jueves, 15 de noviembre de 2012

Los Cinco Pilares de la Moralidad


Jonathan Haidt compara la moralidad en su libro The Righteous Mind con el sentido del gusto. Lo mismo que existen cinco sabores básicos ( amargo, ácido, dulce, salado y umami o cárnico) la moral es una lengua con 6 receptores básicos del gusto. Ya hace 2.300 años decía el filósofo chino Mencius que “ los principios morales agradan a nuestra mente como la carne de buey o de cerdo a nuestras bocas” y esta analogía con la boca y el gusto es muy oportuna si tenemos en cuenta la estrecha relación entre la emoción del asco y la moral, de la que ya hemos hablado  y en la que abundaremos en una futura entrada.

En sus estudios de psicología moral Haidt se da cuenta de que los puntos de vista que predominaban en la antropología son erróneos y que no se puede entender la moralidad sin la evolución. Según este punto de vista admitido hasta entonces, la evolución llevó a nuestra especie a la bipedestación, a usar herramientas, a tener un gran cerebro preparado para la cultura y a partir de ese momento en que desarrollamos la capacidad para la cultura, la evolución se paró. La cultura es tan poderosa que hace que los humanos se comporten de forma que superan sus antiguos instintos y lo biológico deja de ser relevante. Haidt quiere formular una explicación evolucionista  de las intuiciones morales que no sea reduccionista, ni una “just-so story” y que interactuando con la evolución cultural produzca todas las matrices morales que vemos en el mundo. El objetivo de Haidt es establecer vínculos entre las virtudes morales y teorías evolucionistas ya bien consolidadas en biología evolucionista, en definitiva unir la antropología y la psicología evolucionista. Es así como formula la Teoría de los Pilares Morales

Haidt se basa en el concepto de módulo, una idea de la psicología evolucionista, cuya definición, según Sperber y Hirschfield, reza: “Un módulo cognitivo evolucionado -por ejemplo, un detector de serpientes, o un dispositivo de reconocimiento de caras- es una adaptación a un rango de fenómenos que presentaron problemas u oportunidades en el ambiente ancestral de la especie. Su función es procesar un determinado tipo de estímulo o input - por ejemplo las serpientes o las caras humanas”. El módulo procesa esa señal y da lugar a un output o conducta. Por ejemplo si detectamos un objeto en el suelo alargado, autopropulsado, se activa la amígdala y producimos una respuesta que es correr, o saltar encima de una piedra para protegernos. De la misma manera, habría unos receptores morales universales que serían adaptaciones a amenazas y oportunidades de la vida social. Es muy importante distinguir aquí entre los desencadenantes originales de un módulo y los desencadenantes actuales. Los desencadenantes actuales son las cosas que en el mundo de hoy en día desencadenan el miedo a las serpientes (como podría ser una serpiente de juguete, una cuerda, una rama ondulada...), y los desencadenantes originales son aquellos para los que el módulo fue diseñado, en este caso las serpientes reales. Los módulos no son perfectos y cometen errores, y estos errores son aprovechados por mucho animales para explotar a otros, pero en general los módulos cumplen su función aceptablemente bien la mayoría de las veces, y por eso los hemos heredado. Un ejemplo de esta utilización engañosa de las propiedades de un módulo lo tenemos en algunos tipos de moscas que han evolucionado rayas negras y amarillas como las de las avispas, haciéndose pasar por ellas. Esto dispara el módulo de evitar avispas que tienen algunos pájaros, y no se comen estas moscas, que es lo que normalmente harían.

Entonces, Haidt identifica problemas adaptativos de la vida social que han descrito los psicólogos evolucionistas y los conecta con las virtudes morales que se encuentran en las diferentes culturas. Es así como identifica cinco problemas adaptativos principales: cuidar a los niños vulnerables, formar alianzas con individuos no-familiares para disfrutar de los beneficios de la reciprocidad, formar coaliciones para competir con otros grupos, negociar la jerarquía y el estatus y mantenerse libre de parásitos e infecciones, lo cual no es fácil conviviendo con otros congéneres. Más arriba he dicho que los sabores morales eran seis pero eso es porque Haidt ha añadido posteriormente otro “sabor moral” que es Libertad /Opresión pero nos vamos a limitar en este análisis a los cinco principales, como vemos en la figura. En las columnas tenemos los cinco pilares fundamentales. La primera fila son los problemas adaptativos a los que responden estos pilares morales. Si nuestros ancestros se enfrentaron a estos desafíos durante cientos de miles de años la selección natural favorecería a aquellos cuyos módulos cognitivos  ayudaban a hacer las cosas bien ( rápida e intuitivamente) comparados con los que seguían confiando en su inteligencia general para resolver problemas recurrentes. En la segunda fila tenemos los desencadenantes originales y en la tercera los actuales. La cuarta fila refleja las emociones que son parte del output de ese pilar. La quinta fila, por último, recoge las palabras virtuosas con las que nos referimos a las personas que disparan esos sabores morales en nuestra mente. 


Cuidado/Daño
Equidad/Engaño
Lealtad/Traición
Autoridad/Subversión
Santidad/Degradación
Desafío Adaptativo
Protección y cuidado de los niños
cosechar los beneficios de asociarse
Formar coaliciones
Forjar relaciones beneficiosas dentro de jerarquías
Evitar contaminantes
Desencadenantes originales
Sufrimiento, necesidades o malestar expresados por el niño
Engaño
Cooperación 
Amenaza o desafío al grupo
Signos de dominancia o de sumisión
Productos de desecho
Individuos enfermos
Desencadenantes actuales
crías de otros animales,
dibujos animados
Fidelidad marital
áquinas expendedoras rotas
Equipos de fútbol
Naciones
Jefes
Porfesionales respetados
Ideas tabú
(comunismo, racismo)
Emociones características
Compasión
Ira, Gratitud, Culpa
Orgullo de grupo, rabia contra los traidores
Respeto Miedo
Asco
Virtudes relevantes
Preocupación
Amabilidad
Equidad
Justicia
Confianza
Lealtad
Patriotismo
Autosacrificio
Obediencia
Deferencia
Templanza
Castidad
Piedad
Limpieza


Ya hemos hablado algo de cada uno de estos pilares y tendremos ocasión de seguir haciéndolo en futuras entradas. Mientras tanto podéis echar un vistazo  a este post previo
Si queréis conocer vuestra moralidad y de paso colaborar con el equipo de Haidt pasaos por Yourmorals.orghttp://www.yourmorals.org/espanol/

Referencia



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada