sábado, 28 de julio de 2012

El Principio Vida-Cena

Por muy bien que una especie se encuentre adaptada a su entorno nunca puede relajarse porque sus competidores y enemigos están también adaptándose a sus nichos. Conviene recordar que las cosas que matan a los animales rara vez son factores físicos. Con mucha mayor frecuencia la causa de la muerte de un animal es otro ser vivo: parásito, depredador o competidor. Creo que es evidente que nuestros antepasados ( y nosotros mismos) morían de tuberculosis, peste negra, viruela, neumonías y guerras (luchas con individuos de la misma especie) con más frecuencia que de factores exclusivamente físicos.

Esto da lugar a lo que se denomina una co-evolución entre los individuos y sus enemigos o depredadores. La analogía que se suele utilizar es la de las carreras de armamento. Estados Unidos desarrolla la bomba atómica y la URSS hace lo mismo, inventa misiles, submarinos o tanques y el contrario hace lo mismo. Un arma que sería definitiva deja de serlo porque el enemigo se pone a su altura y hay que seguir inventando en realidad para seguir igual, para mantener el equilibrio.

Es en este contexto que Richard Dawkins y John Krebs plantearon lo que denominaron principio Vida-Cena ( life-dinner principle). Un conejo que huye de un zorro está corriendo por su vida, mientras que el zorro está corriendo por su cena. Por lo tanto, la presión para evolucionar es mayor en la presa. Si el zorro falla puede tener otra oportunidad de cazar al conejo. Dicho de otra manera, las mutaciones que hacen que los zorros pierdan carreras con los conejos podrían sobrevivir más tiempo en el pool de genes de los zorros que las mutaciones que hacen que los conejos pierdan carreras. En el caso de una carrera entre un cheetah y una gacela la situación es un poco diferente porque el cheetah solo come gacelas así que un cheetah lento que no atrape a la gacela morirá, mientras que una gacela lenta puede que tenga la suerte de no encontrarse nunca con un cheetah. Por lo tanto, el que tiene más que perder es el cheetah. Lo que nos dice este principio es que el especialista ( en terminología de Dawkins y Krebs), es decir el que tiene más que perder, es el que ganará la carrera.


La relación patógeno-huésped es otro ejemplo de este problema. Nosotros desarrollamos antibióticos y las bacterias responden con resistencia a los antibióticos y así sucesivamente. Aquí el que más tiene que perder es el parásito porque si no consigue entrar en el huésped muere, mientras que muchas infecciones no son letales para el huésped. Si a esto unimos el mayor número de generaciones en menos tiempo que tienen los microbios nos explicamos que vayan siempre un poco por delante.

Pero a nivel cultural también existen fenómenos de este tipo. El ser humano necesita inventar nuevas soluciones y tecnologías para neutralizar o arreglar los destrozos y problemas que ha ido generando precisamente con las tecnologías previas. Los continuos inventos nos ayudan a mantenernos poco más o menos en el mismo sitio. Y el día que esa creatividad se apague, desapareceremos. Es lo que la Reina Roja le dice a Alicia en A través del Espejo: "Aquí tienes que correr todo lo que puedas para estar en el mismo sitio, si quieres ir a otro lado debes correr el doble de rápido que eso"

Dawkins, R. & Krebs, J. R. (1979). Arms races between and within species. Proceedings of the Royal Society, London Biological Society. 205(1161), 489-511

1 comentario:

  1. Interesantísimo. Me viene a la mente el dicho "El amor es una goma que sostienen dos infelices: el que primero la suelta, le da al otro en las narices" :)
    Bromas aparte, en cuanto a tecnologías cabalgamos (creo) como esclavos sobre ellas; me refiero a que si no actualizamos nuestro pc o SO, estamos perdidos. Gracias por este post, lo reenvío.

    ResponderEliminar