  se encontró una región que frena el desarrollo del cerebro, por lo que perder esa parte de ADN pudo favorecer el crecimiento de nuestro cerebro. Es curioso que se han comparado estas regiones de ADN en los Neandertales y se ha visto que los Neandertales tampoco tenían espinas y les falta también esa región relacionada con el crecimiento del cerebro. Esto quiere decir que perdimos las espinas hace más de 800.000 años que es el momento en que se separan las líneas del Neandertal y nosotros. Existe una condición que ocurre en algunos hombres ( no hay datos fiables de fecuenncia) que se llaman pápulas perladas (hirsuties papillaris genitallis) y que no es enfermedad ni necesita tratamiento, y que podrían ser un vestigio de esas antiguas espinas.

Con el tema del báculo ocurre un poco lo contrario. El báculo permite prolongar el coito, es como llevar un prótesis peneana incorporada. Las teorías sobre su pérdida hablan de molestias para la mujer por un lado, o de que se trató de un amanera de descartar a machos con mala salud. Esto es lo que plantea Richard Dawkins. El mecanismo vascular digamos que es más frágil que el muscular y si el macho presenta diabetes, problemas vasculares, etc., la erección no va a ser posible.

Vamos a tratar ahora de las presiones evolutivas que ha podido llevar al aumento del tamaño y grosor del pene. Una de las hipótesis es que esto ha ocurrido por selección sexual, es decir, que las mujeres han seleccionado a los hombres de pene más grande. por ejemplo, los chimpancés enseñan su pene como forma de iniciar las relaciones sexuales, abren sus piernas enseñando su erección a las hembras y se piensa que el pene humano también podría ser un órgano para exhibir como la cola del pavo real. Esto podría ser una razón biológica para la existencia del exhibicionismo, dicho sea de paso. Otra hipótesis relaciona el aumento de tamaño con la bipedestación. Al empezar a copular cara a cara mientras la vagina tenía todavía una orientación dorsal el pene más largo podría ser una ventaja. La otra posibilidad es la ya comentada que se relaciona con la competición espermática. Cuanto más arriba se depositara el semen dentro de la vagina mayor posibilidades de fecundar a la hembra y esto favorecería a los penes más largos. Helen Fisher, que es bastante sería diferencia el grosor del pene de la longitud. Un pene grueso distiende los músculos del tercio externo del canal vaginal y tira del clítoris creando una fricción excitante que ayudaría a llegar al orgasmo. Según ella Lucy y sus compañeras habrían seleccionado hombres con pene grueso. En cuanto a la longitud se inclina por la competición espermática.

Por último, nos faltaría hablar de la forma del pene, con un glande muy marcado, cosa que no ocurre en los primates y Gordon Gallup tiene unas ideas muy interesantes al respecto, pero lo vamos a dejar para otro post porque es un poco largo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario