sábado, 11 de octubre de 2014

Agricultura y Personalidad

(Publicado originalmente en La Nueva Ilustración Evolucionista el 12-07-2014)


Si tus ancestros fueron agricultores durante mucho tiempo, desciendes de gente que decidió que era mejor vivir de rodillas que morir de pie.
-Gregory Cochran y Henry Harperding

Hay quien cree que la evolución humana se detuvo hace mucho tiempo, unos 50.000 años, por poner un a fecha, antes de que el humano moderno saliera de Africa, y que todo lo que ha venido después ha sido evolución cultural exclusivamente. Uno de ellos, Stephen Jay Gould escribió: “No han ocurrido cambios biológicos en los humanos en 40.000 o 50.000 años. Todo lo que llamamos cultura y civilización fue construido con el mismo cuerpo y el mismo cerebro”. Sin embargo, Gregory Cochran y Henry Harpending, en su libro The 10.000 year explosión, plantean no sólo que el cambio genético ha continuado, y continúa actualmente, sino que se ha acelerado. Según ellos la evolución ha ido 100 veces más rápida en los últimos 10.000 años que en los 6 millones de años previos.

Una de las presiones evolutivas que más ha actuado sobre nuestro genoma es la agricultura. Ya hemos hablado aquí de los cambios que supuso la agricultura, no todos ellos positivos ( aumento de infecciones y cambios en la nutrición que llevaron a la posibilidad de hambrunas). Estas presiones han llevado a cambios en nuestro sistema inmune para combatir esas infecciones y a cambios metabólicos para la adaptación a las nuevas dietas ( el ejemplo estrella, la tolerancia a la lactosa). Pero Cochran y Harpending proponen que la agricultura produjo también cambios psicológicos y cognitivos.

Pero antes de hablar de esos cambios recordar que la agricultura propició la aparición de diferencias de clase, acumulación de riquezas y la aparición de unas élites, entendiendo élites como aquella gente que vive del trabajo productivo de otros. Aparecieron también sistemas de gobierno más sofisticados y una jerarquía más marcada mientras que, antes, las sociedades de cazadores recolectores eran más igualitarias. Los agricultores no podían abandonar sus granjas y marcharse a otro sitio con tanta facilidad, así que tuvieron que someterse a la autoridad. La personalidad de mente más independiente del cazador recolector se quedó anticuada. Las personas agresivas y combativas habrían sufrido una reducción de su éxito reproductivo. Al haber estados más fuertes, ser agresivo no compensaba porque la ley y el orden no hacían necesario combatir para autodefenderse.

Gregory Cochran
Lo mismo que un granjero no se beneficia de que uno de sus toros mate a otro, las élites gobernantes tampoco se benefician de que un granjero mate a otro y así ellos se queden sin su gallina de los huevos de oro, sin un productor de su riqueza. Por lo tanto, las élites habrían domesticado a la gran masa de agricultores y la frecuencia de los alelos que favorezcan la agresividad se habría reducido. Selección para sumisión a la autoridad suena muy parecido a domesticación. Hemos comentado aquí las ideas de Bruce Hood sobre que somos una especie autodomesticada, y en ello coinciden Cochran y Harpending, quienes nos recuerdan también la disminución del cerebro humano, los experimentos de Belayaev, etc., de los que habla Bruce. Cochran y Harpending propone que las élites jugarían en la domesticación humana el papel que los granjeros juegan en la domesticación de los animales y plantas (también hemos hablado aquí de que siempre nos olvidamos de la selección social).

Si esta tesis de Cochran y Harpending fuera cierta, una predicción que se deduce de ella es que pueblos que no hayan experimentado una larga tradición agricultora se someterían con más dificultad y serían más “independientes” y “rebeldes”. En cualquier caso, ambos autores insisten en que  la agricultura selecciona unos valores que sólo podemos llamar burgueses, valores que hacen que un hombre sea exitoso, pero no precisamente muy interesante. Uno de estos rasgos seleccionados por la agricultura sería la capacidad de diferir la gratificación por largos periodos de tiempo. Esto es una necesidad práctica de la agricultura y ganadería ya que hay que  guardar una parte de la cosecha y un cierto número del ganado para criar luego y para la cosecha siguiente. Los cazadores recolectores no tienen esa tradición de autonegarse. Cuando se ha intentado enseñar a los Bushmen a ser ganaderos la experiencia ha acabado prematuramente cuando se han  comido todas sus cabras. Los cazadores recolectores vivían al día y no estaban tan obsesionados por el mañana. Tendrían que reprimirse en otras cosas, por supuesto, pero probablemente el futuro ocupaba menos lugar en sus mentes que en las de los agricultores. Por lo tanto, se necesita un cierto tipo de personalidad: paciencia, autocontrol, pensar a largo plazo y diferir la satisfacción inmediata…para ser agricultor, y la selección natural habría hecho que esas personalidades fueran más comunes entre gente dedicada a la agricultura.

Henry Harpending
La agricultura condujo también al nacimiento de la propiedad. Entre cazadores recolectores existió probablemente el hecho de que una tribu reclamara un territorio como propio para la caza frente a tribus rivales, pero no existía la propiedad individual de la tierra, ni prácticamente de ningún objeto porque no se podían acumular bienes y era muy poco lo que se podía llevar encima. Tampoco eran egoístas a la hora de compartir comida, sólo tenéis que intentar comer una jirafa antes de que se pudra,  aunque la mujer y los hijos ayuden y lo intenten  con todas sus fuerzas, es imposible, así que compartirla era mucho más efectivo, no compensaba ser egoísta. Los granjeros, por contra no podían compartir sus semillas o sus vacas. 

Una vez que apareció la propiedad privada, la pereza también disminuiría. Trabajar duro recompensaba al producir más bienes para alimentar mejor a los hijos y familiares. Y así comprar más tierra y acumular más recursos.  Los cazadores recolectores no podían hacer eso. Así que una vez que llenaban sus estómagos no trabajaban más, se dedicaban a cotillear, cantar, y hacer el vago. Cuando la ley y el orden llevó a un aumento de la densidad humana, los agricultores tenían que trabajar cada vez más duro para sobrevivir. La selección natural favoreció a la gente ( rara entonces) a la que le gustaba trabajar aunque hubiera suficiente para comer. Probablemente de aquí venga nuestra obsesión por trabajar cada vez más para vivir totalmente estresados.

En resumen, la hipótesis de Cochran y Harpending es que, a lo largo del tiempo, todas estas conductas propias de hormigas, que no eran confortables para los cazadores recolectores, aumentaron en frecuencia y personalidades egoístas, trabajadoras, autonegadoras y dóciles se extendieron en la población. Se inició así un camino por el que seguimos avanzando en la actualidad.

@pitiklinov

Referencia


6 comentarios:

  1. Muy interesante todo lo referente al paso a la cultura agraria. Pero siento cierto interés de coleccionista por las teorías acerca de por qué se abandonó el Paraíso de la caza-recolección y la humanidad se metió en la agobiante esclavitud de la tierra. ¿Estos autores tienen alguna teoría al respecto?

    ResponderEliminar
  2. Pues hablo de memoria pero la agricultura se ha "inventado" o "descubierto" de forma independiente en diferentes épocas y lugares lo que quiere decir que puede haber algo de inevitable en ello. Coincido contigo en que no he visto relatada una teoría suficientemente convincente, parece que hubo un cambio de clima y que ya la población había empezado a aumentar. La ventaja fundamental de la agricultura es que permite alimentar más bocas, algo pura mente de potencia numérica. A la evolución no le interesa la calidad ni nuestra salud sino el número de copias...
    Hay una teoría que dice incluso que los humanos se hicieron sedentarios para disfrutar de la cerveza :)

    ResponderEliminar
  3. Ahora estoy leyendo "De animales a dioses" de Yuval Harari, y la primera vez que hojeé el libro me atrajo su teoría de que la agricultura fue una especie de encerrona en la que se metieron los hombres del paleolitico por unas expectativas de prosperidad que al final nunca se confirmaron. Supongo que es una teoría discutible, pero al menos es ingeniosa.

    Según creo recordar, Marvin Harris tenía la teoría de que alimentar más población permitió a las mujeres primitivas prescindir del gravoso recurso al infanticidio como único medio de controlar la natalidad.

    A mí siempre me ha sorprendido que nadie haya relacionado el sedentarismo (del que la agricultura sería una consecuencia inevitable) con el cambio cultural que llevó a los individuos a enterrar a sus muertos y hacer pinturas rupestres. Los primeros poblados sedentarios parece ser que fueron de pescadores, y no de agricultores. Es decir, la gente quiso hacerse sedentaria por motivos "sociales" y no económicos.

    Por cierto, Pablo, ya que acabamos de conocernos... ¿Tú crees en un determinismo cultural económico o en un determinismo más bien, digamos, de tipo "ideal"? ¿Crees que los cambios sociales se producen por cambios del entorno que señalan en una dirección económica a la que se adapta el comportamiento cultural después, o crees que los cambios sociales se producen por cambios del entorno que crean nuevas visiones del mundo en el ser humano, lo que, entre otras cosas, tiene consecuencias económicas después?

    Me agradaría mucho conocer tu respuesta (todo lo precavida y provisional que esta sea...)

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante todo lo que comentas, el libro de Harari me ha encantado.
    En cuanto a lo que me preguntas es complejo y probablemente intervienen muchos factores pero personalmente doy mucho valor a la tecnología, a nuestras herramientas, y es algo que han reconocido muchos autores pero que no se acepta de forma generalizada. Creo que muchas veces los cambios de ideas y culturales vienen después de los cambios tecnológicos porque la nueva tecnología ( fuego, armas, máquina de vapor, transportes, etc.) permite cosas que antes eran imposibles. Creo que muchas veces las herramientas van primero y las ideas después y que el que inventa la herramienta no es capaz de prever lo que puede venir después ( algunas cosas tal vez sí pero todas las derivaciones no)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu respuesta, que como todo lo de tu blog, me ayuda a pensar.

      Te mando el enlace con mi propio blog http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/ que es obra de un aficionado a las ciencias sociales y en el que dudo que encuentres algo que ya no conozcas (aunque nunca se sabe...).

      Por cierto, Pablo, que si conoces alguna otra web buena sobre estos temas, por el estilo de estas dos tuyas cuyos enlaces ya he incluido en mi blog, sea en spanish o en english, por favor, comunícamelo por aquí (o me mandas un email), si tienes la bondad y la oportunidad para ello.

      También es posible que sepas de alguna web más por el estilo de ésta http://bookzz.org/ de donde he sacado muchos libros buenos.

      Yo hago una reseña por semana, de momento. El lunes próximo sacaré a un viejo conocido tuyo "The righteous mind" de J. Haidt.

      Eliminar
    2. Enhorabuena por el blog! Comentas unos libros muy interesantes, algunos de los cuales leí en su momento y me parecen imprescindibles como el Círculo Expansivo de Singer o el Animal Cultural de Baumeister
      Haidt creo que está haciendo una buena labor por combatir el partidismo en USA, problema que sufrimos también en otras partes.
      Estaremos en contacto!

      Eliminar