domingo, 29 de noviembre de 2015

Psicología Evolucionista del Terrorismo Suicida


Una de las nociones más destructivas en la historia del pensamiento humano es la utopía. La idea de que puedes formar una sociedad perfecta, ya sea en esta vida o en otra posterior, es muy destructiva. Porque la consecuencia es que no importa si has matado a un millón de personas por el camino: el objetivo es la perfección y eso disculpa cualquier crimen. Es una fantasía que ha tenido sus equivalentes seculares, en el comunismo soviético, por ejemplo, y también en los nazis. La idea de la redención, una idea milenaria, siempre requiere enemigos.”
-Ian McEwan

El terrorismo suicida ha aumentado en las últimas décadas y los investigadores están redoblando sus esfuerzos para entender por qué ocurren este tipo de conductas. Muchos autores aportan explicaciones “proximales”, refiriéndose a causas sociales o psicológicas de los autores. Pero hay otro enfoque, el evolucionista, que intenta arrojar luz sobre las causas “últimas” de los fenómenos. Y en este caso es la arquitectura de nuestras mentes la que hace posible esta conducta: nuestras mentes son vulnerables a ser convencidas para poner nuestros ideales por encima de nuestras vidas. Y esta es la pregunta que un enfoque evolucionista se plantea, ¿por qué están diseñadas nuestras mentes de manera que algo inmaterial como las ideas puede ponerse por encima de la propia vida?

James Liddle y Todd Shacklelford intentan contestar a esta pregunta en un artículo reciente que voy a comentar. Dado que, como hablábamos en la entrada anterior, la gran mayoría de los que comenten terrorismo suicida tienen fuertes ideas religiosas los autores comienzan hablando de la psicología evolucionista de la religión. Voy a resumir brevemente esa parte para tratar luego lo que proponen con respecto a la psicología evolucionista del terrorismo suicida propiamente dicho.

Con respecto  a las explicaciones evolucionistas de la religión las podemos dividir en dos grupos: aquellas que la consideran un sub-producto de otras adaptaciones psicológicas humanas, y las que consideran a la religión como una adaptación. La opinión más extendida es que la religión es un subproducto resultado de la interacción de varios mecanismos psicológicos evolucionados y la evolución cultural. Uno de esos mecanismos sería el “Dispositivo hipersensible de detección de agencia” (HADD, “hypersensitive agent detection device”) que fue propuesto por Guthrie , aunque el nombre procede de Barrett. Los humanos tenemos tendencia a detectar agencia en el entono incluso cuando no existe, y esto tiene sentido evolutivamente. Detectar adecuadamente depredadores suponía la diferencia entre la vida y la muerte pero para ello había que interpretar estímulos en el ambiente que eran ambiguos: oír un ruido en los matorrales. Dado un estímulo ambiguo es mejor pasarse creyendo que hay algo ( falso positivo) que pensar que no lo hay y que lo haya (falso negativo). Si creo que puede haber un tigre y me pongo en guardia y luego no lo hay el daño para mí y mis futuros descendientes es menor que si creo que no hay nada y luego resulta que sí hay un tigre. La naturaleza sigue el mismo principio que los detectores de humo.

Por lo tanto, existe una presión selectiva para esta hipersensibilidad en la detección de agencia y muchos autores han demostrado que esta tendencia existe y que aparece en la infancia. Este mecanismo psicológico sienta las bases para creer en agentes sobrenaturales (espíritus, fantasmas, dioses…) ante ciertas clases de estímulos. Pero está claro que este mecanismo no puede ser la única explicación de las creencias religiosas. Otro mecanismo que se ha propuesto, por Pascal Boyer, es el “concepto mínimamente contraintuitivo”. Esta idea (que también es de Barrett) se refiere a que agentes con alguna característica contraintuitiva son mejor recordados que los agentes habituales, por ejemplo una persona que atraviesa paredes. Los agentes sobrenaturales suelen ser mínimamente contraintuitivos en el sentido de que violan algunas expectativas pero en muchas otras son exactamente iguales a nosotros (los dioses griegos por ejemplo tienen poderes especiales pero en el resto de cosas son celosos, interesados en el sexo, iracundos, etc., igual que los humanos). Hay experimentos que demuestran que esta idea de Boyer es acertada y los niños , por ejemplo, recuerdan mucho mejor estos agentes mínimamente contraintuitivos.

Estas pinceladas por lo que respecta a la visión de la religión como subproducto, pero hay autores que afirman que es una adaptación. Algunos autores plantean que la religión es buena para la salud, pero parece que esto podría ser un efecto indirecto al evitar la soledad que sí se sabe que tiene efectos negativos en la salud. La hipótesis más consistente de la religión como adaptación es la que propone que la religión es un pegamento que favorece la cohesión social y las conductas cooperativas y prosociales dentro del grupo. La revisión de la literatura apoya esta opción aunque no excluye la hipótesis alternativa de que sea un subproducto. De hecho, ambas poden combinarse. Es posible que la religión sea una exaptación, es decir, que originalmente fue un producto de determinados mecanismos psicológicos humanos, como la hiperdetección de agencia y luego pasó a servir a la función adoptiva de facilitar la cooperación dentro de los grupos humanos. Por último, podríamos hablar de los memes, algo que está de capa caída. Pero los trataremos más adelante. 

Pasamos ya a hablar del fenómeno del terrorismo suicida. Los primero que debemos decir es que la relación entre creencias religiosas y terrorismo suicida no está suficientemente probada, los datos empíricos que la apoyan no son lo suficientemente convincentes pero tampoco son convincentes los datos que la rechazan. Así que la conclusión es que este punto es objeto de debate. 

Aceptando la relación y avanzando en el análisis, Liddle y Shackelford recurren como una posible explicación a la selección de parentesco (kin selection). Es decir, podría ser que estas conductas persistan por el beneficio que suponen para los familiares de los terroristas. Esta hipótesis tiene bastante apoyo en los datos demográficos de los suicidas palestinos. Según Pedahzur y cols., el 84,2% de los terroristas suicidas de esta región son solteros y, además, el 81% de ellos proceden de familias con más de ocho miembros. Teniendo en cuenta que el estatus y honor que se concede a los familiares, e incluso el hecho de que Hamas paga a estas familias entre 10.000 y 25.000$, sí hay apoyo para pensar que la selección de parentesco podría explicar esta conducta, por lo menos en Palestina. No sabemos si ocurre lo mismo en otros lugares.

Otra explicación relacionada con la selección de parentesco, aunque se trataría más de un subproducto (o de algo cultural) sería lo que podemos denominar “secuestro del mecanismo de la selección de parentesco”. El terrorismo suicida se puede apoyar en la selección de parentesco, “engañar” a este mecanismo psicológico adaptativo para conseguir que los terroristas sean capaces de suicidarse por alguien que no está relacionado genéticamente con ellos, pero a los que consideran sus “hermanos” o su “familia”. Dicho de otra manera, el grupo al que uno pertenece pasa a ser considerado como una “familia ficticia”. Esto es algo que tiene mucho apoyo porque todas las religiones han recurrido desde siempre al lenguaje “familiar” a hablar de que los miembros de la religión son “hermanos” “hijos” de Dios…que Dios es “padre”, etc. Es decir, estas técnicas conseguirían que un mecanismo adaptativo producto de la selección natural se activara cuando no debe. Sería lago parecido a la atracción que sentimos por los bebés de otras especies, instinto que se desarrolló en nosotros para ser atraídos por nuestros bebés; lo que ocurre es que como todos los bebés, por lo menos de mamíferos, tienen ciertos rasgos en común, este mecanismo se nos dispara por algo para lo que no fue seleccionado.

Vamos a hablar de memes. Podría ser que el terrorismo suicida persiste porque las ideas y creencias de las sectas y grupos religiosos “parasitan” el cerebro de sus seguidores, y los actos terroristas servirían el propósito de propagar esos memes. Este planteamiento se basa en el hecho que hemos comentado con frecuencia en este blog del asombroso parecido que hay entre la transmisión de las ideas y la transmisión de los agentes infecciosos. Es claro que las ciencias de los terroristas son importantes para explicar los que hacen y estas creencias se pueden entender desde un enfoque memético. 

Muchos musulmanes explican que estos terroristas están malinterpretado el Islam. Si aplicamos la perspectiva memética vemos que la supervivencia de las creencias religiosas depende de cuáles sean las más exitosas en un ambiente determinado. Las creencias que promueven el martirio, condenan la herejía, la apostasía y las que resaltan las recompensas en la otra vida  por matar a los enemigos del Islam serían enfatizadas por los terroristas. Los musulmanes moderados no enfatizarían estas creencias sino las que promueven la paz, la tolerancia y las que condenan el martirio. Los dos tipos de creencias se encuentran en el Corán, pero los musulmanes moderados diferencian sus creencias de las de los terroristas. Preguntar si el Islam es una religión de paz o de guerra es una pregunta errónea porque, lo mismo que otras religiones organizadas, el Islam no consiste en un grupo homogéneo de creencias. El Islam ha evolucionado en varias “sub-especies” cada una con sus creencias y todas ellas derivan de un “ancestro común” (El Corán). Estas subespecies son resultado de diferentes presiones selectivas y diferentes grupos enfatizan y transmiten aquellas creencias que mejor se adaptan a sus necesidades. 

El artículo concluye con unas propuestas o direcciones en las que la investigación de este fenómeno podría progresar. En definitiva, los autores creen que la hipótesis de la selección de parentesco tanto la real como la “ficticia” tienen un poder explicativo que merece la pena explorar, y también el enfoque memético.

Estoy muy de acuerdo con el planteamiento de Ian McEwan que abre esta entrada sacado de una reciente entrevista. Comenzábamos preguntándonos por qué la mente humana está diseñada de manera que puede ser convencida para poner los ideales por encima de la vida. Coincido con McEwan en que la utopia es una fuerza destructiva, pero un enfoque evolucionista nos hace pensar que si existe es porque es también una fuerza creativa. Sin la utopia, sin la fe, sin creer en cosas que todavía no existen, no disfrutaríamos de avances que ahora tenemos y que han supuesto un gran progreso para la humanidad. Mira a tu alrededor y verás cantidad de cosas que no existían en la naturaleza, que existieron primero en la imaginación del alguien que luchó por hacer que se convirtieran en una realidad. La fe, las creencias, la utopía, son un arma de doble filo. El tiempo dirá a dónde conducirán a la especie humana. La autodestrucción es desde luego una posibilidad.


@pitiklinov

Referencia:

James R. Liddle y Todd Shackelford. Evolutionary Psychological Science of Suicide Terrorism.

Capítulo que aparecerán en el libro Understanding suicide terrorism: Psychological dynamics. Thousand Oaks, CA: Sage Kuma U (ed)

6 comentarios:

Masgüel dijo...

Sí señor.

https://www.youtube.com/watch?v=LfQ9rGwYriQ

Mikel Itulain dijo...

En relación a los terroristas suicidas palestinos, estamos ante un tema más complejo que el expuesto. La desesperación de alguien que ve matar a sus hermanos, hermanas, padre, madre, novia, amigos..., con total impunidad, estando sometido a una humillación prácticamente diaria, puede desatar y de hecho desata este tipo de reacciones extremas. Que sean jóvenes y solteros quienes lo hagan tiene su lógica: son los más decididos y los que aparentemente menos tienen que perder, aunque esto último no sea del todo cierto. La complejidad de la violencia en Palestina debe ser entendida. Siendo Israel el principal causante y motor de ella: http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2014/07/la-violencia-en-palestina-y-su-compleja.html

idea21 dijo...

"Estoy muy de acuerdo con el planteamiento de Ian McEwan que abre esta entrada sacado de una reciente entrevista. Comenzábamos preguntándonos por qué la mente humana está diseñada de manera que puede ser convencida para poner los ideales por encima de la vida. Coincido con McEwan en que la utopia es una fuerza destructiva, pero un enfoque evolucionista nos hace pensar que si existe es porque es también una fuerza creativa. Sin la utopia, sin la fe, sin creer en cosas que todavía no existen, no disfrutaríamos de avances que ahora tenemos y que han supuesto un gran progreso para la humanidad. "

No entiendo cómo Pitiklinov puede decir que está "muy de acuerdo" con las palabras del novelista Mc Ewan, cuando resulta que lo está contradiciendo al reconocer que la utopía es "una fuerza creativa". Eso es estar de acuerdo al 50 %, si acaso...

Mientras sigamos ignorando la naturaleza de la religión estaremos ignorando un elemento esencial del desarrollo social. Si hacemos equivaler religión al "subproducto de atribución de agencia" estamos equiparando la religión a supersticiones simples como el horóscopo o la brujería. En el post de Pitiklinov -excelente, por lo demás- faltan referencias a fanatismos políticos donde no aparecen para nada fenómenos mágicos o sobrenaturales. Los fanáticos marxistas o nacionalistas también se suicidaban.

La respuesta correcta, evidentemente, es la que se refiere a que "el grupo al que uno pertenece pasa a ser considerado como una “familia ficticia”. El terrorista suicida, sea Mohamed Atta o Gavrilo Princip, está vinculado visceralmente a una comunidad de "extrema confianza" fuera de la cual su vida no tiene sentido. Si se niega a suicidarse queda como un cobarde, pierde el honor... y ése es un motivo habitual de suicidio.

De la misma forma que la utopía tiene un lado siniestro y otro esperanzador, el poder de estas fuerzas emocionales que vinculan al individuo con el grupo guardan muestra también ambos aspectos. Un microbio puede matar, y otro salvarnos al constituir una vacuna.

Antonio H. dijo...

Yo elaboré otra teoría para el origen de la religión. El Homo Sapiens es una especie que es capaz de proyectarse, es decir, de ponerse en el lugar de otro individuo e imaginar sus sentimientos, ideas y planes. Eso es fundamental en una sociedad de primates inteligentes, donde el verdadero mundo en el que se mueve cada individuo es el de las relaciones sociales. En realidad, ese es nuestro ecosistema. Pero esa capacidad de proyectarnos no está restringida a los otros miembros de nuestra especie: como efecto colateral, nos proyectamos en otros seres: animales, plantas, fenómenos geológicos, fenómenos meteorológicos, fenómenos astrales, o parientes muertos. Al “poner alma” y atribuir emociones y pretensiones a estos seres, los convertimos en espíritus. Y así nace el “animismo”. Del animismo surge el politeísmo, y del politeísmo el monoteísmo. Todo no es más que el efecto colateral de una capacidad neurológica propia de nuestra especie (no sólo de la nuestra, pero especialmente desarrollada en ella).

Anónimo dijo...

Antonio H.,

Coincido con usted en que el hombre es un animal que proyecta su realidad íntima en los otros y en la realidad eh generai, y que bajo la formalidad que la evolución a bien ha tenido en darnos, poseemos. Pero al margen de esa sinergia proyectiva del la realidad intima con la realidad en general:

¿No cree que en aquello que consideramos más propiamente humano (lo que pueda diferenciarnos del resto de los animales, que no sólo es el hecho de la religiosidad) subyacen también “efectos colaterales” de esos? ¿No es todo lo cultural, la ciencia, la filosofía, el arte, la gastronomía, las actitudes sexuales que elaboramos... resultas en su origen de “efectos colaterales “de las estructuras neuronales surgidas por las impelencias evolutivas?

Es obvio, y necesario recordarlo, que el modo como el hombre se sabe y siente estar en la realidad, es un modo originado por “efectos colaterales” de lo neurológico. Me atrevería a decir que la realidad humana, la más propiamente humana, es la de vivir bajo unos “efectos colaterales” del copón, tan colaterales como constitutivos de “nuestro estar existiendo”. Existimos pues, misteriosamente, en una colateralidad surgida de impelencias biológico-evolutivas. De ahí partimos y ahí debemos llegar, no hay más posibilidad, el misterio de existir se anida con la realidad de ese modo .

Un saludo.

Unknown dijo...

“La mayoría de las ocupaciones militares no conducen a suicidios con bombas. Tiene que haber una ideología que pueda guiar a los hombres jóvenes a martirizarse por una causa superior. Esta ideología puede ser secular (como en el caso de los marxistas-leninistas Tigres de Tamil de Sri Lanka), o puede ser religiosa (como en el caso de los musulmanes chiístas, que fueron los primeros en demostrar que las bombas suicidas funcionan, arrojando a los Estados Unidos fuera del Líbano en 1983). Cualquier cosa capaz de unir a la gente en matrices morales que glorifican al propio grupo, mientras que al mismo tiempo demonizan a otro grupo, puede llevar a asesinatos morales, y muchas religiones están bien equipadas para esta tarea. La religión, por tanto, es a menudo un accesorio a la atrocidad antes que la fuerza que conduce a la misma”. Jonathan Haidt, The righteous mind