viernes, 5 de octubre de 2012

Psicología del Asco


Psicología del Asco
                              Pablo Malo, Juan Medrano, Jose Juan Uriarte
                                   Txori-Herri Medical Association

El asco es una de las emociones  básicas y sin embargo ha sido totalmente olvidada por la Psiquiatría y la Psicología. Es una emoción con una interesante historia evolutiva y por ello vamos a realizar aquí una breve introducción a algunos de sus aspectos. Conviene recordar que el cerebro no ha sido diseñado por ingenieros para procesar información de manera desapasionada sino que ha sido diseñado por la Selección Natural para ser un dispositivo emocional que promueva respuestas conductuales a las amenazas críticas para nuestra supervivencia y reproducción. En este sentido el Sistema Inmune se compone de 3 capas o barreras:
  Barreras naturales:, mecánicas, químicas, moco…
  S. Inmune Innato: macrófagos, celulas killer naturales, complemento
  S. Inmune Adaptativo: Linfocitos T, Linfocitos B, anticuerpos…
Pero previamente a estas barreras existiría un S. Inmune conductual, que sería una capa previa, una barrera conductual ( y psicológica y cognitiva) que evitaría entrar en contacto con el parásito y que tenga que intervenir el S. Inmune fisiológico. El Asco formaría parte de este Sistema Inmune Conductual.

En primer lugar, el asco es una emoción considerada universal con una expresión facial característica ( elevación del labio superior, descenso de los ángulos de la boca, fruncimiento del ceño…) que se puede apreciar incluso en personas ciegas de nacimiento, y que se acompaña de una respuesta fisiológica, psicológica y conductual típica: hipotensión, disminución de la respuesta galvánica de  la piel, bradicardia, nausea, sentimiento de aversión, distanciamiento o lanzamiento del objeto, cambios respiratorios y vocalizaciones características ( ¡ughh!). En cuanto a la neurobiología los estudios parecen encontrar una relación del asco con la corteza insular. Lesiones en la corteza insular impiden tanto la experiencia del asco como el reconocimiento del asco en los demás, es decir, las expresiones faciales de asco. En el Huntington aparece una alteración del reconocimiento del asco, por afectación de la ínsula, y la estimulación de la ínsula produce náusea. La ínsula recibe información de aferencias hemostáticas a través de vías sensoriales por la vía del tálamo y envía información o estímulos a otro gran número de estructuras relacionadas con el sistema límbico, tales como la amígdala, el estriado ventral y el córtex órbitofrontal

La hipótesis desde el punto de vista evolucionista es que el asco es un mecanismo de evitación de enfermedades diseñado por la Selección Natural para evitar objetos como heces, vómito y personas que pueden ser contagiosas. Steven Pinker considera al asco como una “Microbiología Intuitiva”, como una Teoría de los Gérmenes innata, y verdaderamente es sorprendente que la gente ha evitado posibles causas de contaminación como si supiera que existen los gérmenes, cuando el descubrimiento de los mismos se realizó a finales del siglo XIX. Por lo tanto la ventaja evolucionista del asco evitando la transmisión de enfermedades parece clara. Se han estudiado las cosas que dan asco en diferentes culturas y evidentemente existen variaciones culturales, cosas que dan asco en una cultura y no en otra, pero existen también muchas cosas en común. Los principales disparadores del asco son:
  • Secreciones del cuerpo y partes del cuerpo ( las heces son las primeras en la lista en todas las culturas). No hace falta insistir en que las secreciones corporales ( heces, sangre, heridas, secreción nasal, vómitos…) son transmisoras de gérmenes.
  • Comida podrida ( también transmiten patógenos)
  • Ciertos seres vivos ( arañas, ratas,  gusanos…). Evidentemente transmiten enfermedades.
  • Ciertas categorías de “extraños o gente diferente” Las personas de otras culturas o grupos pueden tener otras costumbres higiénicas y dietéticas y también pueden o deben ser temidas. Solo hay que pensar en los millones de muertes en el Nuevo Mundo por enfermedades llevadas por los europeos para darnos cuenta de este problema.
  • Violaciones de las normas sociales o morales
Por ejemplo, entre estas dos caras está claro cuál da más asco:
  
Así como entre estas dos secreciones:

O entre estas dos heridas:

O entre estos dos vagones de tren:

Esta hipótesis que hemos formulado tiene algunos puntos débiles. Uno de ellos es que los mosquitos no provocan asco, ni siquiera en culturas donde existe malaria, a no ser tal vez que estén cargados de sangre. Lo lógico sería pensar que en millones de años se hubiera desarrollado una aversión hacia los mismos. Tampoco encaja con la hipótesis el hecho de que los niños pequeños no muestran asco, por ejemplo hacia las heces ( el asco se aprende entre los 2-12 años). Una explicación podría ser que los niños habrían sido transportados y cuidados por sus madres hasta los 3-4 años de edad. Podría pasar algo como en las fobias que se aprenden, pero existe una predisposición innata. Se aprendería viendo las reacciones de los padres y familiares por condicionamiento vicario. Una explicación alternativa sería que en las Demencias (hiperoralidad) ocurre algo parecido por lo que se puede plantear que el problema es que el ser humano nace muy poco desarrollado ( altricial) e inmaduro y estas conductas reflejan inmadurez del polo frontal.

En cuanto a la fuente del asco es curiosos que los objetos de extraños provocan más asco que los propios. “La suciedad de otra gente es más sucia que la mía”. Las madres encuentran menos asqueroso un pañal con la caca de su bebe que la de otro ( a ciegas). Y , como decíamos más arriba, los extraños pueden portar patógenos a los que somos más vulnerables. También existen diferencias individuales en la sensibilidad al asco. Las mujeres son más sensibles al asco que los hombres ( tienen más que perder si eligen una pareja enferma y también tienen que cuidar a los hijos). Las mujeres embarazadas lo son aún más ( están inmunodeprimidas). En este sentido es llamativo que la conducta sexual está menos controlada y limitada en lugares con menos enfermedades infecciosas.

Uno de los autores que más ha estudiado el asco es Paul Rozin, cuyo artículo de 1987, A perspective on disgust, es de lectura obligada para cualquier persona interesada en el asco. Rozin distingue 3 categorias o niveles de asco:
  Asco básico o nuclear: amenaza de contaminación
  Asco que recuerda nuestra naturaleza animal: sangre, venas, cadáveres, muerte…
  Asco Moral
Es muy interesante en este sentido la relación entre Asco y Moral. Los dos primeros niveles de asco los entendemos desde el punto de vista evolucionista pero en la relación entre asco y moral intervienen factores culturales. Nos dan asco las personas y los actos de las personas. Cuando alguien realiza acciones morales condenables utilizamos terminología que tiene que ver con el asco: “son conductas asquerosas”, “me da náuseas”, “no le trago”… También se ha destacado por diversos autores la relación entre asco y genocidio El asco se utiliza para deshumanizar a la víctima y así ser más fácil cometer barbaridades. Los nazis hablaban de los judíos como parásito que estaban destruyendo el cuerpo de Alemania, ratas, piojos, bacilos y términos similares. En campos de concentración no les dejaban usar los baños a los presos y al verles hacer sus necesidades por cualquier lado eso les confirmaba que eran animales y no personas. Los estudios confirman que los presos que se lavaban más sobrevivieron en mayor medida, tal vez porque mantenían de cara a sus verdugos la dignidad humana y a estos les resultaba más difícil verles como animales.

Otro aspecto muy curioso es que en el asco se cumplen las leyes de la Magia Simpática:
  • Ley del contagio. “Una vez en contacto, siempre en contacto”  “Eres lo que comes”. En diversos estudios se ha visto que los americanos son reacios a vestir una camisa que hubiera pertenecido a un enfermo de SIDA. La explicación racional es que puede ser contagiosa pero si se esteriliza la gente sigue negándose a vestirla. Pero como ejemplo de la estrecha relación que comentamos entre asco y moral los americanos tampoco vestirían una camisas de un condenado a muerte aunque estuviera sano ni una camisa que hubiera pertenecido a Hitler. Por el contrario, existe también un contagio positivo. Como ejemplo tenemos las reliquias, o el deseo de casi todo el mundo de poseer objetos personales de famosos o personas  importantes, como vemos todos los días en los campos de fútbol o en los conciertos de los ídolos de masas.
  • 2- Ley de la similaridad: lo que es similar tiene la misma esencia. Lo similar produce lo similar, es decir los efectos se parecen a sus causas. Por ejemplo, la gente se niega a comer chocolate con la forma de caca de perro. Estas leyes son irracionales pero se entienden con la hipótesis de conductas de evitación de enfermedad como una Teoría innata de los gérmenes.

Otro aspecto que queremos señalar en esta breve introducción, que esperamos que atraiga al lector a este tema tan fascinante del asco, es el de la relación entre el asco y la Psiquiatría. (Phillips dice que el asco es la emoción olvidada de la Psiquiatria). Un campo, por ejemplo,  que ha sido bastante investigado es el de la Fobia a las arañas. Para algunos autores, la Fobia a alas arañas y a otros animales pequeños no sería un Trastorno de Ansiedad, como se considera ahora, sino un Trastorno relacionado con el asco. Otro trastorno que se relaciona con el asco es la Fobia a la Sangre, que cursa con activación del sistema parasimpático aversión, nausea, mareo, bradicardia, hipotensión y en todo ello coincide con la fisiología del Asco mientras que el resto de las fobias cursan con taquicardia y activación simpática. Existe una asociación entre medidas de Asco, miedo a la contaminación y Fobia  a la sangre. Por último, otros dos trastornos con una fuerte asociación con el asco pero que no tenemos tiempo de tratar con amplitud son el Trastorno Obsesivo-Compulsivo ( los miedos a contaminarse son típicos) y los Trastornos de Alimentación. Es un campo que está todavía en pañales pero ya han empezado a aparecer artículos estudiando estos trastornos y su relación con el asco.

Por último mostramos en estas tablas  las diferencias entre dos sistemas de manejo de amenazas como son el miedo y el asco:





















4 comentarios:

  1. http://pacotraver.wordpress.com/2008/11/28/darwin-el-vago-y-el-trauma/

    ResponderEliminar
  2. Tampoco existe el miedo a los coches a pesar de que son potencialmente peligrosos o al cigarrillo a pesard e todo lo que sabemos de él.No todos los aprendizajes son "prepared learnings", lo que e slo mismo que decir que no todos los aprendizajes están facilitados. Por otra parte los mosquitos no provocan asco pero algunas personas llevadas por sus aprensiones parece como si los convocaran a su piel, mientras que otras personas parecen inmunes a sus picaduras. ¿Son estas personas tan hiperrespondedoras a las picaduras potenciales asquerosas inconscientes?

    ResponderEliminar
  3. Siento Asco de las personas con hábitos higiénicos cuestionables, como las que tiene mal olor, no se asean como es debido, sus casas y sus baños huelen mal, no recibo nada de comer o beber si por alguna circustancia me encuentro en una de esas casas. También siento asco de las personas que acostumbran besar a sus mascotas en la boca o darles de comer de su mismo plato y no lavarse las manos, dormir con mascotas,yo tengo perros y convivimos bien pero cada uno en su espacio y observando una higiene estricta. No tengo dinero pero siempre limpio y desinfecto con productos económicos y me aseo y lavo las manos seguido y he acostumbrado a mi familia a ser igual. Siempre pensé que tenía algún trastorno compulsivo pero ahora entiendo mucho al respecto de mis hábitos y a no sentirme rara o discriminadora o pensar que estaba transmitiendo mis fobias a mis hijos. Este árticulo fue de mucha utilidad. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Siento asco por las uñas con esmalte de cualquier tipo, al punto que influye en mi juicio sobre la persona con esta distinción.

    ResponderEliminar