jueves, 29 de diciembre de 2016

Las mujeres no cobran menos que los hombres por el mismo trabajo


“El sujeto ideal de la norma totalitaria no es el nazi convencido o el comunista convencido, sino la gente para la que la distinción entre hecho y ficción, verdadero y falso, ya no existe”.
-Hannah Arendt
"Desconfía de estadísticas de organizaciones cuyos fondos dependen de atizar el miedo y el agravio”
-Steven Pinker

Motivado por algunas discusiones en Twitter, en esta entrada voy a rebatir el mito continuamente repetido de que hay una brecha salarial entre hombre y mujeres por el mismo trabajo que se debe a discriminación contra las mujeres, como dice aquí Pedro Sanchez (recomiendo ver todo el video). En esta información, por ejemplo, esa brecha se concreta en un 24%. La brecha salarial que se cita es una diferencia de sueldos no ajustada, es decir, se suma lo que ganan los hombres y lo que ganan las mujeres de media y se observa que las mujeres ganan menos que los hombres. Voy a enumerar algunas de las explicaciones que tienen las diferencias de sueldo lo cual deja poco o ningún lugar para la discriminación por razón de sexo.

Aclaraciones previas

Voy a dar datos, por ejemplo, de que las mujeres trabajan menos horas que los hombres, de que  las mujeres escogen carreras y profesiones que están menos pagadas que las que escogen los hombres o de que la maternidad supone muchas veces la salida de la mujer del mercado laboral. La reacción a estos datos es muy posible que sea del tipo: “es que la atención a los niños está mal repartida y ese trabajo le cae de forma desproporcionada a las mujeres”, o cosas por el estilo… Bien, el debate de esta entrada no es ese. Mi objetivo en esta entrada es demostrar que las mujeres no cobran menos que los hombres por el mismo trabajo. Si una mujer coge jornada parcial es lógico y justo, según el sistema actual, que cobre menos.

Voy a dar datos principalmente de otros países, porque es donde hay más estudios, y algunos también de España. Si alguien tiene más datos le agradecería que los comparta en los comentarios.


Causas de que las mujeres ganen menos que los hombres:

1- Las mujeres trabajan menos horas que los hombres

Según datos de la última EPA que cita este artículo, había 772.900 hombres trabajando a tiempo parcial frente a 2,04 millones de mujeres y no hay que olvidar que el salario medio anual en la jornada a tiempo parcial es inferior al 50% del salario medio total, tanto para los hombres como para las mujeres. Así que es normal que en el cómputo global las mujeres cobren menos pero eso no es prueba de discriminación.

En Estados Unidos hay datos también de que incluso en jornadas a tiempo completo (full-time) las mujeres meten menos horas que los hombres: 35 minutos menos por día. Pocas mujeres eligen trabajos en los que haya que trabajar más de 50 horas.



2- Las mujeres escogen profesiones que están peor pagadas.

Aquí se puede consultar una tabla con las diferencias de sueldo por profesiones en USA. Las que más se pagan son las ingenierías. Las mujeres muestran una preferencia por Personas frente a Cosas y escogen profesiones que implican más relación con personas como maestra o enfermera y eligen menos profesiones donde se trabaja con cosas como las ingenierías, las matemáticas o  temas relacionados con los ordenadores. Incluso dentro de la misma carrera, como medicina, las mujeres eligen en mayor proporción pediatría (la especialidad peor pagada) que otras (hablo de USA). Por contra en la profesión de terapeuta respiratoria las mujeres ganan un 6,4% más que los hombres.

De las 10 carreras mejor pagadas sólo una es mayoritariamente femenina (Farmacia) y de las 10 peor pagadas sólo una es mayoritariamente masculina (Teología). En el caso tan comentado de los ejecutivos hay evidencia de que cuando las mujeres siguen el mismo camino que los hombres ganan más y son promocionadas antes. Lo que ocurre es que muchas mujeres no quieren seguir por ese camino pero las que persisten tienen más probabilidades de llegar a CEO.

Se ha esgrimido el argumento de que cuando las mujeres entran en una profesión los sueldos disminuyen mientras que si son los hombres los que entran en una profesión los sueldos suben. En este artículo se trata el tema y se ponen algunos ejemplos. Creo que la explicación de este fenómeno se debe a dos cosas. La primera es la ley de la oferta y la demanda. Si un trabajo es realizado sólo por hombres y entran mujeres tenemos el doble de aspirantes y es lógico que baje el sueldo. La segunda explicación es que los hombres buscan los trabajos mejor pagados y si el sueldo baja en una profesión la abandonan por otras. Como hemos visto, las mujeres siguen eligiendo pediatría aunque saben que es la especialidad médica menos remunerada.

3- Las mujeres eligen profesiones menos peligrosas. 

Las profesiones más peligrosas las ejercen hombres y la peligrosidad se paga (mal, pero se paga). En los accidentes mortales investigados ocurridos en 2014, se observa que un 98,7% de los accidentes de trabajo mortales investigados corresponde a hombres (147 accidentes con 615 causas codificadas), mientras que el 1,3% restante corresponde a mujeres (2 accidentes con 7 causas codificadas). En total fueron 467 fallecidos en 2014, el 95% hombres: 443 hombres y 24 mujeres.

De las 608 personas fallecidas en accidentes laborales en 2015 en España, 557 eran hombres y 51 mujeres. Según ISTAS, de CCOO, en 2004 fallecieron en España 14.016 hombres y 2.109 mujeres por enfermedades relacionadas con su trabajo.

Aquí tienes una lista con las 10 profesiones más peligrosas en USA. Con la excepción de la profesión de granjero (76,2% hombres), las demás están desarrolladas por hombres en más del 90%.

4- Los hombres gays ganan menos que los hombres heterosexuales y las mujeres lesbianas más que las mujeres heterosexuales.

Según una encuesta, las lesbianas ganan un 9% más que las mujeres heterosexuales y los gays un 11% menos que los heterosexuales. Este es un tema muy complejo y aquí puedes leer un profundo análisis de cantidad de factores. Lo que nos interesa es que las diferencias se deben también en buena medida a horas trabajadas y a la elección de profesión. Aquí hay datos muy recientes de ganancias en parejas homosexuales que confluyen que los gays que viven en pareja ganan igual que los heterosexuales en pareja mientras que las lesbianas ganan un 5,5% más que mujeres heterosexuales en pareja. Concluyen que la explicación es la especialización y que hay poco y mezclado apoyo a que exista discriminación por la orientación sexual.

5- Son los hijos, no el sexo

Bastantes datos indican que una de las causas más importantes de la brecha salarial son los hijos. Hay datos de que en la década de los 20 las mujeres que trabajan a tiempo completo ganan incluso algo más que los hombres. En las grandes ciudades de EEUU las mujeres jóvenes ganan un 8% más que los hombres según estudio comentado en TIME. Según June O´Neill no hay brecha salarial entre hombres y mujeres con las misma responsabilidades familiares. 

La brecha del salario de las mujeres que no tienen hijos en la OCDE es de 6,6% pero cuando ya tienen un hijo aumenta al 20% o al 30% en Canadá. La llamada penalización de la maternidad se ha calculado en 6% para el primer hijo y 13% para las madres con dos o más hijos. La brecha entre mujeres con hijos y sin hijos es mayor que la brecha entre hombres y mujeres. Esto no ocurre con los hombres. Los hombres que son padres ganan un 21% más que los que no tienen hijos. Cuando comparamos hombres y mujeres que nunca se han casado ni han tenido un hijo las mujeres ganan un 8% más. Aquí hay un estudio reciente donde se ve que la brecha salarial empieza hacia los 30 años. Hasta esa edad las mujeres tienen los mismos sueldos y son promocionadas en la misma medida. Las cifras bailan pero giran alrededor de una brecha del 15-20%.

Sobre el tema de la penalización por hijo un informe muy bueno y riguroso es este de la OIT, lleno de temas my pocos estudiados como el efecto que la anticipación de la maternidad tiene tanto en las decisiones de las mujeres como en las de los empleadores. También da cifras del aumento  del sueldo de los padres menores que la referencia anterior (de un 9% en padres blancos). 

La conclusión más razonable que podemos sacar de estos datos es que una vez que son madres las mujeres dedican más esfuerzo a los hijos y a la familia que a su carrera mientras que los padres tienen que dedicar más esfuerzo al trabajo. Nuestro mundo laboral en su conjunto no  es compatible con la maternidad; en general vivimos en una sociedad que es enemiga de los niños y el coste de tener hijos es muy grande para las familias a todos los niveles, pero ese es otro tema.

6-Miscelánea

Las mujeres escogen trabajos más cercanos y más cómodos desde el punto de vista de los horarios. Estudios como este en Dinamarca sugieren una selección del sector público (peor pagado pero más familiy-friendly) frente al privado. 

Las mujeres piden menos en las negociaciones salariales, tienen menos confianza en ellas mismas para pedir aumentos de sueldo y muchas veces piden mejoras en condiciones laborales y más tiempo libre en lugar de aumentos de sueldo. Más del doble de mujeres que hombres siente malestar ante la negociación, los hombres inician negociaciones 4 veces más frecuentemente que las mujeres, a las mujeres negociar equivale a ir al dentista y un 20% de mujeres adultas no negocian nunca, no sólo su sueldo sino en la compra de un coche por ejemplo (puedes ver esos datos en este enlace). 83% de las mujeres dicen que es importante negociar pero sólo un 41% negocia algo de sus condiciones laborales. Las mujeres dan más importancia a los aspectos no monetarios del trabajo (algunos estudios sobre este tema se revisan aquí), como las condiciones y el ambiente de trabajo.

A las mujeres les interesa menos ser autoempleadas, en la OCDE representan el 30% del autoempleo. Pero incluso cuando las mujeres son las empresarias ganan menos que los hombres (30-40% menos), según este informe de la OCDE porque están menos formadas, dedican menos tiempo a la empresa, buscan compatibilizar el trabajo con la vida privada y piden menos créditos. Es más, las propias mujeres emprendedoras se pagan a sí mismas menos de lo que se pagan los hombres, la brecha salarial entre emprendedoras es de la misma magnitud que en la población general. Este estudio investiga si cuando las mujeres están en posición de poder las cosas cambian y encuentra que en los establecimientos en los que la dueña es una mujer la brecha salarial es igual que en los que el dueño es un hombre


Otro tema que afecta a la desigualdad en el sueldo es el problema que tienen las empresas para asumir los costes que supone cambiar las horas de un trabajador por otro. El sistema actual a la hora de pagar las horas extras no es proporcional, es asimétrico. En mucho empleos los que trabajan 50 horas a la semana son pagados desproporcionadamente más que los que meten 40. Y esto tiene que ver con el tipo de trabajo, ocurre más en las finanzas y negocios, o en la abogacía, y menos en la ciencia y tecnología. Vemos bien el problema en el caso de las farmacias en USA. Entre los farmacéuticos en USA prácticamente no hay brecha salarial y se ha pasado de un sistema en el que la farmacia era propiedad del farmacéutico a un sistema en el que la mayoría de farmacéuticos son empleados (un 60% mujeres) y sólo un 14 por cierto propietarios. Debido a la informatización y estandarización de los fármacos se puede cambiar a un empleado por otro sin problemas y eso hace que las remuneraciones sean lineales. Trabajar menos horas no tiene la penalización añadida del otro sistema. Pero entre abogados o en el mundo de las finanzas  esto es muy difícil de hacer, no es fácil pasarse los clientes. Por eso los que trabajan poco (tanto hombres como mujeres, pero suelen ser las mujeres las que optan por menos horas) están muy penalizados. Explica este problema Claudia Goldin aquí

7- Pruebas de discriminación

Copio un párrafo de este artículo de Domingo Soriano:

“Tanto en EEUU como en España los ministerios correspondientes han abierto numerosos expedientes de investigación, pero sólo han encontrado situaciones de discriminación en un porcentaje pequeñísimo de los casos. Por ejemplo, según la Equal Pay Act, en 2014 la Comisión de Igualdad de Oportunidades del Gobierno norteamericano emitió 1.024 resoluciones. Sólo 79 (un 7,7%) implicaron una sanción. En España, en 2009, el Ministerio de Igualdad de Bibiana Aído realizó un estudio similar con datos de las inspecciones del Ministerio de Trabajo.

Sus conclusiones fueron: "De las 241 empresas analizadas, sólo en 12, menos del 5%, 'se observa discriminación salarial'. Si tomamos a los trabajadores, de los 46.239 estudiados, sólo se discrimina a 590 (el 1%), de los que ¡245 son hombres! De hecho, en 2009 sólo hubo 7 'infracciones por discriminación salarial". Tanto en el caso estadounidense como en el español hay que tener en cuenta que hablamos de departamentos que tienen como objetivo la lucha contra la desigualdad. Es decir, puestos a que exista un sesgo, no sería el de minimizar estas cifras”

Como señala Tim Worstall para el caso de USA, si se está pagando sistemáticamente 23% menos a las mujeres por el hecho de serlo, ¿dónde están las investigaciones del departamento de Justicia o dónde están las legiones de abogados americanos poniendo denuncias y animando a las agraviadas a ponerlas? Parece que el número de denuncias en 2015 en USA  fueron 973, un número que se mantiene constante desde 1997. El 64% se desestimaron por no haber causa razonable para ellas. Es verdad que es muy difícil de probar porque el empleador se puede agarrar a muchas diferencias para justificar la diferencia, pero son pocas denuncias para una discriminación sistemática, aunque es innegable que existen casos de discriminación. Aquí se informa y se anima a denunciar y hay varios ejemplos de sentencias por discriminación, algunas de empresas importantes como Bayer o Merck & Co.

En el caso de España, no dependemos tanto de negociaciones personales como en USA porque, como informa Carlos Sanchez: “como sucede en todos los países europeos con más o menos tradición sindical, existe una red de convenios colectivos que impide la discriminación salarial pura y dura por sexos (…) 10,2 millones de asalariados tienen el paraguas protector de la negociación colectiva. Y ni que decir tiene que en ninguno de los convenios las distintas categorías laborales 'legalizan' o consolidan la discriminación salarial por sexo.”


Conclusiones

Informes como el del Canadian Research Data Center Network revisan los mismos aspectos que yo he resumido aquí y la conclusión a la que podemos llegar es que la mayor parte de la brecha salarial se explica por las horas trabajadas y las elecciones que hacen hombres y mujeres con respecto a su trabajo y a su vida familiar. La trayectoria de hombres y mujeres en el mundo laboral es muy diferente. Cualquier discriminación es demasiada discriminación pero la fracción de la brecha salarial que sigue sin explicar después de estudios que han realizados diversos tipos de ajustes (tampoco analizan todos los factores señalados) varía del 2,5 al 5% por lo que la discriminación, si existe, no es la causa principal de la diferencia de sueldos. Según el estudio Glassdoor  la discriminación no es la principal causa de la brecha. Tras la corrección para algunos de los factores mencionados la brecha se reduce a un 5%. Según PayScale, la brecha salarial ajustada en 2015 fue del 3% y en 2016 se estimaba en el 2%

Esto no es lo que se está transmitiendo a la ciudadania; lo que le llega al ciudadano de la calle es lo que dice Pedro Sánchez. Por ello, hay que decir claramente que la gente que repite este mito (periodistas, organizaciones, partidos políticos o instituciones) está engañando y mintiendo a la ciudadanía, se están ocultando los datos reales y se están repitiendo ficciones, como dice Hannah Arendt en la cita de cabecera. Estamos ante una grave irresponsabilidad. Ya vale.


@pitiklinov

PS- Sobre este tema es también interesante la entrada La brecha de confianza entre hombres y mujeres

Interesante entrevista a Claudia Goldin en Freakonomics

Referencias:







38 comentarios:

  1. Hola ,
    Existe una enorme cantidad de literatura sobre la cuestión , sobre España y con especial atención a la evolución salarial a lo largo de la crisis.
    En "Nada es Gratis" y "Politikon" hay secciones dedicadas. El primero desde la economía y desde la política el segundo.
    http://nadaesgratis.es/?s=DIFERENCIAS+SALARIALES+HOMBRES+MUJERES
    http://politikon.es/temas/gid/

    ResponderEliminar
  2. Pues eso será en los países donde pueden elegir profesión , porque en España es bastante normal que en vez de elegir tengas que andar mendigando el trabajo .

    Yo soy mujer y jamás he elegido ni trabajo ni horario, lo que pude encontrar en la desesperación , que por supuesto no tenía nada que ver con mis estudios y formación ni con mi elección. Si no aceptaba ese trabajo me quedaría sin nada, no quedaba otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es otro problema...la falta de trabajo para todos que no tiene viso de arreglarse en el futuro cercano :( El segundo libro de Harari habla de ello

      Eliminar
  3. ¿Usted se cree que los hombres no estan en la misma situación? Yo no digo que no sea justo que no sea catedratico culpando al sistema. Asumo mi poca valia frente a otros.

    ResponderEliminar
  4. Quiero felicitarte por la entrada. Este es un asunto que en honor a la verdad requeriría poder ser zanjado de una vez con cifras y argumentos, pero como prueba el video de Pedro Sánchez la brecha salarial entre hombres y mujeres se ha convertido en un tema político y al igual que sucede en tantos otros relacionados con el género casi todo está admitido… siempre que sea a favor de la tesis oficial, y lo que se acaba imponiendo es el disparate de que hombres y mujeres “por el mismo trabajo” cobran diferente. Las ciencias sociales en éste y otros asuntos han quedado reducidas a opiniones que se imponen dependiendo del apoyo político con el que cuenten, no por la razón y los argumentos.

    La cosa es tan surrealista que en ese rizar el rizo de la argumentación cuando hace falta en lugar de “por el mismo trabajo” se habla de “trabajos equivalentes” y eso sería lo que justificaría por ejemplo que el premio en Roland Garros y en general en los Grand Slam sea igual para hombres y para mujeres, aunque clasificarse para la final en un caso suponga una media de 30 horas y en el otro 10, y ese criterio de equivalencia jamás se haya aplicado en aquellas actividades en las que quienes más ganan son ellas. Muchos creen que la posverdad es cosa del Brexit y Trump, pero es fácil comprobar que en los temas del género lleva mucho tiempo inventada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Muchos creen que la posverdad es cosa del Brexit y Trump, pero es fácil comprobar que en los temas del género lleva mucho tiempo inventada."

      Lo clavas, Emilio, es que lo clavas...

      Eliminar
    2. Todo lo anterior demuestra que “nada hay nuevo bajo el sol”.

      Eliminar
  5. Si nos vamos de excursión (entiendo que muchos lectores no tenemos la suficiente formación ,pero sí capacidad de criterio) por varios artículos especializados encontramos los siguientes resultados :

    1- Hay brecha salarial , pero ni mucho menos el 24%-30% de SÁNCHEZ . La horquilla va del 4% al 10% , siempre en función del tipo de industria y mercado.
    2- A las causas que mencionas , añaden otras que han encontrado con cierta evidencia empírica :Discriminación estadística ; Monopsonio como mercado imperfecto ; estructura y tamaño de las empresas ; la personalidad : neuroticismo y extraversión tienen efectos contrarios sobre la productividad en mujeres y hombres.
    3- A pesar de todo , existen unas diferencias inexplicables por ahora en la brecha . Lo que lleva a la afirmación por la mayoría de investigadores de que hay que seguir estudiando el fenómeno.

    ¿ Y que conclusiones sacar de todo ello ?
    Este tema es especialmente complejo , se investiga, se discute , se hacen experimentos ,nadie hace afirmaciones irresponsables , como Sánchez.
    Y estamos en lo de siempre , la ciencia estorba a la politiquería.
    El enemigo no es únicamente la pseudociencia : la ideología , como dogma , como antipolítica , es peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que nadie pueda criticar estos dogmas y hablar con libertad sobre ellos, eso es lo grave...La verdad es lo que ellos dicen y punto...

      Eliminar
  6. "Más del doble de mujeres que hombres siente malestar ante la negociación, los hombres inician negociaciones 4 veces más frecuentemente que las mujeres, a las mujeres negociar equivale a ir al dentista y un 20% de mujeres adultas no negocian nunca, no sólo su sueldo sino en la compra de un coche por ejemplo"

    Puesto que los temas que se suelen tratar en este espacio tienen que ver con las ciencias sociales (y no tanto con la crítica de costumbres, la política y la estadística) a mí lo que más me ha llamado la atención ha sido este dato referido a algo de lo que llevo leyendo un tiempo: la menor "asertividad" de la mujer con respecto al varón.

    El dominio histórico del hombre sobre la mujer no se debe solo a su mayor fuerza muscular, sino también a determinadas características de comportamiento. Los hombres son más agresivos, impulsivos, asertivos y embusteros, lo cual les da ventaja en el mundo "de los negocios" y de la intriga en general. Me parece lógico entonces que aprovechen sus oportunidades para ganar más dinero, porque de ganar dinero se trata (el dinero es poder, da superioridad social).

    Parece un grave error que las mujeres pretendan igualdad de beneficios en un mundo competitivo, porque la capacidad psicológica para la competencia y la rivalidad forma parte del incentivo y la recompensa. Igualdad de oportunidades y derechos para la mujer, sí, por supuesto, pero no parece deseable la igualdad en éxito social dentro de unas formas sociales que deben mucho a las peculiaridades conductuales masculinas.

    Que se queden los hombres con el dinero, que hay cosas que importan más.

    ResponderEliminar
  7. No sólo es ésta la mentira que diariamente casi todos los altavoces mediáticos se encargan en amplificar, para contribuir a la creación de "Feminilandia". Lo perverso, es que las fuerzas políticas mayoritarias han adoptado cada una de ellas, no cuestionándolas y ayudando a la consolidación de un estado de cosas, donde constantemente se está denostando y menospreciando la figura del hombre, por no hablar de la clarísima discriminación legal que hoy, simplmente, por el mero hecho de ser hombre estamos sometidos: Ley de Violencia de Género

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Manuel, estas mentiras no son banales y hacen daño a la sociedad enfrentando gratuitamente a los sexos. Pero vivimos en la cultura del victimismo: http://ilevolucionista.blogspot.com.es/2015/10/la-cultura-del-victimismo.html
      y es la forma de conseguir fondos como dice Pinker en la segunda cita.

      Eliminar
    2. Pues yo creía que el enfrentamiento entre sexos era porque se decía que las mujeres cobraban menos por el mismo trabajo. Y no por lo que Pitiklinov nos revela de que las mujeres reciben peores retribuciones porque carecen de las habilidades correspondientes a sus peculiaridades de conducta, a saber: "tienen menos confianza en ellas mismas para pedir aumentos de sueldo" (asertividad, impulsividad) y "Más del doble de mujeres que hombres siente malestar ante la negociación" (estrés, falta de agresividad).

      Es verdad que yo he añadido lo de la capacidad para el engaño más frecuente en el varón. Pero se trata de un elemento básico en las capacidades para conseguir ventajas gratuitas (porque si uno gana más tras negociar no es porque su trabajo de repente sea más productivo... sino porque ha obtenido una ventaja gratuita) y siempre va asociado a los otros rasgos de conducta mencionados.

      ¿Y desde cuando el conocimiento de los hechos del comportamiento humano "hace daño a la sociedad"?

      Si nos callamos, ya puestos, Darwin también podía haberse callado para siempre y nos habríamos ahorrado a los nazis...

      Eliminar
    3. Viene al caso, ¿quién cuenta mentiras aquí?

      https://hbr.org/2015/11/why-bad-guys-win-at-work

      Eliminar
  8. "No sólo es ésta la mentira que diariamente casi todos los altavoces mediáticos se encargan en amplificar,"

    Perdón, ¿qué mentira? ¿Se refiere usted a esto?:

    "Los hombres son más agresivos, impulsivos, asertivos y embusteros"

    Lo de la agresividad no va a encontrar nadie en el mundo que lo niegue, porque las estadísticas son monumentales (ocho veces más homicidios a cargo de varones que de mujeres).

    Impulsividad y asertividad, tampoco creo que vaya a encontrar quien lo niegue. Si quiere, vamos a Google y buscamos un poco. Las niñas, por ejemplo, siempre puntúan mejor en el "test de la golosina" (autocontrol). Pero la impulsividad tiene premio en la economía capitalista.

    En cuanto a la capacidad para el engaño, la desobediencia y el romper promesas (y el gusto por la disputa) basta el detalle de que estos comportamientos son los típicos del psicópata, y la psicopatía es cosa de chicos.

    No entiendo la vehemencia del comentario de Manuel, porque el tema es si la mujeres ganan o no más dinero que los hombres. Está claro que ganan menos, pero no porque se las descrimina, sino porque carecen de esas particularidades del comportamiento que son las que llevan a hacer dinero.

    Yo me alegro de que las mujeres estén menos interesadas en ganar dinero que los hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres tienen menos interés en ganar dinero pero más en que lo gane su pareja, por eso la capacidad económica es el principal rasgo que valoran a la hora de establecer pareja.

      Eliminar
    2. No estoy seguro de que el éxito económico sea el principal rasgo que valoran las mujeres al buscar pareja (es posible, habría que buscar datos al respecto, yo no los tengo), pero sí es verdad que se valora el éxito social. Las mujeres han sido educadas en una sociedad masculina que valora el éxito por encima de todo y se ven coaccionadas por el entorno a cumplir su papel dentro del compendio de recompensas que se asignan al hombre de éxito.

      Las mujeres llevan muy poco tiempo siendo libres en una sociedad creada por y para los varones, pero el hecho es de que cuando se les ha ofrecido incorporarse al mercado laboral no parece que sientan tanta inclinación por el éxito económico... o bien carecen de las cualidades más adecuadas para alcanzarlo. Otra cosa, desde luego, es el mercado matrimonial...

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. muy interesante la entrada. por el motivo que sea, yo sí he visto que no son pocos los hombres dispuestos a pagar mejor a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo (soy abogada). en general estoy de acuerdo con los razonamientos que se exponen para demostrar la inexistencia de una brecha salarial real pero, en mi experiencia, algo hay. es verdad que las mujeres dan menos importancia al dinero en general y un empresario -también en general- no va a pagar más pudiendo pagar menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sólo como curiosidad, ¿eran hombres con hijos? (los virtuales beneficiarios)
      ¿Has visto si también mujeres empresarias estarían dispuestas a pagar más a un hombre que a una mujer?
      Lo digo porque hay algún estudio donde se valora peor el currículum de las mujeres científicas que el de los hombres siendo exactamente iguales pero ese sesgo lo cometieron tanto los científicos hombres como mujeres que juzgaron esos curriculums: http://blogs.discovermagazine.com/cosmicvariance/2012/09/19/scientists-your-gender-bias-is-showing/#.WGWOqbFDlQM

      Eliminar
    2. eran hombres con hijas en edad escolar o adultas de otros sectores profesionales.
      no me consta el mismo comportamiento por parte de mujeres empresarias, tampoco me sorprendería si de lo que se trata es de minimizar costes.

      Eliminar
  11. Las pruebas que demuestran la falsedad de una afirmación del tipo “las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo” son abrumadoras aunque entiendo lo que dice Joan de la dificultad para muchos de vencer tanto bombardeo como se produce en torno a este tema y siempre del mismo lado. Procuraré algunos argumentos que permitan entender el asunto aunque no se sea un especialista. Antes de nada aclarar que brecha salarial y discriminación son cosas distintas, es decir el hecho de que exista brecha salarial no presupone discriminación.

    No entraré a valorar estudios como el de UGT, del que Pedro Sánchez se hace eco cambiando el porcentaje como quien lo hace de camisa, ya que carecen de la mínima honestidad intelectual y buscan directamente el engaño y la confusión cuando pretenden que de la comparación entre lo que gana por término medio un hombre y una mujer se puede deducir discriminación, obviando todo lo demás: duración de la jornada, tipo de empleo y categoría profesional, antigüedad, etc. Son un sindicato y no puede disculpárseles un error tan de bulto. Por lo demás reciben cada año las mismas críticas pero al siguiente vuelven con la nueva edición y el mismo error.

    En cuanto a los estudios que ya tienen en cuenta estas circunstancias moduladoras del salario y basados en la selección de una serie de variables como por ejemplo: nivel educativo, duración de la jornada, experiencia y tipo de empleo (categoría, función, sector de actividad)… Concluyen dos cosas: -y da igual que nos refiramos a por ejemplo los trabajos de Rosa de la Rica o a los de la propia OIT- La primera, que la brecha quedaría reducida a una cifra próxima al 5% y en segundo lugar que esa parte “no explicada” no tiene porque deberse a discriminación, sino simplemente a que no se han incluido en el análisis todas las variables pertinentes.

    Es por otro lado bien expresivo que en este tipo de estudios no se incluyan variables como el riesgo y el esfuerzo que comporta cada puesto de trabajo –no en vano el 95% de los accidentes laborales graves o muy graves lo son de varones. O, ¿es que alguien piensa que el mercado no establece salarios diferentes entre quien limpia los cristales de un rascacielos por el exterior y quien lo hace por dentro? aun cuando el nivel de estudios, la categoría y todas las demás variables que contemplan esos estudios sean las mismas. Pero digo más, es que los hombres, el patriarcado o quien quiera que sea ese presunto responsable de la discriminación, tiene poder para manipular los salarios dejando sin efecto convenios, sindicatos, inspección, etc. ¿El mercado falla cuando se trata de una mujer y lo hace correctamente cuando se trata de un hombre?

    Y todavía una cosa más de qué naturaleza es esa discriminación que afectando a cantidades tan ingentes de personas y no digamos de dinero, es capaz de burlar todas las instancias de control y seguimiento de la contratación y el mercado de trabajo dejando sin efecto a: las propias afectadas, los sindicatos, la inspección de trabajo y en general todos los mecanismos que en una sociedad como la nuestra se movilizarían para impedir una injusticia de ese tipo. Cómo es que los juzgados no están llenos de empresas y empresarios que pagan menos a sus trabajadoras que a sus trabajadores por el mismo trabajo, pero también cómo es que el empresariado no se lanza a la contratación de mujeres si pagando un menor salario obtiene el mismo trabajo.

    En fin, supongo que todo lo anterior quizá resulte demasiado abigarrado pero era mi intención incluir el mayor número de aspectos relevantes relacionados con una cuestión que si no está resuelta es porque se ha convertido en una cuestión política de primer orden con la que algunos obtienen importantes réditos electorales. Que nadie piense que el caso de Pedro Sánchez es único. El caso de Pedro Sánchez lo que tiene de especial es el histrionismo del personaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, donde dice Rosa de la Rica debe decir Sara de la Rica.

      Eliminar
  12. Parece bastante claro que las diferencias en remuneración entre hombres y mujeres se deben sobre todo a la forma en la que la sociedad determina cómo se lleva a cabo la crianza de los hijos. Es triste que en esta entrada no se emita absolutamente ningún juicio sobre si esa forma de determinación social es justa o injusta, y se haya redactado más bien dando la impresión de que el autor piensa que es EXCLUSIVAMENTE cuestión de elección personal y funcionamiento "natural" del mercado de trabajo.

    ResponderEliminar
  13. Jesús,
    es que son dos temas distintos y creo que dejo claro en las aclaraciones previas el objetivo de la entrada y que me limito exclusivamente a combatir una afirmación a mi modo de ver errónea, que es un dato básicamente, y por eso la entrada tiene muchos datos y poca opinión (aunque hay alguna). Dejo claro que no estoy abarcando todo el tema, solo una parte muy concreta.

    Pero me alegro de que me preguntes mi opinión. Te contesto. Yo no estoy para nada de acuerdo con el sistema actual en lo que se refiere a la crianza de los hijos, y lo he sufrido como padre. Creo que vivimos en Occidente en general en una sociedad que es enemiga de los niños, que tienen un coste enorme para las parejas (o para los individuos que decidan tenerlos), económico y de todo tipo. Pero independientemente de lo que piense cada unos sobre el hecho de tener hijos , una sociedad desaparece sin hijos. Así que si queremos que la gente tenga hijos creo que el Estado debe pagarlos, es decir, debe promocionar y dar el mayor número de facilidades a las personas (en pareja o no) que decidan tener hijos. Por ejemplo, yo sería partidario de que a toda persona que se dedicara a la crianza de un hijo se le diera un sueldo y si ya trabajaba y tenía un sueldo previamente, que se le mantenga su sueldo integro como si estuviera trabajando y se le readmita en su puesto de trabajo con antigüedad íntegra y todos los derechos. Pondría tal vez un plazo de 3 años mínimo (que creo que es el periodo en que se empieza a ir el colegio en la mayoría de los lugares) aunque todo esto habría que discutirlo y negociarlo y adaptarlo a cada caso. También contemplaría todo tipo de ayudas a la educación, libros, universidad, etc.

    A mi modo de ver creo que el matrimonio como tal no debería tener ningún tipo de privilegio o ventaja, (¿por qué dar 15 días de vacaciones a una persona porque se casa? es problema de cada uno ¿por qué un soltero va a tener desventajas frente a un casado?). Pero sí creo que las ventajas hay que dárselas a la persona que cría un niño…matizo: si la sociedad valora que los hijos son importantes, si decide otra cosa pues perfecto, claro…

    A todos los padres nos ha pasado que el hijo tenga fiebre, no lo admiten en el colegio, los dos padres tenemos que trabajar y no tienes con quién dejarlo. En estos casos creo que sería tan sencillo como que el médico certifica: “este niño tiene 39º de fiebre, no puede ir a clase y no puede quedarse sólo así que un progenitor debe acompañarle”. Con ese certificado se le paga el día al padre o madre íntegramente. Creo que es como se hace en Suecia ya.

    Pero aparte del tema de la crianza de los hijos y relacionado con él no estoy tampoco de acuerdo con los valores que priman en esta sociedad, que siguen siendo el dinero y el trabajo. Ahora que hay más mujeres en la Universidad que hombres, y en muchas carreras, las feministas siguen quejándose de que sólo hay 20% de CEOS. ¿Pero quién quiere ser un CEO? ¿Ese es nuestro prototipo del éxito? ¿Alguien que trabaja 80-90 horas a la semana por no decir 24/7 horas para la empresa? ¿Alguien que no ve a sus hijos en casi toda la semana, que no puede ir a clases de guitarra o de baile o a tomar un café con los amigos o a dar paseo por el mar? Pero ese es el triunfador para esta sociedad. Y eso se le esta diciendo tanto a hombres como mujeres que es lo que hay que ser en la vida. Otros valores como la maternidad, el ocio, los amigos, la familia, son insignificantes comparados con el dinero y el trabajo. Y les reprocho a las feministas que no reivindiquen otros valores sino que en muchos sentidos se limiten a un “quítate tú para ponerme yo” pero no cambiamos el sistema.

    Bueno es un tema muy complejo pero espero haber respondido por lo menos en parte a tu interés.
    Y a ver si te animas a comentar más veces :)

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por la respuesta, Pitiklinov. Feliz año

    ResponderEliminar
  15. Celebro el buen rollo entre Plitikinov y Jesús Zamora aunque a mi modo de entender el comentario de Jesús en su brevedad incurre en demasiadas errores, que mejor sería clarificar, como cuando dice: “Parece bastante claro que las diferencias en remuneración entre hombres y mujeres se deben sobre todo a la forma en la que la sociedad determina cómo se lleva a cabo la crianza de los hijos.”

    Cuando desde ese tipo de estudios se concluye las “mujeres cobran un determinado % menos que los hombres” quienes eso dicen no lo están refiriendo exclusivamente a quienes se ven implicados en la crianza de los hijos, lo que excluiría por tanto a todas las mujeres que no tienen hijos por los motivos que sea y que en el mercado laboral si no son mayoría deben estar cerca. Lo refieren a todas las mujeres o si se prefiere a las mujeres por ser mujeres.

    Tampoco entiendo a qué puede referirse con “funcionamiento “natural” del mercado”.

    A muy grandes rasgos en nuestra sociedad, y en casi todas, existen básicamente dos mercados de trabajo: el que se rige por la oferta pública de empleo -generalmente excluido de este tipo de análisis pues se entiende que en el empleo público no se produce diferente remuneración-, y el mercado laboral ordinario regido por la ley de la oferta y la demanda. Eso sí muy condicionado por toda la normativa laboral del país de que se trate. En cualquiera de los casos dos mercados muy regulados y sujetos a seguimiento por sindicatos, inspección de trabajo y tribunales de justicia y donde no cabe hablar de funcionamiento “natural” para nada, si es que en algún sitio hubiese un mercado “natural”.

    En relación a la crianza de los hijos y sus implicaciones para hombres y mujeres, estoy de acuerdo con Plitikinov que se trata de otro tema, con derivadas no solo en el terreno laboral sino en muchas otras facetas de la vida de mujeres y hombres. Aunque quizá lo que en este momento correspondería estar celebrando es que el Congreso haya aprobado por unanimidad una norma tendente a igualar los permisos paterno y materno, eso sí a lo largo de una serie de años. En el 2017 el permiso paterno duplica su duración y pasa a 4 semanas. Entiendo que se trata de un paso en la buena dirección.

    Feliz Año a todos.

    ResponderEliminar
  16. Feliz Año, Emilio, en la próxima entrada que la voy a sacar enseguida te voy a citar :)
    Feliz Año a todos aunque no estemos de acuerdo en muchas cosas!

    ResponderEliminar
  17. Emilio:
    No veo dónde están los "errores" que dices que hay en mi comentario. No niego que haya OTROS factores que puedan contribuir a una diferencia salarial entre los sexos, sólo que esa diferencia se explica SOBRE TODO por los factores que tienen que ver de una u otra manera con la crianza de los hijos.
    Con respecto a lo del funcionamiento "natural" del mercado de trabajo, verás que lo de "natural" lo he puesto entre comillas, lo que significa, por lo menos, que YO no lo veo "natural".
    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Todo el problema parece deberse a un problema semántico. Es cierto que no hau discriminación salarial pero eso no quita que las mujeres sean, en general, más pobres que los hombres en todo el mundo por muchos motivos.
    Me hubiera gustado que, puestos a desenmascarar mentiras, se hubiesen explicado estos motivos porque da la impresión de que se intenta decir que las mujeres tienen el mismo poder adquisitivo y no es así.

    ResponderEliminar
  19. Y luego está la cuestión de la que se suele pasar mirando para otro lado: si las mujeres cobran un 20% menos que los hombres por hacer el mismo trabajo (y haciéndolo mejor y con muchos bweneficios añadidos...)entonces requiere una explicación contundente el por que no se contrata a mujeres casi en exclusividad

    Arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gustaría saber en qué sector trabajan los que defienden a capa y espada la inexistencia de brecha salarial, por mera curiosidad.
      aparte del salario, se tienen en cuenta otros factores a la hora de emplear a alguien, dependiendo del tipo de puesto. muchas veces los hombres se sienten más cómodos trabajando con otros hombres, por afinidad de género o no sé cómo describirlo. si solo se tratara de salario, es posible que se emplearan más mujeres. me consta que muchas veces se evita contratar a mujeres en edad de procrear. y también he oído justificar un salario inferior para las mujeres en que las mujeres necesitan menos porque se pueden apañar sin asistenta (verídico).
      así que mantengo que algo debe haber, me parecería raro ser la única que se ha encontrado este tipo de situaciones.

      Eliminar
    2. La brecha de género entendida como menor sueldo por igual trabajo es uno de esos temas que todo el mundo sabe que existe pero nadie conoce a nadie que le suceda. Empezando por los sindicatos y autoridades laborales y acabando por todos y cada uno de nosotros.
      En cuanto a lo de que puedan pagar menos por no necesitar asistenta, me van a perdonar la grosería, pero es una auténtica gilipoyez pues nadie paga los sueldos en función de la necesidades económicas del tabajador y, por cierto, ni yo ni ninguno de mis amigos y conocidos cercanos así como la mayoría de mis familiares tenemos aistenta. Esa figura laboral la usan personas de un nivel económico un poquillo más alto que el nuestro, en el que supongo que estarás tu y tu entorno. Lo digo por entender como algo normal el tener asistenta.

      Eliminar
    3. chocoginger, harías bien en informarte porque está en la entrada y los comentarios. Nadie niega que haya brecha salarial, lo que se discute es si una determinada brecha salarial, porque hay muchas, concretamente la existente entre hombres y mujeres se debe a discriminación o no.

      Eliminar
  20. el título de la entrada es "las mujeres no cobran menos que los hombres por el mismo trabajo", no?
    solo apuntaba ejemplos de supuestos que conozco que contradicen esa afirmación, mera casuística.

    ResponderEliminar
  21. Si las mujeres cobraran menos por el mismo trabajo serían mucho mas contratadas que los hombres,y no es así!o es que los empresarios son tontos y no les gusta ganar dinero?si haces mas que un hombre por menos dinero,no hay otra,!sin es que estas feministas cuentan mas tropas que pinocho,si las creciera la nariz,no podrían ni entrar por la puerta de su casa!

    ResponderEliminar