sábado, 4 de octubre de 2014

Psicología Evolucionista del Liderazgo

El fenómeno del liderazgo-seguimiento lo encontramos en muchos animales sociales y también en la especie humana. No existen sociedades humanas sin alguna forma de liderazgo y éste aparece siempre, incluso cuando los grupos se proponen no tener líderes. Los expertos creen que el liderazgo-seguimiento es una conducta humana universal. ¿Cuál es su origen?

Existen básicamente dos teorías sobre el origen evolucionista del liderazgo:

1.- El Liderazgo-seguimiento como subproducto de la Dominancia. Algunos autores piensan que no existen adaptaciones para el liderazgo y el seguimiento, como tales, sino que estas conductas son subproductos de adaptaciones para la dominancia y la sumisión. Según esta teoría, ocupar el lugar de líder o seguidor viene dado por el lugar en la jerarquía. El que está arriba manda y al de abajo no le queda más remedio que seguir. Esta teoría puede servir para explicar el liderazgo en animales donde la dominancia es importante como lobos o gorilas, e incluso muchos líderes humanos son dominantes, pero se piensa que este modelo no explica del todo el fenómeno del liderazgo en humanos. Las jerarquías humanas se construyen muchas veces sobre el prestigio más que sobre la dominancia y muchos objetivos humanos como cazar un gran animal requieren coordinación y colaboración por lo que un sólo individuo no puede dominar al grupo ni monopolizar el resultado de la caza. La literatura psicológica tampoco apoya esta relación de liderazgo y dominancia. A la gente no le gusta ser dirigida por gente muy dominante y esos líderes despiertan sentimientos negativos. Las empresas con líderes dominantes funcionan peor y son abandonadas por más trabajadores. En sociedades de cazadores recolectores existen también mecanismos para parar los pies a individuos demasiado dominantes a los que se castiga con el ostracismo o incluso la muerte. Por tanto, no parece que la gente acepte de buen grado ser fuertemente dominada y que los que quieran mandar tienen que usar otras tácticas para persuadir y atraer seguidores.

2.- El liderazgo-seguimiento como una estrategia para la Coordinación Social. Una teoría evolucionista alternativa es que el liderazgo evolucionó (tanto en humanos como en otras especies) específicamente para resolver problemas de coordinación. En cualquier especie social un número importante de problemas adaptativos gira alrededor del tema de decidir qué hacer cuándo y dónde. El problema de coordinación clásico que da lugar a la emergencia de liderazgo es el del movimiento del grupo. Los animales sociales se mantienen vivos moviéndose en grupo pero ¿cómo deciden los animales cuándo y a dónde moverse? Este problema se resuelve cuando un individuo toma la iniciativa y los demás le siguen. Este tipo de liderato se observa en abejas guppies, hienas, delfines y mandriles. Una regla tan simple como “sigue al individuo que se mueva primero” puede producir algo similar al liderazgo. Si además asumimos diferencias individuales en la probabilidad de moverse primero esto puede producir de forma consistente líderes y seguidores. Pero además del movimiento o de otros problemas como dónde comer o cuándo, en el caso de los humanos el liderazgo sirve a otras funciones como resolución de conflictos entre individuos (también en otros primates), castigo, liderazgo en las guerras, caza y reparto de comida, enseñanza y promover la cohesión social.

Para que una característica o rasgo de personalidad evolucione tiene que estar asociada a unos beneficios. Los beneficios del liderazgo son bastante conocidos: los líderes tienen mejor salud, menor estrés, más estatus, más recursos y más éxito reproductivo. Los líderes tienen de media más hijos y más mujeres, en sociedades tradicionales por lo menos. Los que no están tan claros son los beneficios de los seguidores. Hay que decir que el fenómeno del seguimiento está mucho menos estudiado que el del liderazgo y en este sentido acaba de publicarse un trabajo muy interesante donde se sugiere que los macacos líderes y los seguidores tienen cerebros diferentes. Una ventaja podría ser no tener que realizar ningún esfuerzo por ser líder ( peleas que tienen un coste…) y disfrutar después de lo que consiga el grupo con un buen líder. Una posibilidad planteada por algunos autores es que el liderazgo y el seguimiento hayan sido seleccionados por su contribución al éxito de los grupos además de los individuos (hablaríamos de selección de grupo). En principio dentro de un grupo un seguidor está peor que un líder. Pero si hay competencia con otros grupos, un seguidor dentro de un grupo que tenga un buen líder puede obtener más beneficios que individuos en grupos que no tengan líderes o que tengan malos líderes, ya que estos grupos no conseguirían sus objetivos o lo harían en una menor medida. Es decir, el liderazgo podría ser una adaptación a nivel del grupo que emergió en la evolución humana porque las presiones entre grupos eran mayores que las presiones dentro del grupo. Dicho en términos coloquiales, más vale ser cola de león que cabeza de ratón.

Con respecto a las características que hacen un buen líder se han señalado en diversos estudios las siguientes: autoconfianza, atrevimiento, iniciativa, inteligencia (especialmente la inteligencia social: entender a los demás y manejar las relaciones sociales), extroversión, responsabilidad, fiabilidad, visión, integridad, competencia (habilidad o capacidades técnicas), sacrificio por y dedicación al grupo y generosidad y justicia. Una cosa curiosa que se ha observado en algunos experimentos es que los miembros más habladores del grupo se convierten a veces en los líderes, independientemente de la calidad de lo que dicen y aportan (se conoce como “efecto babble” así que ya sabes, si quieres ser líder habla mucho).

Con respecto a la edad, su relación con el liderazgo es complicada. Cuando  el conocimiento o la experiencia es importante la edad se correlaciona con el liderazgo pero en otras circunstancias, por ejemplo en guerras con otros grupos, entonces se necesita fuerza física y energía y en ese caso el liderazgo lo asume gente más joven. En este sentido es interesante la existencia de jefes para la guerra y jefes para la paz en sociedades como los navajos o los cheyenne. En cuanto al género, el liderazgo masculino es la norma en la mayoría de las sociedades. El estatus se asocia más a éxito reproductivo en los hombres y las mujeres se sienten atraídas por rasgos de dominancia. Así que los hombres suelen tomar los roles de liderazgo. Sin embargo hay que decir que en el mundo moderno cada vez se valoran más cualidades como la capacidad verbal y las capacidades de comunicación , cualidades en las que suelen sobresalir las mujeres. En algunos estudios se ha comprobado que las mujeres tienden a ejercer un estilo de liderazgo más democrático e igualitario y los hombres uno más controlador y autocrático, pero también se ha observado que cuando las mujeres entran en una ocupación tradicionalmente dominada por hombres adoptan un estilo de liderazgo  más controlador y autocrático imitando a los hombres. En cualquier caso, es posible que cada vez vayamos a un mundo más apropiado para el tipo de liderazgo ejercido por las mujeres. 

El enfoque evolucionista del liderazgo nos permite también ver algunas diferencias entre el liderazgo en sociedades tradicionales (cazadores recolectores) y el liderazgo actual y, tal vez, sacar algunas enseñanzas de ello. Por ejemplo, en las organizaciones modernas la selección de líderes se hace habitualmente de arriba abajo (top-down). Los jefes intermedios son elegidos por los jefes más altos o son traídos desde fuera de la organización. El proceso de selección consiste en valorar CV, tests y entrevistas con los jefes de la organización, no con los subordinados a los que van a mandar. Esto es totalmente diferente a lo que ocurría en el caso de los cazadores recolectores. En estas bandas el proceso de selección era de abajo arriba (bottom-up) y además no existen líderes formales  sino que el liderazgo depende de la tarea que se requiera. Por ejemplo, el líder requerido para dirigir la caza no tiene por qué ser el mismo que el que dirija la fabricación de armas porque alguien puede ser muy bueno manejando la piedra pero otro puede ser mejor organizador: el liderazgo cambia según la actividad. En este proceso bottom-up  se seleccionan características de valor universal como  integridad , persistencia, humildad, competencia, capacidad de decisión y visión que no suelen ser las que tienen los ambiciosos ejecutivos modernos. Actualmente se selecciona a los líderes por su capacidad de agradar a los superiores y no a los subordinados (normalmente a los que tienen que rendir cuentas es a sus jefes así que rápidamente entienden que se trata de complacer a los superiores y no a los subordinados). Sin embargo, hay algún estudio donde se ha comprobado que cuando los subordinados son incluidos en el proceso de selección los ejecutivos elegidos acaban teniendo más éxito. También sería interesante explorar el liderazgo compartido porque ningún líder puede tener las competencias ni conocimientos para liderar en todos los campos de la actividad de una organización.

En sociedades tradicionales el liderazgo se ejercía “desde delante” en actividades como la caza y la guerra. Es decir, se necesitaba fuerza física. La realidad es que esto nos sigue influyendo en la actualidad aunque ya el liderazgo moderno se ejerce “desde atrás”. Seguimos eligiendo líderes altos (por ejemplo en la mayoría de elecciones norteamericanas ha ganado el más alto) y líderes masculinos. Pero, como decíamos antes, las cualidades femeninas como comunicación, trabajo en red y equipo podrían ser más adecuadas en ambientes modernos. También es verdad que en circunstancias de guerra los votantes eligen líderes más fuertes y agresivos.

Otro aspecto que difiere entre el ambiente ancestral y el moderno es el del exceso de confianza de los líderes. En un grupo pequeño uno podía dejar de seguir a un líder  con ideas equivocadas que llevaran a decisiones erróneas o retirarle del poder. Sin embargo, en las compañías y estructuras modernas, que son mucho más jerarquizadas, el exceso de confianza de un líder puede ser catastrófico para su organización. También es un hecho que la dominancia forma parte de nuestra herencia y que los líderes tendrán la tentación de usar la coerción sobre sus seguidores si pueden hacerlo. Por ello habrá que intentar diseñar mecanismo que supriman las tendencias a la dominancia dentro de los grupos.

Resumiendo, los humanos han conquistado el planeta gracias a su capacidad de crear grandes organizaciones cooperativas de líderes y seguidores. Entender en profundidad los mecanismos psicológicos que subyacen al liderazgo y al seguimiento nos puede permitir elegir mejores líderes y diseñar organizaciones más efectivas.

@pitiklinov

Referencias:






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada