domingo, 7 de enero de 2018

El feminismo y la violencia en parejas homosexuales

La violencia en parejas homosexuales supone un problema teórico importante para el feminismo o, en general, para la teoría de la socialización, que propone que toda la violencia de pareja se debe al machismo, el cual es transmitido por la socialización. La violencia en parejas homosexuales es, por lo menos, tan frecuente como la violencia en parejas heterosexuales y tiene las mismas características: celos, control de la pareja, riesgo mayor de homicidio cuando un miembro quiere dejar la relación, etc. Si os pusiera aquí unos casos clínicos con iniciales y sin referirme al sexo de las personas implicadas no podríais distinguir la violencia heterosexual de la homosexual.

¿Cuál es el problema? El problema es que definiciones tradicionales de machismo dicen cosas como que machismo es “la actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer” (Wikipedia) o “actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”(RAE). Es decir, que el machismo parece que va (en principio, ahora veremos que estas definiciones pueden estirarse) de algo que los hombres hacen a las mujeres y por lo tanto no tendría mucha utilidad para explicar algo que las mujeres hacen a otras mujeres o los hombres a otros hombres. El término violencia de género (considerado sinónimo de violencia machista) se acuñó en la Plataforma de Beijing en 1995 para explicar que se trata de una violencia específica que sufren las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. Pero desde entonces ha continuado el debate a la hora de encontrar un término para la violencia que se produce en el seno de la pareja: violencia doméstica, familiar, violencia masculina contra las mujeres, etc. La más usada hoy en día en artículos científicos es violencia íntima de pareja (VIP) (Intimate Partner Violence). La OMS en 1997 la definió como “el rango de actos coercitivos físicos, psicológicos y sexuales usados contra mujeres adultas y adolescentes por sus parejas o ex-parejas”. Pero en 2002 amplió esta definición de  VPI reconociendo que puede ser perpetrada tanto por mujeres como por hombres como se ha demostrado en muchos estudios. Pero que la violencia de género es una violencia que se ejerce sobre las mujeres por el mero hecho de serlo es lugar común en todos los medios y conversaciones junto con aspectos como que es un mecanismo de control de todas las mujeres, estructural y demás. Por supuesto, se da por demostrado que el proceso de socialización de género es el que crea las diferencias actualmente existentes entre hombres y mujeres, concepto que ya critiqué en una entrada anterior.

La violencia en parejas homosexuales, en principio, se sale de este guión ya que es violencia ejercida por hombres sobre hombres o por mujeres sobre mujeres. Para entender el problema, voy a hacer una analogía. El racismo consiste en la ideología que defiende la superioridad de una raza sobre otra, o sobre otras. La violencia del Ku Klux Klan, por ejemplo, es racista porque se basa en esa ideología. Pues bien, querer explicar con el machismo la violencia en parejas homosexuales (se la suele denominar también violencia intragénero) supone un problema parecido, a mi modo de ver, a querer explicar la violencia de un blanco contra otro blanco o de un negro contra otro negro con el racismo. Algo complicado. 

Ante este problema cabe una primera solución que sería separar ambas violencias, decir que la violencia intragénero no tiene nada que ver con la de género y problema solucionado. Pero esto tiene un inconveniente considerable que consiste en que el estudio de la violencia intragénero encontraría una serie de causas multifactoriales para explicarla, causas que también se dan en la violencia de género, y que pondrían en jaque todo su edificio teórico. El feminismo tendría que defender que las explicaciones encontradas para la violencia intragénero no se aplican a la de género, cosa francamente difícil siendo iguales. Así que la otra vía que queda es decir que la violencia intragénero es una variedad de violencia de género y que son las mismas bases del sistema patriarcal machista las que también propician la violencia entre homosexuales. 

¿Cómo se puede defender esto? Yo voy a comentar dos argumentos entrelazados que maneja Carlos García en su libro La Huella de la Violencia en Parejas del Mismo Sexo, autor que se sitúa dentro de la teoría feminista. El primer movimiento es decir que la violencia de pareja no consiste  tanto en una violencia de hombres sobre mujeres sino en una violencia de lo “masculino” sobre lo “femenino”. Es decir, movemos la cuestión del sexo al género: el rechazo del patriarcado no se produce sobre la mujer sino sobre todo lo considerado femenino. Cuando le planteas este problema a la gente de la calle, lo primero que suele decir son cosas del estilo de “las mujeres homosexuales asumen el rol masculino y los gays el femenino” “los homosexuales tienden a tener el rol del sexo contrario” y otras cosas por el estilo con lo que se da por zanjado el asunto.  

Este primer movimiento tiene muchos problemas. Un primer problema sería explicar de dónde salen hombres con roles femeninos y mujeres con roles masculinos si la socialización es tan poderosa y educa desde la cuna a los niños para ser hombres y masculinos y a las niñas para ser mujeres y femeninas. Pero esto ya lo tratamos en la entrada sobre la socialización. Otros problemas son que sencillamente esto de los roles no es cierto de todos los homosexuales; es verdad que hay un subgrupo de hombres homosexuales con roles y preferencias “femeninas” y un subgrupo de lesbianas con preferencias y roles más “masculinos” pero no se puede generalizar. Además es caer en el estereotipo de que en las parejas formadas por personas del mismo sexo “uno de ellos hace de hombre y otro de mujer” algo que los homosexuales llevan mucho tiempo combatiendo. Carlos Garcia dice en su libro:

“En efecto, una de las preguntas a las que numerosas/os homosexuales se han enfrentado alguna vez y cuya formulación puede considerarse como otra microhomofobia es: ¿Quién hace de hombre y quién de mujer en vuestra relación?”

Y a continuación inserta este párrafo de Carrascosa y Saez:

“Otra convención muy implantada entre la cultura heterosexual es concebir a la pareja gay bajo sus mismos patrones, esa estupidez que nos preguntan tan a menudo cuando ven a una pareja de maricas: “Entonces, entre vosotros,¿quién hace de hombre y quién de mujer?”. Esta pregunta, por supuesto, encierra un montón de absurdas presuposiciones: primera, que los gais tenemos que reproducir la rígida y limitada cultura sexual hetero donde cada uno siempre tiene que hacer un papel (el hombre penetrar/ la mujer, ser penetrada). Segunda: que el ser penetrado equivale a “ser mujer” y que penetrar equivale a “ser hombre”. Tercera: que los heteros no se penetran entres sí.”

Así que este argumento no parece que tenga las piernas muy largas pero si lo aceptáramos deberíamos cambiar todo el planteamiento actual. En vez de hablar de violencia machista o de género deberíamos hablar de “violencia contra lo femenino” y aceptar dentro de la Ley de Violencia de Género la violencia que se cometiera tanto contra hombres y mujeres que tengan un rol femenino por parte tanto por hombres como mujeres con un rol masculino. 

Como esta solución no es satisfactoria, y a Carlos García no se lo parece, hace un nuevo movimiento que es pasar del género al poder, algo muy foucaultiano y postmoderno, y ampliar de nuevo la definición de “masculino” y “femenino”. Así que “el fenómeno de la violencia doméstica del mismo sexo ilustra que la rutina, la intimidación intencional a través d actos y palabras abusivos no es cuestión de género, sino cuestión de poder” (MIley y Renzetti). En toda relación hay un ejercicio de poder, de dominación-sumisión y la dominación estará inevitablemente asociada a características masculinas y la sumisión a características femeninas. Pero entonces, a mi modo de ver, la cosa se nos va de las manos. Como señala Viñuales: “las relaciones de poder carecen de género o de orientación sexual y nadie escapa a ellas”. O como dice García: “¿No existe dominación y sumisión en los entornos laborales o en la esfera personal entre padres e hijos, entre hermanos o entre amigos?”. Con esta consideración de lo masculino como dominación y lo femenino como sumisión explicamos todo (la violencia padre-hijo, la laboral, la de la Mafia, la de los terroristas suicidas, la violencia contra los animales…) y cuando algo explica todo es que en realidad no explica nada.

En el epílogo a su libro, García insiste en lo que comentábamos al principio de que la violencia en las parejas homosexuales tiene las mismas características que la que se produce en las parejas heterosexuales. Es violencia tanto física como sexual y psicológica y con parámetros idénticos: control, celos patológicos, amenazas, humillaciones, aislamiento, manipulación, etc. Dice: “Nos encontramos, por tanto, con que la violencia intragénero es una problemática social real cuya dinámica presenta unas características muy similares a las de la violencia de género y a la que se está proporcionando una muy escasa respuesta desde los servicios sociales y desde el tercer sector en España (…) La violencia que se produce en las parejas formadas por personas del mismo sexo se encuentra invisibilizada como consecuencia de los mitos acerca de los roles de género”. Yo, en cambio, creo que la razón de esa invisibilidad es la hegemonía del discurso feminista. La violencia en parejas homosexuales da jaque mate a la teoría feminista y su discurso.

¿Y cuál puede ser la respuesta real?. A mi entender, como ya he dicho con anterioridad, tenemos que aceptar que la violencia de pareja es multifactorial y que, además de las causas sociales y culturales, tenemos que añadir el punto de vista psicológico y biológico. Mientras no pasemos de la ideología a la ciencia no vamos a poder realizar un buen diagnóstico del problema. Y sin un buen diagnóstico no se puede plantear un tratamiento adecuado.

Referencia:

Carlos G. García. La huella de la violencia en parejas del mismo sexo. Gomilex Editorial 2017






43 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya! Alguien que tiene dos dedos de frente!
Estoy tan harto de ver grandes titulares de "violencia machista" cuando un hombre maltrata a una mujer... eso no es "violencia machista", eso es VIOLENCIA Y PUNTO. Ese mismo energumeno ejercería la misma violencia con su pareja si fuese homosexual o incluso con compañeros de trabajo o de colegio.
La gente violenta se comporta de forma violenta, no importa el genero de la victima. Lo que pasa es que si vives con una persona violenta es mucho mas probable que sufras su violencia que si solo te lo cruzas por la calle.

Anónimo dijo...

Hay un mal diagnóstico, porque hay mucho beneficio: victimismo por parte de la mujer y mucho dinero movido en tribunales, abogados, jueces, psicólogas, consejerías de la mujer, observatorios de la mujer, concejalías de la mujer, institutos de la mujer, asociaciones de mujeres, casas de mujeres, etc, etc...regados con millones de euros... La violencia de género, no existe. Existe la violencia en las relaciones personales, y es tan frecuente o más la reproducida de mujeres a hombres. Mil millones de euros para los próximos años destinados a toda esta falacia, ¿cómo van a desaprovechar los medios de información hacer de altavoces de esta gran mentira si van a recibir propaganda institucional?

Anónimo dijo...

Se supone que la violencia de mujeres contra hombres no existe porque es invisible. Ningún hombre lo confesaría, aún padeciéndola. Así las cosas, solamente existe la que vemos a diario en los medios. Y, lo que no sale a la luz, no se considera ni serio ni siquiera verdadero.

idea21 dijo...

La insistencia de Pitiklinov en abordar la crítica a no sé qué ideología que según él existe (algo de feminismo, de género o de...) parece que siempre busca obviar el dato fundamental: que el 90% de la violencia del Homo Sapiens es cosa del sexo masculino, tanto en las relaciones "de pareja", como en las relaciones parentales, como en las relaciones laborales o en cualquier otro tipo de relación (contra mujeres, contra otros hombres, contra niños, contra animales...).

El control de la agresión a lo largo de todo el proceso civilizatorio se ha dirigido siempre a controlar la agresión masculina porque ésa es casi toda la agresión que existe. Pese a sus exageraciones, la política actual en los medios de comunicación de denuncia a la violencia masculina contra la mujer tiene el lado bueno de criticar la violencia en general en uno de los casos más notorios. Por lo demás, la armonía de la vida en pareja es un tema menor. Quizá más grave es que, mientras que por un lado se critican los malos tratos de los hombres a las mujeres en la pareja (se les da una relevancia especial puesto que lo contrario, de la mujer al hombre, es excepcional), sin embargo la sociedad -incluido el feminismo- sigue incitando a la mujer a formar pareja con los varones,cuando cada vez hay más evidencias de que la "plasticidad erótica femenina" permitiría a las mujeres explorar nuevas fórmulas sexuales y afectivas que quizá tengan más éxito que la fórmula de pareja heterosexual que hemos heredado del pasado. Al fin y al cabo, durante milenios la mujer ha cumplido su función social "como esposa y madre"... algo que ya está acabando en Occidente, ¿por qué no cuestionar entonces también la función de la mujer como pareja sexual del varón?

De seguro que eso acabaría con los problemas que tanto preocupan a Pitiklinov sobre quienes atribuyen la violencia del hombre a la mujer en la pareja a un supuesto modelo social de dominación...

Efrain Flores Bonifacio dijo...

Espero que seas abierto, querido Pablo, como siempre lo has sido, con lo que te voy a decir.
¿De qué hechos se parten?
Respuesta: de que la mayor parte de agresiones en el ámbito de género es de varones a mujeres, y si esto ocurre es porque existen varios factores por los cuales el varón es el que genralmente agrede...a la mujer o a otro varón. Nunca negaré que la violencia de género es multicausal, pero decirlo así, sin enfatizar las concepciones de masculinidad/feminidad que son poderosos intermediarios en esa violencia es de una neutralidad y cientificismo cuestionable, es decir, si por ejemplo, un varón que sufre de alcolismo agrede a su pareja, diremos que la sustancia es lo principal (asumiendo la multifactorialidad de la conducta violenta) , si un paciente esquizofrénico agrede a su pareja diremos que es su psicopatología la principal causa (asumiendo la multifactorialidad) y así sucesivamente ¿qué diremos del varón que agrede a su pareja y no es alchólico, ni paciente psiquiátrico, ni drogadicto y que tiene suficiente nivel de autocontrol de su agresión en todas las áreas de su vida? ¿Por qué es tan difícil para tanta gente aceptar el papel de las concepciones de género en la violencia contra la pareja?
Llamas "ideología" al excesivo énfasis en el concepto de machismo que hace el feminismo y sus intelectuales allegados para explicar la VG, pero ¿no es también ideológico relegar ese factor a uno más cuando observamos a un varón que tiene un nivel aceptable de ajuste social en casi todos los otros campos de su vida?. Yo creo que también lo es.
Respecto a las agresiones entre parejas homosexuales, si bien las cosas no están muy claras, pero tampoco son demasiado oscuras, si aceptamos que el predominio histórico en la evolución de la humanidad ha sido el patriarcado ¿por qué se nos hace tan dificil aceptar que esa milenaria historia ha dejado remanentes culturales en las relaciones humanas? No es que un gay "haga de varón" y el otro "de mujer", es que se interiorizan concepciones de rol (de género) a partir de lo que hay en el ambiente , salvo que NO aceptemos que vivimos en una sociedad de predominio masculino. Ésta sociedad ofrece modelos de relación , obviamente con evidentes pisos biológicos (sabemos que los celos son atávicos, por ejemplo) en base a los cuales se educa a los seres humanos, si con el paso del tiempo este ser humano en particular manifiesta su orientación homosexual o heterosexual, es otro tema, pero ya se construyó su concepción de cómo debe ser como pareja, por eso decía, hay una forma de echar por tierra todo lo que estoy diciendo, y es partir de que no existe patriarcado, es asumir que no es cierto que vivimos en una cultura que le da prerrogativas al varón por sobre la mujer ¿se puede desmentir eso? No lo creo.

Pitiklinov dijo...

Idea21,
según cómo sea la solución que propones igual empeoras las cosas. Si con lo de explorar otra relaciones que no tengan que ver con el varón te refieres a las relaciones lesbianas te informo de que hay muchos datos de que la violencia en parejas de lesbianas es mayor que en las relaciones heterosexuales (y en bisexuales y transexuales la tasa de violencia de pareja es todavía más alta). Te pongo enlaces para que lo veas por ti mismo.

https://www.theatlantic.com/health/archive/2013/11/a-same-sex-domestic-violence-epidemic-is-silent/281131/

https://www.smithsonianmag.com/smart-news/if-youre-not-stragiht-youre-at-higher-risk-for-domestic-violence-180949988/

https://www.emich.edu/equality/research/bcoston.pdf

https://scholarworks.gsu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1044&context=sociology_diss

https://aifs.gov.au/cfca/publications/intimate-partner-violence-lgbtiq-communities

http://jdc.jefferson.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1536&context=hpn

http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1524838015584363?journalCode=tvaa

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3138983/

https://williamsinstitute.law.ucla.edu/wp-content/uploads/Intimate-Partner-Violence-and-Sexual-Abuse-among-LGBT-People.pdf

https://medical.mit.edu/sites/default/files/factsheet_ipvinsamesexrelationships.pdf

https://en.wikipedia.org/wiki/Domestic_violence_in_same-sex_relationships

Así que lo que me temo que le queda por explorar a las mujeres y a todos nosotros son las relaciones sexuales y afectivas con robots, lo cual creo que es el futuro.

Todos estos datos yo creo que nos dicen que un gran número de personas, sean del sexo que sean y de la orientación sexual que sean y de la identidad sexual que sean, tienen problemas de convivencia y de violencia con sus parejas. Por eso señalo datos que “no sé qué ideología” oculta para poner el foco solamente en uno de los sexos y orientaciones sexuales.

Pitiklinov dijo...

Hola Efrain,
te remito por un lado a la respuesta que acabo de darle a Idea21. Creo que tus argumentos no tocan los que yo doy en el artículo.
Por un lado hay cantidad de bibliografía que demuestra que la psicopatología, los trastornos mentales, los trastornos de personalidad, el alcohol y abuso de sustancias, la depresión,las experiencias infantiles de abuso , etc, se asocian a valencia de pareja. La revisamos cuando quieras.¿por qué te cuesta aceptar que la explicación es multifactorial y no monofactorial? Yo acepto la explicación unifactorial si se descartan todos los demás factores. En esos casos, perfecto. Pero la literatura no dice eso y tengo las referencias que hagan falta que demuestran que hay muchos factores asociados a la violencia de pareja.
Como decía a Idea21, los estudios dicen que personas de diferente sexo, orientación sexual e identidad sexual muestran violencia con sus parejas. ¿No te parece que es para pensar que en las parejas hay problemas que no tienen que ver por lo tanto ni con el sexo , ni con la orientación ni con la identidad sexual de esas personas? Si blancos, chinos, negros e hispanos tienen problemas de pareja- o el mismo riesgo de diabetes para los efectos de argumentación- no te parece que es para concluir que el riesgo de diabetes no tiene que ver con ser negro, blanco o hispano? ¿Sino que tiene que ver con factores que tienen en común negros, blancos y chinos?. Si la diabetes sólo se diera en blancos pues sería para pensar que tiene algo que ver con ser blanco...Creo que es lo mismo con la violencia.

Toda persona (sea del sexo, orientación o identidad que sea) quiere controlar a su pareja y tiene celos de su pareja y tiene diferencias de intereses con ella y tienen conflictos por muchas cosas desde donde ir de vacaciones hasta con qué frecuencia tener relaciones sexuales. Algunas personas (de todo sexo, orientación e identidad) recurren a la agresión para intentar conseguir sacar adelante sus intereses y objetivos. En que hagan esto influyen muchos factores, que van desde su C.I. hasta traumas infantiles, hasta psicopatología, hasta factores genéticos y también, por supuesto, factores culturales. No veo por qué es tan difícil de aceptar esto.

Sólo explícame sin recurrir a generalizaciones vacías como la "interiorización" de no sé qué cosas lo siguiente: ¿qué tiene que ver lo que yo piense de las mujeres, y que las considere por ejemplo inferiores a los hombres, para matar a mi pareja hombre? Explícame el mecanismo.


anónimo dijo...

Se puede separar el factor de machismo del de poder y es muy deseable que la mujer deje de tener el pael de sometimiento que hasta ahora ha tenido pero no creo que con ello se acabe la violencia entre seres humanos.
La comparación con el racismo es bastante justa: el que algunos pueblos hayan recibido más violencia que otros no quiere decir necesariamente que dichos pueblos sean pacíficos (o más "buenos"). Hay algo extraño, una paradoja, cuando se recurre a la explicación puramente biológica: por una parte, se puede justificar la dominación y por otra, la superioridad en bondad del dominado. Evidentemente es una falacia: son relaciones de poder que, hoy por hoy, no sabemos cómo pueden desaparecer porque, desde siempre, han formado parte de las relaciones humanas (y animales). Si solo atribuímos la violencia a un grupo, a un sexo, a una ideología o a una cultura, no resolvemos mucho.

idea21 dijo...

"Todos estos datos yo creo que nos dicen que un gran número de personas, sean del sexo que sean y de la orientación sexual que sean y de la identidad sexual que sean, tienen problemas de convivencia y de violencia con sus pareja"

Estos datos, ¿supuestamente refutan el dato fundamental de que el 90% de toda la violencia del género humano es responsabilidad de los varones?

En cuanto a la "plasticidad erótica femenina", por las noticias que tengo no se refiere exclusivamente a la opción lésbica, también se puede referir a relaciones sexuales ocasionales con varones (pero sin dependencia) o incluso a una castidad que es mucho más asequible, aparentemente, a la mujer que al varón.

Pitiklinov dijo...

ese dato es correcto pero se te olvida mencionar que el 80% de las víctimas de la violencia de los varones son otros varones

Luis Tovar dijo...

Aparte del análisis expuesto en el texto sobre el problema de la violencia, a mí me gustaría señalar que considero equivocado concluir que "mientras no pasemos de la ideología a la ciencia no vamos a poder realizar un buen diagnóstico del problema" y afirmar esto me parece erróneo porque la ciencia en ningún caso prescribe valores ni dice que haya que hacer tal cosa en lugar de otra. La ciencia en el mejor de los casos se limita a describir —la ciencia describe entidades y hechos concatenados— pero de ningún modo la ciencia puede establecer un criterio moral para diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal. La ciencia no puede juzgar nada, y, por tanto, no puede juzgar que la violencia sea incorrecta; sólo puede describir aquellos hechos concatenados que nosotros denominamos violencia.

Lo que sí podríamos decidir es pasar de una ideología irracional basada en dogmas y prejuicios a una ideología racional basada en la lógica y las evidencias empíricas; pero nunca vamos a salir de la ideología si queremos establecer juicios de valor. Ideología es sinónimo de sistema de ideas, y sin un sistema de ideas acompañado de valores no se puede juzgar que la igualdad sea preferible al sexismo. La ideología y la ciencia no se contraponen, no son antónimos, sino que pertenecen a categorías diferentes. De hecho, la ciencia misma se fundamenta originariamente en una ideología o sistema ideológico —tal y como explica Mario Bunge y otros filósofos de la ciencia— del cual se ha obtenido como producto aquello que conocemos como método científico.

Así que, a mi modo de ver, nunca vamos a salir de la ideología y sólo nos queda intentar que nuestra ideología asuma una tendencia hacia la racionalidad o, de lo contraria, abandonar el racionalismo. De este modo, podemos intentar que nuestra ideología tenga en cuenta los resultados de la ciencia a la hora de establecer razonamientos y conclusiones, o podemos decidir que la ciencia no tenga un papel relevante en ella. Pero si alguien cree realmente que puede abandonar la ideología para interpretar el mundo entonces ha asumido una ideología denominada cientifismo que se caracteriza por usar la ciencia para intentar prevalecer frente al resto de ideologías y establecer un sistema de valores alegando que es lo que "la naturaleza" prescribe por sí misma. Un ejemplo particular de cientifismo sería el darwinismo social. El cientifismo no es ciencia ni se fundamenta en la ciencia sino que utiliza la ciencia fraudulentamente para intentar dotarse de credibilidad y hacer creer que no es una ideología como las otras, cuando lo es.

Por todo ello, pienso que sí podemos construir una ideología o sistema de ideas que aspira a la racionalidad, y tiene en cuenta a la ciencia como un instrumento relevante para conocer el mundo, pero que deberíamos tener conciencia de que no podemos salir de la visión ideológica si pretendemos hacer algo más que describir meros hechos y, también, evitar caer de nuevo en otra forma de irracionalismo que usa a la ciencia como excusa.

Pitiklinov dijo...

Totalmente de acuerdo. La frase quiere decir que a la hora de ver cuál es la realidad hay que guiarse por la ciencia y los datos. A la ciencia no le corresponde el papel de poner valores. Luego lo de qué queremos hacer con la realidad es otro problema. Pero si queremos cambiar la realidad es básico saber de dónde partimos. Si yo voy construir una casa creyendo que tengo ladrillos y en realidad los ladrillos son naipes, la casa se me va a caer. La ciencia lo que me va a decir es si algo es un ladrillo o un naipe. Pero si a la hora de juzgar la realidad yo me dejo llevar por el wishful thinking y por cómo me gustaría a mí que fueran las cosas en vez de cómo son, pues voy mal. Si, como a mí me gustaría que un naipe fuer aun ladrillo, digo que el naipe en realidad es un ladrillo, pues se me caerá la casa...
Gracias por comentar

Asturchale y Chulo dijo...

"dato fundamental [...] el 90% de toda la violencia del género humano es responsabilidad de los varones"

Admito que el 90% de toda la violencia FÍSICA del género humano es EJECUTADA por varones.
La violencia es algo mas que pegar mamporros: obligar a la gente a pagar impuestos tambien es violencia. Existe la violencia indirecta, el maltrato psicologico, la manipulacion, la justificacion ideologica, la intimidacion. Y en cuanto a la responsabilidad, es un concepto muucho mas complejo que anotar, simplemente, quien sujetaba la cachiporra.

Segun el razonamiento de idea21, el noventa y nueve por cien de la violencia durante la Primera Guerra Mundial fue ejecutada por jovenes, varones, obreros y campesinos. Los politicos y generales, pobrecillos inocentes, unicamente firmaron papeles: declaraciones de guerra y movilizaciones de tropas. Así que la "responsabilidad por la guerra" es de los pobres y los desposeidos.
La violencia es parte de un ciclo, un ciclo alimentado por toda la sociedad y del que la casta guerrera unicamente es el ultimo paso. Los hombres aprietan el gatillo: las mujeres incitan, avergüenzan, exigen, ridiculizan, recompensan...y votan, por supuesto.
Es gracioso como la violencia es ahora la fuente de todos los males. Antiguamente las mujeres, si acaso, presumían de ser tan patriotas y tan valientes como los hombres: ahora, en cambio, se proclaman las víctimas indefensas de la bestialidad masculina. Hace ochenta años, las mujeres republicanas exigian a sus maridos que salieran a matar fascistas con el eslogan "mejor viuda de heroe que esposa de cobarde". Ahora, el eslogan es "nos estais matando". Antes, manipulaban mediante la vergüenza para alimentar el ciclo de la violencia: ahora, los manipulan mediante el victimismo para ganar ventaja moral y por tanto, politica.
Curioso.

Anónimo dijo...

Cuando se constata que en Estados Unidos los negros cometen crímenes violentos en una proporción mucho mayor que los blancos, sólo un racista dirá que ello demuestra que los negros son más violentos por naturaleza que los blancos; la explicación de consenso es que la situación de sometimiento en que están como colectivo los lleva a recurrir a la violencia en muchas más ocasiones. Lo mismo se repite una y otra vez en todas las sociedades: las clases sociales más desfavorecidas (los inmigrantes, las personas con menos recuersos y menor educación, los gitanos…) son siempre quienes cometen la mayor parte de la violencia. Y sin embargo, el pensamiento progresista convencional, que considera semejante argumento como evidente e indiscutible cuando se trata de los grupos sociales más desfavorecidos, tan pronto como constata que los varones como grupo hace más uso de la violencia, entonces acude al argumento diametralmente contrario: en este caso (y sólo en este) lo que explicaría su mayor uso de la violencia es, precisamente, que se trata del grupo privilegiado.

Me pregunto si personas como Idea21 han oído hablar alguna vez del falsacionismo popperiano.

(Athini Glaucopis)

Pitiklinov dijo...

Y con respecto al Patriarcado, Ockham dice que no hay que multiplicar las hipótesis de manera innecesaria y que en principio es mejor escoger la explicación más parsimoniosa. Yo puedo entender sin el Patriarcado que una persona (de cualquier sexo/orientación/identidad sexual, pero no voy a poner esto todo el rato) que está enamorada de su pareja y a la que ésta le dice que la va a abandonar (porque ha encontrado otra persona mejor), tenga reacciones de suplicar, de pedirle que no la abandone, de mandarle mensajes , de acosarla e incluso, en determinados casos y dependiendo de la personalidad y otras circunstancias, que recurra a la violencia para intentar conservar a esa pareja. Y lo entiendo porque se ponen en marcha mecanismos psicológicos que todos tenemos: el sufrimiento por el abandono y el rechazo, el amor, los celos, etc. Ocurren en niños pequeños cuando su madre se separa de ellos y lloran gritan y patalean par que vuelva (antes de ser socializados). Y estos mismos comportamientos los vemos en otros primates y mamíferos. No necesito el Patriarcado para entender eso. De la misma manera, puedo entender que una persona con un Trastorno Borderline de Personalidad (altamente relacionado con la violencia de pareja), que tiene dificultad en el control de impulsos y que es muy inestable emocionalmente, y que consume alcohol y drogas con gran frecuencia, puede tener un día que esté bebido una discusión con su pareja y puede perder el control y reaccionar con agresividad. No necesito el Patriarcado para entenderlo. Para entender esto me basta la naturaleza humana y la psicología humana, cosas que no ha inventado el Patriarcado, sino que son previas y las ha diseñado la selección natural.

Y ya he dicho que acepto como un factor causal una determinada cultura que denigre a las mujeres, que esto puede ser un factor más en esta coctelera causal y favorecer o agravar la aparición de la violencia. Pero esa explicación solo valdría para la violencia contra ese sexo o colectivo que esté denigrado. Si denigro a los judíos puedo entender la violencia contra ellos pero no puedo explicar con el racismo contra los judíos la violencia contra los suecos, por ejemplo. Para aplicarlo a otros grupos distintos del que es víctima de una ideología hay que hacer auténticos malabarismos argumentales difíciles de comprar.

Y si tú crees que el Patriarcado “causa” la violencia entonces ¿cómo podemos echar la culpa y hacer responsables de esa violencia a los individuos? Si es el Patriarcado, los indoviduos son unas marionetas sin voluntad, han sido determinados culturalmente por la socialización y no tienen responsabilidad. Si su psicología y naturaleza humana no pinta nada, no les puedes hacer responsables. O culpas al Patriarcado y las personas no son responsables o culpas a las personas y entonces el Patriarcado no es responsable.

Resumiendo, la solución más parsimoniosa es empezar por la naturaleza humana y la psicología humana sobre la que actúa también un factor cultural, la socialización. Recurrir en exclusiva a entes fantasmagóricos pobremente definidos es enturbiar las aguas

idea21 dijo...

Es asombroso que se equipare el dato demostrado de la agresividad masculina (que no es solo de dar golpes, sino que abarca todas las actitudes agresivas) al racismo de que se atribuya la violencia a quienes viven en ghettos. Nadie ha demostrado nunca que los negros o gitanos sean más violentos fuera del marco social específico de la marginalidad. De hecho, en el caso de las mujeres, puesto que son más pobres y se hallan sometidas a especiales características opresivas sería de esperar que reaccionaran ante la adversidad de forma parecida a quienes viven en ghetos, cuando no es así.

Aquí de lo que se trata es de que existe un problema real, que es el de la agresión, que es el principal problema del género humano. Pretender minimizar ese problema, como pretende Pitiklinov hablando de que la violencia de pareja tiene causas "multifactoriales" es negar la realidad de que el factor decisivo es la agresividad innata que se da mayoritariamente en los varones (y por supuesto que afecta sobre todo a los mismos varones... solo faltaría que fuese lo contrario). Eludir el problema de la agresión, que es un problema en sí mismo, atribuyéndolo a factores que no se dice cuáles son (¿la vida familiar?, ¿el estrés?, ¿problemas sociales?) no ayuda nada a soluciar el problema.

Lo que escribí acerca de la "plasticidad erótica femenina" es solo un ejemplo de las opciones no convencionales que pueden abrirse como alternativas al conformismo que predica Pitiklinov

idea21 dijo...

"La ciencia no puede juzgar nada, y, por tanto, no puede juzgar que la violencia sea incorrecta"

La violencia es correcta en el mundo de los animales irracionales, que no tienen opción para manipular culturalmente sus instintos. La violencia es incorrecta en el mundo del Homo Sapiens desde el momento en que pueden hacerlo mediante una serie de estrategias de psicología social que forman la base del proceso civilizatorio. Y la ciencia -la ciencia social- puede demostrar cómo se ha controlado la agresión a lo largo de ese proceso dando como resultado una mayor cooperación, un mayor avance tecnológico y un aumento de la calidad de vida. Desde un punto de vista biológico, de evolución de las especies, el control de la violencia -agresión- del Homo Sapiens ha sido un gran éxito. Y puede continuar.

http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2013/10/los-angeles-que-llevamos-dentro-2011.html

Asturchale y Chulo dijo...

¿A usted le suena el Estudio Dunedin? Es uno de los estudios más ambiciosos sobre el comportamiento humano jamás llevado a cabo:

"Las mujeres pegan a los hombres tan a menudo como los hombres a las mujeres Hicimos preguntas como "Has pegado a tu pareja?" "Has empujado a tu pareja hasta tirarla al suelo?" "Has usado un cuchillo contra tu pareja?" y pensé: "Estamos perdiendo el tiempo haciendo estas preguntas a las chicas", pero ellas contestaron "si" a esas preguntas en igual número que los chicos. Las chicas pensaban que no pasaba nada por pegar a su pareja, que a nadie le importaría. Pensaban que sus padres no lo desaprobarían, que la policía no vendría si alguien la llamaba [...] pero los comportamientos eran los mismos".
Y ojo a la reaccion del mundo academico:
"Cuando salieron estas conclusiones por primera vez, fueron rechazadas de plano por la mayoría de las criminólogas feministas, así que tuvimos muchas dificultades para publicar esos artículos. Incluso después de publicados, nunca nos invitaron a presentar los resultados en ninguna conferencia"
Échele un vistazo al vídeo a partir de 10:29
https://www.youtube.com/watch?v=XKnifRD5TAs&list=PL6jCFyUQtd0QxZEzea6aBQXwFRcQ-YEku&index=43

O si prefiere una fuente mas cercana, "Percepción y etiquetado de la experiencia violenta en las relaciones de noviazgo juvenil", de la Universidad de Sevilla, año 2015: "El 44,6% sufrió alguna situación de violencia de pareja no percibida, fundamentalmente por «desapego» (30,0%) y «coerción» (25,1%). Toda forma de violencia de pareja fue más perpetrada por las mujeres. La mayor diferencia según sexo se encontró en «castigo emocional» (sufrido por el 20,9% de los varones y el 7,6% de las mujeres) y en «violencia física» (6,6% y 2,3%, respectivamente)."
http://www.gacetasanitaria.org/es/percepcion-etiquetado-experiencia-violenta-las/articulo/S0213911114002039/
Una y otra y otra vez, cientos de estudios en todo el mundo han demostrado que la violencia en la pareja se da de mujeres a hombres tanto como de hombres a mujeres. Una, y otra y otra vez, los hechos han sido ocultado y los investigadores han sido acosados, amenazados y condenados al ostracismo. El metaestudio de la web Escorrecto.org es simplemente demoledor:
http://www.escorrecto.org/

La violencia femenina, como los hombres maltratados, como la epidemia de suicidios o el horror de los hombres victimas de violacion, pasan desapercibidos. La vida del hombre vale menos que la de la mujer. Como dice usted mismo, "solo faltaría que fuese lo contrario".
"Solo faltaria que fuese lo contrario", porque Miguel Angel Blanco, o Martin Luther King o la enesima victima inocente de las maras hondureñas, son hombres y por tanto, bestias depredadoras que se merecen todo lo que les pase.
¿A que si?

Pitiklinov dijo...

Idea21,
haz el favor de no atribuirme posturas que no predico y olvidarte de lo que sí predico. El tema de esta entrada es que las explicación del feminismo para la violencia de pareja (que se basa en que la agresión a la mujer es por el hecho de ser mujer y por el machismo) no puede explicar la violencia que ocurre en parejas homosexuales, por ejemplo que un hombres mate a su pareja masculina. Yo no veo que hayas dado ningún argumento que refute esto.

Unknown dijo...

Lo que propones Pablo en este y otros articulos es esencial, esta demostrado y como vemos, a pesar de toda la argumentacion y datos en contra del pensamiento dominante, a la hora de afrontar la mal denominada violencia de genero muchas personas adoptan una perspectiva irracional...La naturaleza humana de primates y macacos en grupo no deja de estar presente...

Idea 21,
"La violencia e incorrecta en el mundo del Homo Sapiens [...], la ciencia social puede demostrar como se ha controlado la agresion a lo largo de este proceso dando como resultado una mayor cooperacion".

En primer lugar, todos los animales ejercen la agresion y en necesaria para la supervivencia. La violencia se ha definido como la agresividad ejercida de forma racional por el ser humano. Afirmar que la violencia es incorrecta en el Homo sapiens es negar la misma naturaleza del ser humano. No subestimo el alcance de tus creencias porque estan ampliamente extendidas en el mundo e incluso grandes pensadores como Richard Dawkings cree que el ser humano es eminentemente racionala pesar de todas las pruebas a favor de una naturaleza basicamente irracional (como en el resto de animales). Pero el mismo reconoce que la agresion forma parte de la naturaleza humana. Steven Pinker lo describe de manera prodigiosa en La Tabla Rasa. A mucha gente le cuesta reconocer y aceptar que no existe en Buen Salvaje y que la cultura no es la que modela mas al ser humano. Y no lo digo yo, lo dicen Steven Pinker, Gazzaniga, Le Doux, Dawkings etc etc etc. Pinker y Gazzaniga se preguntan en varios de sus libros lo siguiente. Si la cultura fuera la que previene la agresion, entonces deberiamos esperar que los niños muy pequeños fueran mas agresivos y esta se redujera con la educacion y la cultura. Sin embargo, comparado con chimpances, orangutanes y gorilas, el ser humano es mucho menos agresivo ya desde las primeras etapas en que la cultura aun no ha ejercido casi ningun efecto mesurable...La pregunta que se hacen estos autores no es porque los niños son tan agresivos en las escuelas, sino porque no lo son mas. Lo natural seria que el ser humano fuera aun mas violento y esto no es asi debido a la evolucion sobre todo BIOLOGICA y a procesos como la AUTODOMESTICACION de la cual Pablo ya ha escrito en varias ocasiones. Y etos procesos ocurren tambien en otras especies animales como sabemos.

En cualquier caso, el postmodernismo y la negacion de la naturaleza humana forman parte de la misma naturaleza humana irracional de la que hablo y que describen los grandes autores y estudios robustos replicados. Por tanto, la mejor demostracion de la naturaleza humana de la que hablamos Pablo y yo y tanta gente son las argumentaciones basadas en la emocionalidad y los prejuicios. Cada una de ellas fundamenta en la practica lo que mucha gente se niega a creer. ¡Pero que no es cuestion de creencias! Es cuestion de usar la razon de la que tanta gente habla

idea21 dijo...

"La violencia en parejas homosexuales supone un problema teórico importante para el feminismo"

Hay una diferencia entre decir que el feminismo no puede explicar la violencia en parejas homosexuales (¿y por qué iba a explicarlo, siendo un asunto diferente?) y que la violencia en parejas homosexuales "supone un problema teórico importante para el feminismo"

El feminismo no pretende explicar el problema de la violencia en general (en parejas homosexuales, en el deporte o en la educación de los niños...) solo da una explicación -parcial, sin duda, pero importante, y que merece ser tenida en cuenta- a un tipo especial de violencia: la violencia contra las mujeres por parte de sus parejas sexuales masculinas.

En cuanto a la lista de datos sobre que las mujeres son muy agresivas contra los hombres, supongo que siempre habrá formas de enfocar el término "agresión", pero en lo que no puede haber duda, pues es inequívoco, es en el número de mujeres asesinadas, hay no hay manipulación posible con preguntas capciosas ni con interpretaciones interesadas.

http://www.tribunafeminista.org/2016/11/hombres-asesinados-y-mentiras-resucitadas/

idea21 dijo...

Aquí nadie niega la naturaleza humana. Y en ningún momento he dicho que el que se pueda controlar la violencia humana no implica que no exista, sino todo lo contrario (primero, para que la controlemos, tiene que existir...).

"Si la cultura fuera la que previene la agresion, entonces deberiamos esperar que los niños muy pequeños fueran mas agresivos y esta se redujera con la educacion y la cultura. Sin embargo, comparado con chimpances, orangutanes y gorilas, el ser humano es mucho menos agresivo"

Lo has entendido mal. Por supuesto que los niños son menos agresivos que los chimpancés... pero siguen siendo mucho más agresivos que los adultos humanos sometidos a control cultural. De la misma manera que un ciudadano salvadoreño o hondureño es estadísticamente más agresivo que uno español o danés https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_tasa_de_homicidio_intencional

El que entra en negacionismo es el que niega el hecho de que las sociedades han evolucionado para el control de la violencia (de hecho, ésa es la esencia de todo el proceso civilizador). Lo de la autodomesticación está muy bien y puede que influya algo (aunque hasta el momento no he leído nada sobre estudios comparativos entre el comportamiento agresivo de los pueblos civilizados y el de las sociedades tradicionales...) pero ¿tú crees que los ciudadanos hondureños o salvadoreños están menos "autodomesticados" que los españoles? ¿no será más bien que viven en sociedades distintas?

anónimo dijo...

Creo que eres tú quien no me ha entendido. No he dicho nada que contraríe tu tesis sobre la cultura, solo ponía en duda la hipótesis de que toda la carga de agresividad y violencia se deba al hecho de la diferencia sexual y no a otros mecaniwmos de poder.
No entiendo tampoco por qué crees que son excluyentes (o contradictorias) la idea de que hay sociedades culturalmente diferentes y la de la autodomesticación, ¿no podría haber sociedades más autodomesticadas que otras? Por cierto, si no hay estudios sobre estos temas, seguramente es por cierto miedo a ser tachados de racistas o de negacionistas. Por cierto, el término "negacionismo" que utilizas proviene de hechos absolutamente racistas, como sucedió con la expresión "nunca más". Estoy en contra de la banalización de estos sucesos y, por tanto, del traslado de contexto de sus expresiones.

Asturchale y Chulo dijo...

Entiendo: "la pintura provoca humedades. Por eso las casas pintadas de esta ciudad estan arrasadas" "Oiga, que las casas con ladrillo visto tienen tanta humedad. O mas". "Eso no me importa, yo venia a denunciar las maldades de la pintura, el resto que se las arreglen".
Si la violencia de algunos maridos contra sus mujeres es resultado del machismo y la misoginia, entonces no deberia haber violencia conyugal en las parejas homosexuales, al menos no tanta. Pero resulta que si la hay, tanta o mas. Por tanto, EL PATRIARCADO NO SIRVE COMO EXPLICACION DE LA VIOLENCIA ENTRE MARIDO Y MUJER.

Se me repliega usted al dogma indiscutible, el de las mujeres asesinadas por sus maridos, y me dice que ahi no cabe manipulacion posible. Pues resulta que el otro dia me encontre una noticia sobre una mujer rusa, en Mallorca, que asesino a su marido y le arranco la carne de los huesos para dar de comer a los perros. La mujer le maltrataba y el habia tenido que pedir ayuda a los vecinos en repetidas ocasiones. Cuando le presentaron la noticia a Barbijaputa, la famosa blogger feminista de Eldiario.es, su respuesta fue "Defensa propia".
https://twitter.com/elsacodelcoco/status/948495642250399746

¿Ves? Siempre se puede manipular.
Me enlazas ademas un articulo del inefable Miguel Lorente. Es un señor que me resulta antipatico desde que dijo aquello de "la circuncision masculina es como cortarse las uñas" mientras mueren o quedan mutilados miles de niños y jovenes cada año. Pero ciñendonos a tu enlace, Nos habla Lorente de esas insignificantes muertes de maridos a manos de sus mujeres. Efectivamente, el informe del CGPJ recoge unicamente seis hombres asesinados en 2013. Ahora bien, David Prieto hizo un analisis de ese informe del CGPJ y sus resultados fueron alucinantes. Localizó esos seis asesinatos en la prensa local de toda España... asi como otros CINCO MAS. En total, once hombres asesinados en 2013 frente a cincuenta y cuatro mujeres.
https://plus.google.com/+DavidPrieto100/posts/iwZiQSAfGKy

Son menos que ellas, pero no son una cifra infinitesimal. Y lo escandaloso es que nos lo estan ocultando sistematicamente.
No: la violencia NO es el peor problema que afrontamos como sociedad. Esto no es El Salvador ni Siria, afortunadamente.

Propone usted renunciar a las relaciones de pareja para prevenir la violencia conyugal. Tambien podriamos prohibir la natacion, las piscinas y las playas, para prevenir las muertes por ahogamiento, 305 fallecidos en 2017. Y las escaleras, para impedir desnucamientos. Y los coches y los camiones y los barcos. Podemos enterrarnos vivos en nichos individuales, totalmente protegidos de la violencia y el abuso interprersonal. Nos moririamos en cuestion de dias, pero tambien: ¡Que seguros estariamos entretanto!

La vida es lo que es: tiene sus riesgos. Lo gracioso es que precisamente ahora, cuando esos riesgos han sido reducidos hasta el minimo, es cuando mas aterrorizados parecemos y mas estamos dispuestos a sacrificar por una ilusoria "seguridad total".

Pitiklinov dijo...

Ya que hablas de la circuncisión Miguel Lorente debería ver esto ( imágenes muy explícitas, aviso):
https://ulwaluko.co.za/Photos.html?utm_content=buffer175d3&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer

idea21 dijo...

Anónimo, tú escribiste esto:
"Si la cultura fuera la que previene la agresion, entonces deberiamos esperar que los niños muy pequeños fueran mas agresivos y esta se redujera con la educacion y la cultura. "

El condicional "deberíamos" que utilizas demuestra con claridad que no entiendes que precisamente es la educación y la cultura la que reduce la agresividad infantil. No cabe "deberíamos" posible. En esta reseña puedes aprender un poco más acerca de la agresividad infantil: http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2016/03/solo-bebes-2013-paul-bloom.html

"No entiendo tampoco por qué crees que son excluyentes (o contradictorias) la idea de que hay sociedades culturalmente diferentes y la de la autodomesticación"

Por supuesto, yo no he escrito nada de eso, puesto que en lugar de ello escribí "Lo de la autodomesticación está muy bien y puede que influya algo" http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2015/06/la-explosion-de-hace-10000-anos-2009.html

En cuanto a lo del racismo que mencionas, no tengo ni idea de a qué te refieres, pero teniendo en cuenta la poca atención con la que lees mis comentarios (lo que creo que va en contra de tus intereses si te interesa saber y conocer) creo que no me voy a romper la cabeza buscando de dónde lo has sacado...

idea21 dijo...

"Propone usted renunciar a las relaciones de pareja para prevenir la violencia conyugal. "

No es exactamente eso, sino que no debemos anclarnos a las fórmulas convencionales en lo que se refiere a las relaciones sexuales y afectivas. Sería como volver a la situación del dogma de la mujer como "esposa y madre". No podemos saber cómo van a evolucionar las relaciones humanas en el futuro. A la vista de los cambios culturales que conocemos del pasado, el conformismo es irracional.

También estoy de acuerdo con que "el patriarcado" no explica la violencia entre marido y mujer, y estoy de acuerdo en que hay muchas causas a fenómenos tan complejos, pero me sigue pareciendo positiva la campaña contra el machismo y la violencia contra la mujer porque se refiere a un hecho real que además se relaciona con ciertos modelos de comportamiento agresivos que van más allá de la violencia contra la mujer. El machismo, la demostración de la hombría, está detrás de muchas otras formas de agresividad. Incluso afecta a las mujeres porque muchas imitan modelos masculinos (por una mal entendida tendencia a la igualdad).

Y por supuesto que la violencia es el principal problema humano. Violencia, agresividad, falta de empatía. El conformismo y el fatalismo de que tales tendencias humanas, por ser naturales, no pueden ser controladas, nos cierra el camino a nuevas fórmulas de avance social. Lo que la agresividad puede hacer en las más atroces formas de violencia lo sabemos bien, pero el límite cultural al control de la agresión aún lo desconocemos.

Efrain Flores Bonifacio dijo...

Gracias por tu respuesta, Pablo, te responderé sin que hayas dicho una sola palabra sobre mi última pregunta y afirmación: ¿vivimos o no en una sociedad de predominio masculino?¿El patriarcado como fenómeno histórico - que existió al margen de tus deseos- produjo o no remanentes culturales en la forma como varón y mujer se relacionan?
Me dices:
"Sólo explícame sin recurrir a generalizaciones vacías como la "interiorización" de no sé qué cosas lo siguiente: ¿qué tiene que ver lo que yo piense de las mujeres, y que las considere por ejemplo inferiores a los hombres, para matar a mi pareja hombre? Explícame el mecanismo"

Yo sí te responderé: La interiorización de información social (el tipo de rol de género que asumimos es parte de ello) no es una generalización vacía, nos convertimos en seres humanos humanos cuando realizamos esa interiorización, si no me crees deja a un bebe solo durante 15 dias para que veas si su determinación genética lo humaniza.

La concepciones de género se aprende desde pequeños, y es obvio que no es lo único que cuenta, no he dicho lo contrario, lo que sí he dicho es que es una variable que es un mediador en ese tipo de violencia porque existen drogadictos, antisociales y psicóticos que no agreden a sus parejas. Si un niño es educado en educación sexista (la de predominio masculino), tendrá la tendencia a ver a las niñas como "hechas para la casa" y no para la calle porque a las calle sólo van las "putas" y no las mujeres de bien, como ejemplo grueso de ese tipo de educación que tiene aristas más sutiles ¿no te parece que esa cognición estimula la hostilidad si en su relación de pareja como adulto observa que quiere ir a una fiesta con sus amigas y sin él? Seguramente habrán otras variables, que decidan si le asesta un golpe o no a su pareja si se enoja, como el autocontrol, su grado de empatía o su nivel de dependencia/independencia emocional pero ¿por qué tendría que molestarse por verla a ella independiente y no sujeta a él? ¿de qué neurotransmisores depende ese enojo concreto?

Es parecido lo que sucede a un homosexual, éste es un varón que ama a otro varón ¿y no ha sido educado en base a una concepción de cómo debe ser como varón al margen de su orientación sexual?¿o existen "valores morales heterosexuales" y otros "homosexuales"? ¿en razón de qué criterio se podría concebir que no hay rol de género en los homosexuales? ¿Una lesbiana no es una mujer que ama a otra mujer?¿y a una mujer no se le educa sobre cómo debe ser como mujer, desde pequeña , al margen de su orientación sexual? ¿acaso no produce frustración y hostilidad que una pareja no encaje con la idea paradigmática que se tiene sobre "CÓMO" debe ser la pareja?

El homicidio ciertamente es multicausal, pero muchos asesinos de sus parejas han comenzado con agresiones pequeñas que han ido creciendo en ESE CAMPO, es decir, en muchos casos son personas que son buenos ciudadanos, vecinos, hijos, hermanos, respetados en su trabajo y hasta intelectuales, que sólo han expresado descontrol con la pareja y con nadie más,incluso respetan mucho a otras mujeres que no son su pareja.

El patriarcado es un concepto general, los individuos aprenden ideas, concepciones, modos de vincularse del cual tienen que hacerse responsables, eso es obvio, pero esas representaciones sociales y conceptos no surgen de sus mentes por "generación espontánea", las aprenden de una fuente, esa es la familia y las familias no viven en las nubes sino en sociedad concretas que poseen valores (información social) que pre existen a los individuos, y tienes razón, la solución pasa por entender la naturaleza humana ¿qué es un ser humano? es en esencia y ante todo, un ser social, tú no partes de esa concepción, ahí está nuestra diferencia.

Pitiklinov dijo...

Hola Efrain,

Te hago unas precisiones primero y contesto a dos cosas que dices (una de ellas una que dices que no he contestado) y luego te interpelo sobre lo que tú dices que contestas a una pregunta muy directa mía pero a mí no me parece una contestación en absoluto.

En primer lugar coincidimos por completo en que el ser humano es un ser social. Cualquiera que estudie evolución lo tiene muy claro. Fíjate que ya éramos sociales antes de ser humanos. El ancestro que compartimos con el chimpancé ya era social. Lo que me parece un error es contraponer ser un animal social con la biología, evidentemente tenemos una biología de animal social y sin esa biología no podríamos correr nuestra capacidad de ser sociales. Por ejemplo, el germen de nuestra esencia social, la relación madre hijo, tiene su base en la relación del apego con toda una base neurobiológica con hormonas como los opioides y la oxitocina, etc. Tú pareces pensar que la cultura, el aprendizaje y la educación van por libre en el ser humano. Me dices que deje solo a un niño y yo te digo que si crees que todo es socialización y aprendizaje intenta socializar a un conejo o a un chimpancé y a ver si se educa como un niño. Verás que no tendrías éxito.

Con respecto al patriarcado te contesto muy claramente: yo no vivo en un patriarcado. Yo vivo en una sociedad donde hay igualdad de oportunidades y de derechos para chicos y chicas. A mí me han enseñado que está mal matar, robar y violar y es lo que he enseñado a mis hijos y lo que se enseña en los colegios y en las familias de mi alrededor. Ninguno de mis amigos que tiene hijas, ni mi hermano, las han educado para quedarse en casa sino que han elegido las carreras que han querido -o podido, según sus capacidades- exactamente igual que sus hermanos. Y trabajan en casa exactamente igual que sus hermanos: nada. Mi sobrina ha elegido arquitectura y mi sobrino ingeniería, exactamente con la misma libertad.

Antes de ir a tu supuesta contestación, una cosa más. Tú no paras de hablar de los roles de género y su centralidad en nuestra conducta, pero creo que te olvidas de que somos personas y que las personas tienen conflictos entre ellas. No todo lo que ocurre entre dos personas de distinto sexo se debe al sexo. Un marido puede tener problemas con su ex-mujer de la que se ha separado porque no le deja ver a los hijos o le sigue pidiendo una pensión cuando él está en paro o lo que sea (y los tendría igual si su ex fuera un hombre). Un trabajador varón puede tener un problema con una compañera mujer por diferencias sobre la calidad o cantidad de su trabajo o la actuación de cada uno con respecto a clientes, compañeros o jefes. Todo eso son conflictos entre personas. Y el marido o trabajador (o la mujer o trabajadora) puede sentirse airados, humillados, no escuchados y pueden en determinado momento recurrir a la violencia para defender sus intereses. Nada de eso tiene que ver con el género aunque hoy en día sería considerado automáticamente violencia de género si es de un hombre contra una mujer. Esto es muy fácil de entender si volvemos a la comparación con el racismo. No todo lo que hace un jefe blanco a un trabajador negro es racismo. Puede que le despida porque es un mal trabajador o llega todos los días tarde al trabajo. Pero si le paga menos o le da peores trabajos porque cree que por su color de piel es inferior, entonces sí sería racismo. Con el género ocurre lo mismo, hay que diferenciar los problemas con una persona cuando la causa es lo que “hace” de cuando la causa es lo que “es”

Pitiklinov dijo...

Y vamos a ver tu contestación al tema de esta entrada que es explicar la violencia homosexual con la teoría feminista del machismo o del patriarcado. Dices que lo vas a explicar pero entras en un ovillo de cosas cuyo eje son los roles de género donde me pierdo. Llego a entender que todos tenemos roles de género y que los roles de género explican todo, la violencia que nos interesa en este caso, la de parejas homosexuales. Creo que tus argumentos no funcionan o se me escapa algo. Creo que tienes que explicar mejor de qué hablas cuando hablas de roles de género y cómo esos roles producen la violencia porque a mí me faltan pasos. Es como si para explicar cómo se tienen los niños le explicas a tu hijo que se escribe una carta a la cigüeña y ya está, te llega un niño a casa. ¿Puedes ser más específico? En mi contestación anterior yo fui muy específico. Te ponía ejemplos de un hombres con T. de personalidad e impulsividad que además han bebido (y que además ha tenido una educación sexista, si quieres) que tiene un conflicto con su esposa y recurre a la violencia. Y eso lo entiendo y lo considero específico. No me faltan pasos. En tu explicación de la violencia homosexual con el patriarcado/machismo me faltan todos los pasos.

Partimos de que el machismo consiste en considerar inferior a la mujer y que el patriarcado es un supuesto sistema de dominación de los hombres sobre las mujeres. Y te concedo -para los efectos de la discusión- que con eso puedas explicar la violencia hombre-mujer. Pero luego dices que las lesbianas tienen también roles de género y con ellos explicas la violencia mujer-mujer. Y luego los hombres también tienen roles de género (los mismos que les valen para matar mujeres) y con esos mismos roles los usan para matar a sus parejas masculinas. Yo no sé si te quedas satisfecho con tus explicaciones pero yo no entiendo nada. Te remito a la analogía con el racismo: con una explicación racista que considera a los negros inferiores no entiendo que me puedas explicar el considerar a los suecos inferiores. Creo que eso mismo haces tú cuando aplicas lo de los roles contra las mujeres para explicar la violencia de gays y lesbianas.

Aceptas, al igual que yo, que el origen de esta violencia es multicausal pero dices cosas como que no todos los alcohólicos o enfermo mentales son agresivos con sus parejas. Por supuesto. Les faltan otros factores. Yo te puedo aplicar el mismo argumento. Cómo explicas que si el machismo es tan prevalente y nuestra cultura es patriarcal y nos han enseñado en nuestras familias a golpear y subestimar a las mujeres, ¿cómo explicas que la mayoría de los hombres no lo haga? ¿Cómo explicas con una cosa que es universal (el machismo/patriarcado) algo que es más reducido? No te parece que, además del machismo (que acepto como una de las causas de la violencia heterosexual) tiene que haber otros factores?

Te propongo un experimento mental a ver si de esta manera consigo que entiendas mi punto de vista. Imagina la sociedad actual que según tu opinión es patriarcal, sexista y demás. Una sociedad donde aquí en España tenemos unas 50 mujeres asesinadas al año por sus maridos. No cambiamos nada, todo sigue igual. Bien, ahora imagina que por una infección vírica -o por una droga- todos los hombres se convierten en homosexuales. ¿Qué crees que pasaría con la violencia contra las mujeres? ¿Crees que seguiría habiendo 50 mujeres asesinadas por sus maridos o crees que no? Yo creo que no, creo que los hombres no convivirían con mujeres, no tendrían conflictos con ellas y los tendrían con sus parejas masculinas y probablemente las 50 víctimas anuales serían hombres. Pero date cuenta de que no han cambiado ni los roles de género, ni el sexismo, ni el patriarcado, ni la socialización, ni nada de lo que tú consideras importante. Lo único que habría cambiado es la orientación sexual. Y por ello cambia el sexo de la persona con la que vas a tener los conflictos de convivencia. ¿Qué es lo importante entonces?

Por mi parte lo dejamos aquí porque no sé cómo explicarme mejor.
Saludos

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el blog. Quiero destacar el soporte bibliográfico, su perfil académico, y en estos tiempos se transforman en un balance al debate sobre la violencia. Quisiera hacer unas preguntas: cómo ven la relación violencia- capitalismo. Existe en todas las sociedades? En todas las épocas? En algún lugar leí que los hombres tienen tendencia a responder con violencia física y las mujeres con violencia psicológica o verbal. Si la violencia es una respuesta, por qué en el debate se niegan los disparadores? No importa que hizo antes el otro. Uno de los detonantes parece ser la frustración y la impotencia acumulada. Y sabemos q cuando alguien acumula, cuando responde lo hace de forma desmedida. si no es el patriarcado ni el machismo las causas de la violencia contra la mujer ( y las otras configuraciones de pareja), cuál sería las hipótesis alternativas. Saludos. Roberto

F dijo...

Hay otra forma de violencia de pareja o expareja que también debería mencionarse.

La violencia de un hombre contra el segundo marido o el novio de su exmujer. También puede ocurrir al revés: la violencia del segundo marido contra el primer marido de su esposa.

Y eso también puede ocurrir con mujeres: la violencia de una mujer contra la segunda esposa de su exmarido. Y también lo contrario: violencia de la segunda esposa contra la primera esposa.

También pueden ocurrir violencias similares antes del divorcio. Violencia del marido contra el amante de su esposa. O violencia del amante contra el marido (incluso en casos con la colaboración de la esposa).

F dijo...

Imaginemos la situación siguiente (bastante verosímil y que ha ocurrido varias veces).

Un hombre sospecha que su esposa le es adúltera. Encuentra a su mujer con su amante, ambos en la cama, y mata a ambos. De los dos homicidios, ¿son ambos violencia de género? ¿Solamente uno de ellos? ¿Ninguno?

Si resulta que los dos homicidios se han cometido en el mismo momento y por el mismo motivo, ¿es razonable decir que uno es violencia de género y el otro no?

F dijo...

El asesinato de la fiscal Carmen Tagle por la organización terrorista ETA, ¿fue violencia de género? ¿Fue asesinada Carmen Tagle solamente por ser mujer?

F dijo...

Una afirmación sobre la violencia de género es: "Todas las violencias en la pareja de hombres como mujeres es una violencia específicamente dirigida contra las mujeres por el simple hecho de ser mujer." No se dice "algunas" o "la mayoría" sino "todas". Otra cosa que dicen es: "Los casos de violencia de pareja de mujeres contra hombres o en parejas homosexuales es otra cosa. No es violencia de género. No está dirigida específicamente contra alguien por ser hombre o mujer. Se trata de una violencia común, no específica."

Vamos a analizar estas afirmaciones u otras similares. Vamos a establecer la violencia de parejas heterosexual en tres categorías distintas, sin mencionar todavía si existe o no violencia en cada categoría:

1º Violencia de pareja tipo A. Se trata de violencia "común", "no específica". No está dirigida contra una persona, aun siendo hombre o mujer, solamente por su sexo.

2º Violencia de pareja tipo B. Se trata de violencia de pareja dirigida contra hombres solamente por ser hombres. Es violencia de género, por tanto, dirigida contra los hombres. Todavía no menciono si este tipo de violencia existe o no. Evidentemente, las mujeres son inmunes a este tipo de violencia, si existe. Esta inmunidad no es fruto de evidencia empírica, sino que es una consecuencia de su definición. La afirmación feminista es que no existe este tipo de violencia.

3º Violencia de pareja tipo C. Se trata de violencia de pareja dirigida contra mujeres solamente por ser mujeres. Es violencia de género, por tanto, dirigida contra las mujeres. Evidentemente, los hombres no pueden ser víctimas de este tipo de violencia. Esto último no es una evidencia empírica, sino una consecuencia de la definición.

Quede claro que todavía no me pronuncio todavía sobre sí existen estos tipos de violencia o no. Solamente estoy clasificando los casos imaginables posibles, sin decir si ha existido alguna vez algún caso o no.

Se podría decir que nunca han existido casos de violencia de pareja de tipo A ni de tipo B sin incurrir en contradicción. Pero la evidencia empírica demuestra que hay casos de violencia de pareja de mujeres contra hombres. Hay que admitir, por tanto, que han existido algunos casos de violencia de pareja de tipo A o de tipo B o de ambos.

La ortodoxia feminista hace la afirmación "Todos los casos de violencia de pareja de hombres contra mujeres está específicamente dirigida contra mujeres por ser mujeres". Es decir, que siempre se trata de tipo C y que además no existe la de tipo B. Pero esto es contradictorio. Caben dos opciones y ambas nos conducen a una contradicción:

1º La violencia de pareja de hombres contra mujeres algunas veces es de tipo A, o sea es "violencia común", "violencia no específica". Esto contradice la afirmación de que siempre es violencia de género, de tipo C.

2º La violencia de pareja de hombres contra mujeres nunca es de tipo A. O sea, nunca es "violencia común". Entonces, resulta que las mujeres, en su relación con hombres, nunca sufren la violencia de tipo A, son inmunes a ella. Pero entonces, si la violencia común nunca afecta a las mujeres... ¡ya no es violencia común! Si las mujeres son inmunes a la violencia de tipo A, ¡ya no es violencia de tipo A, sino de tipo B! Es algo contradictorio decir que una violencia es "de tipo común", o sea de tipo A, y luego proclamar que las mujeres nunca son víctimas de ella. Si hay una violencia que solamente afectan a hombres, entonces se trata de violencia de tipo B, aunque sea por exclusión. Esto contradice la afirmación de que nunca existe la violencia de tipo B.

¿Se puede saber que tienen de especial las mujeres heterosexuales que las hace inmunes a la violencia tipo A?

Una afirmación feminista podría ser que las mujeres sufren la violencia común (tipo A) y, además, la violencia específicamente dirigida contra las mujeres (tipo C) y luego, además, decir que toda la violencia de pareja heterosexual es de tipo C. Esto es una contradicción.

F dijo...

O dicho de otra forma, si las mujeres nunca sufren violencia común, ya no se trata de violencia común, sino violencia específica contra hombres, puesto que nunca afecta a las mujeres.

Si en algunos casos las mujeres sufren violencia común, esto contradice la afirmación de que siempre se trata de violencia de género.

F dijo...

Supongamos que queremos saber si existe algún tipo de violencia de género específicamente dirigida contra las mujeres por ser mujeres, de forma evidente e indiscutible.

Veamos, por ejemplo, con el voto femenino. Ha habido países en determinadas épocas donde las mujeres no tenían derecho a voto. Para constatar este hecho, bastaba con consultar las leyes y ver que excluían expresamente a las mujeres (diciéndolo de forma clara o evidente) o que incluían expresamente solamente a los hombres. Por supuesto que las afirmaciones "Las mujeres no tendrán derecho a voto" y "Solamente los varones tendrán derecho a voto" son equivalentes.

Si en la ley aparece de forma clara y, además, con carácter general, es de forma indiscutible, violencia de género contra las mujeres.

Ahora bien, imaginemos un país donde el derecho de voto no está establecido en una ley de carácter claro y general. Es el alcalde de cada municipio el que, después de una entrevista con la persona en cuestión, decide concederle o no el derecho de voto y sin tener obligación legal de explicar su decisión. Esos alcaldes, además, no obedecen en ese asunto a ninguna autoridad central y pueden decidir por su cuenta sin consultar con otros alcaldes. No cabe recurso contra las decisiones de los alcaldes.

¿Habría en ese caso violencia de género? Desde luego, sería difícil de demostrar. El asunto depende de la decisión de muchos alcaldes distintos, que pueden tener distintas motivaciones, que no tienen que ponerse de acuerdo, que pueden tener distintos criterios. Además, cada alcalde individual puede variar de criterio de forma arbitraria.

Naturalmente, se podría establecer de forma arbitraria por una ortodoxia feminista que las mujeres excluidas del voto lo han sido solamente por ser mujeres, sin demostrarlo. Pero eso no lo demuestra. Lo que sí está demostrado cuando las leyes excluyen claramente el voto femenino.

Pues lo mismo ocurre con la violencia de pareja. Se trata de delitos cometidos por muchos hombres distintos, que no obran de común acuerdo, que pueden tener muchas motivaciones diferentes, que delinquen en circunstancias diferentes y en momentos diferentes. No se puede asegurar que se trata de violencia de género.

F dijo...

La exclusión del voto femenino es violencia de género de forma indiscutible cuando las leyes lo dicen de forma clara y evidente.

De igual forma, la obligación de prestar el servicio militar solamente para los varones es de forma indiscutible violencia de género contra los hombres cuando las leyes establecen de forma clara y evidente que solamente los varones tienen obligación de hacer dicho servicio militar obligatorio.

F dijo...

Igualmente que puede haber discriminación contra las mujeres, también puede haber discriminación por otros motivos.

No sería razonable decir que siempre que un negro es víctima, lo ha sido únicamente por ser negro. A veces podría haber otros motivos.

Supongamos ahora que un hombre protestante, blanco y heterosexual maltrata a su cónyuge, que es mujer, negra y católica. ¿Qué afirmamos sobre este asunto? ¿Afirmamos, sin más prueba, que la maltrata solamente por ser mujer? ¿O afirmamos, sin más prueba, que la maltrata solamente por ser de raza negra? ¿O afirmamos, sin más prueba, que la maltrata solamente por ser católica? ¿O decimos, de forma razonable, "vete tú a saber, necesito más datos"?

F dijo...

En relación con el machismo, deberíamos recordar algo evidente:

1º Puede ocurrir que, en una sociedad patriarcal y machista, haya algunos hombres que no tengan mentalidad machista.

2º También puede ocurrir lo contrario, que en una sociedad nada machista, algunos individuos aislados tengan una mentalidad machista.

3º También puede ocurrir que una persona, aun siendo machista, realice algunas acciones sin relación alguna con su cualidad de machista.

F dijo...

Resulta, por tanto, absurdo pensar que en la supresión del machismo está la solución de todos los males.

F dijo...

Cuando se tienen ideas preconcebidas se pueden hacer muchas afirmaciones no demostradas y que, además, pueden ser distintas según cuáles sean esas ideas preconcebidas.

En una conversación, una mujer negra de 20 años dice: "En mi país hay elecciones. Pero yo no tengo derecho a voto." ¿Por qué esa persona no tiene derecho a voto?

Una persona cuya mayor preocupación es el racismo puede pensar, de forma gratuita, que, por supuesto, esa persona carece de derecho a voto por ser de raza negra.

Otra persona, cuya mayor preocupación es el machismo, puede pensar, de forma gratuita, que, por supuesto, esa persona carece de derecho a voto por ser mujer.

Una persona razonable pensaría: "Me faltan datos. Tendría que conocer la legislación de dicho país."

Y finalmente, cabe otra posibilidad: es posible que en ese país el derecho a voto sea a partir de los 21 años, aunque en otros sea a partir de los 18 años.

F dijo...

Se ha dicho que la educación por la igualdad evitará la violencia de pareja de hombres contra mujeres. Entonces yo pregunto, ¿entre iguales nunca hay violencia?