sábado, 2 de febrero de 2013

Los zorros plateados de Belyaev


Cuando hablamos de la domesticación de animales inevitablemente acabamos hablando del perro, que es probablemente el primer animal domesticado y aquél en el que la domesticación ha llegado más lejos. Pero existen muchos interrogantes, por ejemplo si el perro fue domesticado intencionalmente por los humanos, o si en realidad fue una especie de auto-domesticación por ellos mismos que se acercaron a los asentamientos humanos y se adaptaron a un nuevo nicho ecológico. Tampoco se comprenden del todo los cambios morfológicos y fisiológicos que la domesticación trae consigo. Darcy Morey plantea que el factor común de estos cambios es una pedomorfosis, la retención de rasgos juveniles por individuos adultos. Los perros son más neoténicos que los lobos, y eso se aprecia en unos cráneos más anchos, y en conductas como el gimoteo, los ladridos y la sumisión, características que los lobos superan pero los perros no.
Dmitry K Belyaev

Para entender mejor todos estos temas, el genetista ruso Dmitry K. Belyaev decidió repetir el proceso de domesticación e inició un experimento a finales de los años 50, que todavía persiste en la actualidad, aunque el propio Belyaev falleció ya en 1985. Belyaev  empezó el experimento en 1959, en una época en la que la URSS estaba dando marcha atrás de su política antidarwiniana y antigenética, ejemplificada en el apoyo de Stalin a las teorías de Lysenko. La propia carrera de Belyaev sufrió por dedicarse a la genética y en 1948 perdió un puesto de trabajo en un departamento de investigación en Moscú. En los años 50 se fue a Novosibirk donde colaboró en la formación del Departamento siberiano de la Academia de Ciencias Soviética ( rusa en la actualidad), y se convirtió en director del departamento de Citología y Genética de dicho departamento. A Belyaev siempre le interesó el tema de la domesticación.
zorro plateado

Belyaev creía que el factor clave en la domesticación, lo que se había seleccionado, era una característica conductual: la docilidad. Como la conducta tiene raíces biológicas, al seleccionar docilidad en vez de agresividad estaríamos también seleccionando unos cambios fisiológicos en sistemas que gobiernan las hormonas y la neuroquímica corporal.  Al repetir el proceso podríamos observar de primera mano estos cambios fisiológicos, morfológicos y conductuales. Para ello, Belyaev eligió una especie, el zorro plateado ( vulpes vulpes), que no había sido nunca domesticado. Ese experimento ocupó los últimos 26 años de su vida. Resumido, lo que este experimento demostró es que al seleccionar para docilidad se consiguen unos cambios conductuales y en el temperamento de los zorros, pero lo más llamativo es que en este proceso aparecen cambios fisiológicos, morfológicos y conductuales que son muy parecidos a los que ocurren en todas las especies domesticadas, lo que demuestra que Belyaev tenía razón.
Tests domesticación

El proceso de domesticación fue el siguiente. Empezó con 30 machos y 100 hembras de una granja comercial de Estonia que eran ya un poco más dóciles que los zorros salvajes porque ya habían sufrido los primeros pasos de la domesticación ( captura, aislamiento en cajas, separación de los hermanos salvajes...). Desde el principio, Belyaev seleccionó a los zorros única y exclusivamente por la docilidad. En años recientes incluso, explica su sucesora Lyudmila Trut, sólo se permite criar a un 4-5% de los machos y a un 20% de las hembras. Es muy importante también que no se entrenaba ni educaba a los zorros, los investigadores trataban de hacer exclusivamente una selección genética. Una vez seleccionados se les mantenía en cajas  y no se les permitía contacto con humanos. Para evaluar la docilidad se les pasaba una serie de tests. Al de un mes de edad un investigador les ofrecía comida a los cachorros y se intentaba que comieran de la mano, también se les intentaba tocar y manipular. Se repetía el test mensualmente hasta los 6-7 meses de edad. A los 7-8 meses se les clasificaba en tres categorías:
Clase III: los menos domesticados, los que huían de los investigadores o mordían al manejarlos.
Clase II: se dejaban manipular pero no mostraban respuestas emocionales amigables hacia los experimentadores
Clase I: los de esta clase eran amigables con los experimentadores, movían la cola y lloriqueaban.
Clase IE: a partir de la sexta generación de cría tuvieron que hacer otra categoría que llamaron de este manera o “élite domesticada” porque eran unos animales que se mostraban ansiosos y deseosos de establecer contacto humano y olían y lamían a los experimentadores como hacen los perros.

Hoy en día, después de más de 50 años y de 35-40 generaciones, estos zorros son dóciles, compiten por la atención humana y están totalmente domesticados.Por cierto que los investigadores rusos estiman que el 35% de la respuesta de los animales a los experimentadores es genética.
Cambios morfológicos

Pero como he mencionado más arriba, lo más curioso del experimento son los cambios morfológicos que han sufrido los animales, que son similares a los que ocurren en todos los animales domesticados ( cerdos, gatos, ovejas, caballos...). Estos cambios son los siguientes:
  • manchas blancas en la piel
  • pelo ondulado o rizado
  • cola enrollada o redondeada hacia arriba ( como en muchas razas de perros)
  • colas más cortas, con menos vértebras
  • orejas caídas (suele ser una característica de los recién nacidos)
  • cambios en el ciclo reproductor. Los animales salvajes crían una vez al año, los domesticados pueden hacerlo más de una vez al año.
Manchas blancas (Piebald)
La selección para domesticación alteró el timing del desarrollo postnatal de ciertos mecanismos hormonales y fisiológicos que subyacen a la conducta social. Las primeras características que aparecieron fueron los cambios en el color de la piel (en la 8ª-10ª generación), luego las orejas caídas y la cola enrollada. Después de 15-20 generaciones aparecieron colas más cortas. En la imagen de la derecha vemos un zorro con una mancha blanca en la cabeza y ejemplos similares en otros animales.

Pero si me he acordado de este experimento es porque acabo de ver un artículo reciente donde se cuenta que se pueden importar zorros domesticados de un laboratorio ruso a los EEUU, tratándose claramente del laboratorio de Belyaev. En el artículo que os pongo como referencia ( que es de 1999) cuenta Lyudmila los apuros económicos que estaban pasando debido a la situación económica en Rusia. Habían tenido que limitar los zorros a  100, así como  reducir personal y apunta como posible salida económica la venta o comercialización de estos animales. Y parece que esto es lo que han hecho. En USA , según ese artículo, los zorros se venden por unos 8.000 $. No sé si están disponibles en España pero si queréis una mascota diferente, fruto de un experimento científico histórico, que aparece relatado en muchos libros acerca de la Evolución, puede que esté a vuestro alcance siempre que tengáis el dinero para pagarla.

Referencia:

7 comentarios:

  1. Fascinante la cuestión de la autodomesticación de los perros. ¿Enseña el amo al perro a traer el palo de vuelta, o es el perro el que ha amaestrado al humano para que tire el palo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Segun la hipotesis propuesta por copinger fueron los antepasados de los perros quienes se acoplaron al estilo de vida del humano ya que lles resultaba conveniente y facil quedarse con los restos de comida dejada por humanos cerca de sus asentamientos o aldeas, asi se habrian ahorrado energia pues ser carroñero implica menor gasto energetico que ser cazador, de esa forma los primeros perros fueron lobos que optaron por seguir grupos humanos no para cazarlos sino para quedarse con las sobras de animales que nuestros ancestros dejaban a su paso. despues en algun otro momento los seres humanso quizas cayeron en la cuenta posteriormente de que esta clase de lobos carroñeros no eran agresivos con ellos y por el contrario resultaban buenos para encontrar mas presas y por lo tanto tener mas comida tanto para ellos como para los perros.

      Eliminar
    2. Yo también creo que los humanos ayudaron en el proceso de domesticación de los perros.

      Existen precedentes de monos babuinos que secuestran cachorros de perro para que guarden sus campamentos y les avisen si alguien se acerca.

      http://www.dalealplay.es/videos/babuinos-secuestran-perros-para-convertirlos_220669

      Eliminar
  2. Interesante artículo. De todas formas, este experimento prueba que la selección de la docilidad es condición suficiente para que aparezcan esos rasgos. No prueba que sea condición necesaria. No queda excluido que los mismos rasgos puedan surgir seleccionando en otra dirección, o por el simple hecho de la domesticación. Para comprobarlo, habría que realizar un experimento de control en el que se favoreciera la agresividad, por ejemplo, para ver si los resultados eran diferentes. Por cierto, quizá ese experimento ya se haya hecho. No creo que en la evolución del toro de lidia se haya favorecido la docilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco la agresividad total, los toros demasiado agresivos o inteligentes no sirven para el ruedo

      Eliminar
    2. Si lo buscas verás que a la vez que seleccionaron los zorros dóciles también seleccionaron los zorros mas salvajes y consiguieron verdaderas bestias que se lanzaban contra la reja en cuanto veian un humano.

      Eliminar
  3. ...mi perro chow chow tiene rasgos físicos de zorro; su cola enrollada, su independencia y rebeldía, su lealtad, el olor que excreta cuando se enoja o tiene miedo de los truenos, es solitario e indiferente a los otros perros, siente los pasos lejanos como los zorros siberianos percibían bajo metros de nieve a los peces y ¡pum! salta sobre la cama como resorte, es cazador de conejos y ratones..soy rosa de Chile

    ResponderEliminar