miércoles, 2 de marzo de 2011

El Sofisma de la Experiencia

Uno de los sofismas que Skrabanek trata en su libro Sofismas y Desatinos en Medicina es el que denomina Sofisma de la Experiencia, el cual consiste en la generalización a partir de un solo caso. Hay muchos ejemplos: el médico que no hace determinada prueba y se encuentra luego un cáncer avanzado y a partir de entonces realiza todas las pruebas habidas y por haber a sus pacientes; el cirujano que prueba una técnica invasiva con mal resultado y ya no la aplica más aunque las estadísticas dicen que funciona habitualmente en los pacientes; el residente que diagnostica una enfermedad muy rara y le felicitan y luego sigue diagnosticando la enfermedad continuamente en pacientes similares equivocándose siempre; un amigo mío que observó que la Fluvoxamina funcionó muy bien en un señor de cuarentaitantos años, con bigote, y ahora se la pone siempre a los cuarentones con bigote…

En definitiva se trata de un sesgo cognitivo de la mente humana que el filósofo C.S. Pierce etiquetó como “Inferencia abductiva”, esto es, una forma elemental de inducción que generaliza la experiencia obtenida en muy pocos casos. Sin embargo, la explicación evolucionista de este sesgo la podemos intuir fácilmente si nos fijamos en este comentario de Peter Maher: “Es sensato generalizar basándonos en la sola experiencia de que un elefante embistiendo es peligroso. Una vez ha pasado el peligro, si uno se atreve, se puede dedicar a aumentar la muestra estadística”.

Está claro que las personas que cometieron este error cognitivo tuvieron más probabilidades de sobrevivir en nuestro ambiente ancestral que las mentes científicas que se dedicaron a realizar estudios de campo a ver si todos los tigres atacaban o era sólo una manía que tenían algunos individuos. Y estos generalizadores a partir de pocos casos son los que nos han pasado sus genes. Por eso nuestra mente funciona de un modo tan poco científico.

2 comentarios:

  1. http://carmesi.wordpress.com/2012/01/21/todos-mienten/

    ResponderEliminar
  2. Es una forma de decir que la razón no es automática.

    ResponderEliminar