viernes, 1 de mayo de 2015

La catástrofe de los falsos recuerdos

En los años 80 y 90 del siglo pasado la evidencia emergente de abuso sexual en mujeres y en niños dio lugar a dos epidemias histéricas en USA. Una fue el fenómeno de la terapia de recuperación de la memoria (o de los recuerdos) y la otra el pánico acerca del abuso de niños en las guarderías. En el primer caso, muchos adultos que acudieron a terapia sin recuerdos de trauma infantil salieron creyendo que habían sido abusados sexualmente por sus padres o torturados por cultos satánicos, a menudo durante años, sin ser conscientes de ello en su momento y sin corroboración por parte de familiares, amigos o médicos. Bajo hipnosis, los terapeutas les permitieron recordar las horribles experiencias que habían sufrido de niño. Una mujer recuerda que su madre le ponía arañas en la vagina, otra decía que su padre había abusado de ella desde los 5 a los 23 años y que incluso la había violado unos días antes de su boda…y todo eso había estado reprimido hasta la terapia. Otros dijeron que les habían quemado, sin signos de cicatrices. Algunas decían haber quedado embarazadas y haber sido obligadas a abortar, aunque sus cuerpos no tenían ninguna evidencia de ello. Muchas de estas personas denunciaron a sus familiares y llevaron a expertos, muchos de ellos con impresionantes currículum en psiquiatría y psicología, que testificaron que los recuerdos recuperados eran una evidencia válida de abuso.

La segunda epidemia fue la de las guarderías que se inició cuando en 1983 los profesores de la McMartin Preschool, de Manhattan Beach California,  fueron acusados de actos horrendos con los niños bajo sus cuidados: torturarles en rituales satánicos, matar mascotas como conejos en su presencia y obligarles a cometer actos sexuales. Algunos niños dijeron que los maestros les habían llevado en avión. Aunque no se pudo demostrar nada de eso las denuncias y juicios se repitieron en otros centros por todo el país. En todos los sitios los niños contaban historias muy raras: a algunos les había atacado un robot o les habían obligado a comer una rana. Les habían atado desnudos a un árbol delante de todo el mundo que pasaba pero resulta que nadie había visto eso y ningún otro niño lo confirmaba. 

Todo eso ya pasó. Hubo denuncias por algunas pacientes (como la de Nadean Cool) contra los terapeutas que promovieron esos recuerdos pero las raíces o las fuentes de las que surgieron estos casos no han desaparecido de nuestra cultura. Creencias como que si te traumatizaron de pequeño probablemente has reprimido el recuerdo. Si lo reprimiste, la hipnosis te ayuda a recuperarlo. Si estás convencido de que tus recuerdos son reales probablemente lo sean (uno de los errores más graves con respecto al funcionamiento de la memoria: el convencimiento subjetivo acerca de la fiabilidad de un recuerdo no tiene nada que ver con su validez). Si tienes pesadillas de abuso sexual es que está aflorando un recuerdo auténtico. Los niños nunca mienten acerca de temas sexuales. Si los niños tienen pesadillas, mojan la cama, necesitan una luz encendida para dormir o se masturban todo eso quiere decir que ha sido abusados. 

Lo malo no es que todas esas creencias erróneas las tenga la gente normal. Lo malo es que todas ellas vinieron de profesionales de la salud mental que las diseminaban en conferencias, revistas, libros y en los medios de comunicación y que se presentaron a ellos mismos como expertos que podía determinar la validez de unos recuerdos. Si algunas mujeres que desarrollaban depresión, ansiedad o trastornos de alimentación, habían sufrido abusos, entonces toda mujer que sufre depresión o un  trastorno de alimentación debe haber sufrido abuso sexual.

La realidad es que la noción de que la mente se protege a sí misma reprimiendo o disociando los recuerdos de un trauma y haciéndolos inaccesibles a la conciencia es  un elemento del folklore psiquiátrico que no tiene evidencia que lo soporte. Según el psicólogo Richard McNally, la evidencia apoyar mayoritariamente lo contrario. El problema de la mayoría de la gente que ha sufrido experiencias traumáticas es que no pueden olvidarlas, que les vuelven una y otra vez a la conciencia. La gente no reprime los recuerdos de haber sido torturado, de experiencias de guerra, de haber sido víctima de un desastre natural, aunque los detalles de todo ello sufren distorsiones como pasa con todos los recuerdos. Los eventos traumáticos , sobre todo si son repetidos, es muy difícil que se olviden. Si eso fuera así los supervivientes del Holocausto deberían haber olvidado todo y no parece ser el caso. Pero en este movimiento de recuperación de recuerdos la lógica era imbatible: si recuerdas un trauma ocurrió y si no lo recuerdas también ocurrió porque el no recordarlo es prueba de que lo has reprimido.

Las pruebas de que nuestra memoria no funciona como una grabadora y que reconstruye y fabrica recuerdos son abrumadoras hoy en día. También lo son las pruebas de la facilidad con la que se pueden inducir recuerdos en las personas, y más en los niños, y para ello no es necesaria la hipnosis. Aquí tienes un estudio sobre la facilidad con la que se convence a la gente de que ha cometido delitos que no ha cometido. Elizabeth Loftus es la investigadora más destacada en este terreno, aquí tienes un artículo suyo sobre los falsos recuerdos. En cuanto a la mayor vulnerabilidad de los niños a estas técnicas de inducción, la referencia que os pongo cita varios estudios que muestran que niños por debajo de cinco años a menudo no pueden diferenciar entre algo que dijeron y algo que les pasó.

Pero si he traído este tema al blog es por lo siguiente. La mayoría de los padres y maestros que fueron encarcelados por estas denuncias de abuso en la infancia, fruto de recuerdos recuperados en la hipnosis, han sido ya excarcelados pero todavía quedan algunos en prisión. Algunos están todavía en arresto domiciliario y otros tiene que seguir viviendo sabiendo que están registrados como delincuentes sexuales. Cantidad de familias han quedado destruidas y las vidas de muchos padres arruinadas permanentemente. Richard McNally ha calificado este episodio de la historia de la psicología como la mayor catástrofe en el campo de la salud mental desde la era de la lobotomía. Podríamos hablar de “un caso de la talidomida” en salud mental, y, sin embargo, no ha dado probablemente lugar a la autocrítica o a las reflexiones apropiadas.

Creo que podemos afirmar con bastante seguridad que la mayoría de la gente considera como moralmente superior un tratamiento de psicoterapia a un tratamiento farmacológico. Probablemente, la explicación tiene que ver con la falacia naturalista: lo natural es bueno y lo artificial es malo, ¿y que cosa más natural que hablar? Lo que yo quería decir en esta entrada es que no sólo los productos químicos tienen efectos secundarios: también las ideas y las palabras.

@pitiklinov

Referencia:





14 comentarios:

  1. En España, los recuerdos obtenidos mediante hipnosis todavía sirvieron a principios del siglo XXI para condenar a un sacerdote octogenario:

    http://www.abc.es/hemeroteca/historico-03-04-2003/abc/Madrid/presentan-como-prueba-las-sesiones-de-hipnosis-de-la-joven-que-acusa-a-un-sacerdote-de-abusos-sexuales_172048.html

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar
  2. IMPRE-SIONANTE...no tengo palabras...

    ResponderEliminar
  3. Yo tb tengo como moralmente mas elevada ña psicoterapia, y no sé si me quitaré ese prejuicio tan rápido pero me gusta tu blog porque, como minimo, consigues que me replanteé y pregunte muchas cosas que doy por ciertas antes de leerte.
    Muy bien, muchas gracias por hacerme pensar.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, no me puedes decir un piropo mejor que hago pensar :)

    ResponderEliminar
  5. Gran entrada. Oliver Sacks, el famoso neurólogo, cuenta que tiene recuerdos vívidos de dos bombardeos que tuvieron lugar durante la II Guerra Mundial en Londres. Sin embargo, al cabo de muchos años, uno de sus hermanos mayores le confirmo que cuando tuvieron lugar, él no estaba presente ya que había sido evacuado junto a otro de sus hermanos a una zona rural para alejarlos del peligro. Parece que ese falso recuerdo lo elaboró a partir de las cartas de su hermano que narraba de forma pormenorizada y realista esos bombardeos. Nuestro cerebro nos engaña. No hay duda.

    ResponderEliminar
  6. Ah pero qué cosa, justo vengo de ver un artículo que critica la medicación http://www.theguardian.com/society/2015/may/12/psychiatric-drugs-more-harm-than-good-expert

    Respecto a este artículo, me parece de una extrema importancia. Muestra el peligro que es tener una explicación no comprobada, hay explicaciones que suenan razonables y las aplicamos a todo.

    Lo que no sabía es que todas las teorías de la represión han sido refutadas. Qué queda del psicoanálisis entonces? Me gustaría saber, se basa en el inconciente reprimido, o es que en el caso del trauma no se trata de eso pero en el caso de deseos reprimidos sí son productores de síntomas?

    Otra forma de recuperación de la supuesta memoria además de los casos de abuso son las terapias de vidas pasadas. La gente sigue asistiendo. He oído grabaciones, por suerte el que la conducía no inducía nada nefasto. Incluso hace unos días escuché una conversación entre estudiantes universitarios en la que hablaban algo que me pareció eran ataques de pánico. Una chica le recomendaba al compañero el libro de Brian Weiss, que según decía le había explicado muchas cosas. Resulta que esa explicación sólo le va a servir como placebo en el mejor de los casos y para perder tiempo de un mejor tratamiento en el peor.

    Ah y las teorías del abuso también las he escuchado usar a esos personajes que hacen consultas numerológicas o medio esotéricas por la radio (cold reading diría). Ante unos problemas como los que se mencionan acá les empiezan a sugerir que les pasó algo relacionado con un abuso.

    Bueno no agrego más porque queda muy largo. Espero algún comentario. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Gabriel,
    De los medicamentos y la Big Pharma en general, y de los medicamentos psiquiátricos y de la psiquiatría en particular, hay abundante crítica y libros ( Kirsch contra los antidepresivos, Whitaker y anatomía de una epidemia, Ben Goldacre, etc. y Gotzsche con sus medicamentos que matan)
    Con respecto a los aciertos y desaciertos de estos libros habría mucho que hablar (Gotzsche, por ejemplo, sabrá mucho de medicamentos pero me parece que sabe poco de pacientes, aunque dice muchas verdades) pero en general creo que son buenos libros y necesarios y con una gran dosis de verdad en sus planteamientos.
    Lo que no existe todavía es una crítica y reflexión similar con respecto a la psicología, el único que conozco que haga eso es James Coyne: http://blogs.plos.org/mindthebrain/author/jcyone/
    Con respecto al psicoanálisis coincido con la opinión de Mario Bunge en que es una pseudociencia:
    http://cultura.elpais.com/cultura/2015/01/15/babelia/1421325878_600598.html
    Me gustaría que aplicáramos la misma crítica y sana actitud que hay para con los medicamentos a tratamientos psicológicos como algunos que mencionas en vez de realizar la simplona división: medicamentos: malos; psicoterapias: buenas. Este artículo mío era una llamada en ese sentido
    Gracias por seguir el blog

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario Pitiklinov.
    No creo que ninguna psicoterapia, por ser una práctica en una relación humana, pueda ser muy científica. Los psicoanalistas hasta hacen alarde de no ser científicos y ociparse del sujeto que la ciencia excluye. El tema es si tiene eficacia. Estoy leyendo el blog de James Coyne que mencionás y la verdad que me quedan dudas de la validez de las psicoterapias. Son analisis difíciles, mucha metodología de la investigación hay que saber. Pero es importante. En psicología o psicoanálisis se acostumbra más a hacer exégesis de los textos de Freud o Lacan y ver cómo se aplican a casos clínicos.
    Me gustaría saber qué enfoque tomás para psicoterapia.

    ResponderEliminar
  9. Conozco a una amiguita que empezó a tener problemas sexuales con su pareja y ella juraba que se debía a un abuso sexual en su infancia que su mente reprimió, estaba tan convencida que ni asistiendo a terapia psicológica avanzaba y seguía con lo mismo. Para terminar la historia el terapeuta la confronto y ella lo único que tenía es que no le gustaba el sexo con su esposo por algunas cuestiones físicas.

    El problema es que la te te se obsesiona, quiere de cosas donde no las hay, incluso se creen sus propias fantasías como realidad, y nunca faltan los charlatanes que se llenan los bolsillos con la necedad y el dolor humano. Hipnosis, regresiones de vidas pasadas, númerologia etc.

    Recuerdo otro caso de un familiar que estaba obsesionado con las regresiones hipnóticas a vidas pasadas, llegaba de sus "sesiones" enojado y violento, diciendo cosas del tipo "es que en mi otra vida tu me hacías mucho daño " y locuras que rayaban en la paranoia. Incluso el decía que podía ver lugares, rostros etc.


    ResponderEliminar
  10. En relación al drama de personas acusadas y encarceladas por veredictos basados en falsos recuerdos, hay una película que lo refleja virtuosamente: http://www.filmaffinity.com/es/film858945.html

    Enhorabuena por la entrada, muy interesante y necesaria. Afortunadamente parece que ya empieza a manifestarse la autocrítica en psicología también: http://mvadillo.com/de-mente/

    ResponderEliminar
  11. ¿Cree que esto se debe a un batiburrillo entre la defensa de "lo natural" frente a lo artificial sumado a un dualismo que esta latente?

    ResponderEliminar
  12. Hola, hay MUCHISIMA EVIDENCIA CIENTIFICA A FAVOR DE LA REPRESION DE RECUERDOS.

    En el trabajo una demostración sobre el inconsciente se ven citados cientos de estudios cientificos que lo avalan.

    Dejo el link, por favor actualicen esto porque las teorias de Freud estan demostradas por la ciencia.

    http://www.aperturas.org/articulos.php?id=0000966&a=Una-demostracion-teorica-de-la-existencia-del-inconsciente-y-de-la-represion-de-recuerdos-con-soporte-en-la-evidencia-de-la-psicologia-experimental
    (Revista aperturas, nº54)

    Al menos estaria bueno dejar sonar las dos campanas, y no solamente una parte de la biblioteca.

    ResponderEliminar
  13. https://elestadomental.com/diario/cine-y-falsos-recuerdos

    ResponderEliminar
  14. https://www.wired.co.uk/article/false-memory-syndrome-false-confessions-memories

    ResponderEliminar