miércoles, 21 de octubre de 2015

El Mito del Efecto Hawthorne

El efecto Hawthorne se define como las modificaciones de conducta que se producen en los sujetos de un experimento como consecuencia meramente del hecho de que están siendo estudiados y no como resultado de ninguna de las manipulaciones del experimento.

El origen de este famoso efecto son unos experimentos que se realizaron entre los años 1924 y 1932 en la fábrica Hawthorne Works a las afueras de Chicago. El experimento inicial pretendía medir si se podía aumentar la productividad de los trabajadores aumentando la iluminación pero los resultados fueron que la productividad aumentaba tanto si se aumentaba la iluminación como si se disminuía y la interpretación que dieron a este hecho los investigadores es que la mejora en la productividad se había debido a que los sujetos eran conscientes de que estaban siendo estudiados. 

Otro de los experimentos consistió en un grupo de 6 mujeres que en una sala independiente ensamblaban relés telefónicos. En los años en que este grupo estuvo trabajando también se observó un aumento de la productividad a pesar de distintos cambios en las condiciones laborales y la conclusión fue la misma: que el rendimiento aumentaba al conocer que estaban siendo evaluados individualmente.

El problema con estos experimentos es que han sido revisados por múltiples investigadores y, aparte de que están mal diseñados y existen una gran cantidad de variables que no se controlan,  la conclusión que se desprende de ellos es que en la fábrica Hawthorne Works no ocurrió ningún efecto Hawthorne. Es decir, hay muchas explicaciones alternativas para el aumento de productividad que se observó que no se deben al mero hecho de ser estudiado u observado.  Algunas de estas explicaciones alternativas son las siguientes:
- el grupo de los relés, por ejemplo, se libraba de una supervisión mucho más dura ya que el investigador era el supervisor en vez del jefe habitual, que era más duro, y, por tanto, era preferible trabajar en este grupo reducido.
- Se les dio poder a los trabajadores porque se discutía con ellos los cambios y tenían voz y voto. Por ejemplo, en el tema de cuántos descansos hacer y por cuanto tiempo. Se les dedicaba atención y se les valoraba. 
- Se les ofreció más descansos o incluso una reducción de 30 minutos de jornada.
- En la sala de los relés se instauró una paga por resultados, lo que pudo tener su influencia
- 2 de las mujeres de la sala de relés fueron cambiadas durante el experimento por hablar demasiado y las nuevas eran verdaderamente trabajadoras muy productivas.
- Eran los tiempos de la gran depresión y la gente tenía miedo a perder su trabajo así que si te estaban evaluando con lupa más valía que lo hicieras bien…

Por tanto, si atendemos a los experimentos originales de la fábrica Hawthorne vemos que la explicación que se ha ofrecido de que todo se debe a ser estudiado tiene muchos problemas. A pesar de ello, estos experimentos dieron origen a la disciplina llamada Psicología Industrial y han tenido una influencia enorme en Psicología y en Economía. Así que sería muy interesante conocer por qué fueron tan bien recibidos en su época y aceptados de esa manera cuando la base de datos para hacerlo era tan endeble. Esto es algo que no ha sido estudiado.

Bien, pero dejando a un lado los experimentos originales de la fábrica Hawthorne Works ¿existe un efecto que provoca cambios en los sujetos de un experimento que se deban sólo a la atención y los cuidados que se les da al grupo estudiado? Este efecto se ha esgrimido especialmente en el campo médico tanto para explicar los resultados de investigación observados en los grupos control de un estudio, como en la práctica clínica. Se suele identificar con el efecto placebo pero aquí tendríamos que hacer una distinción. El efecto placebo sería resultado de la liberación en el cerebro de opioides o dopamina o el mecanismo biológico que sea. Sin embargo, el efecto Hawthorne es una especie de “placebo social”, se trataría más de un deseo de agradar al experimentador y de ofrecerle los resultados que busca.

Intuitivamente, parece que es evidente que este efecto existe, o puede existir, pero la verdad es que es algo que no está prácticamente estudiado. De entrada, hay que decir que los sujetos de un experimento pueden tener muchos intereses que no son sólo agradar al médico o investigador (a algunos se les paga por su participación, por ejemplo) y en los estudios no se suele preguntar por ellos. Precisamente existe una revisión de estudios sobre el efecto Hawthorne relativamente reciente ( 2014) en la que todos los estudios menos uno corresponden al ámbito sanitario, y los resultados son muy pobres. La mayoría de estudios arrojan un efecto pequeño pero tienen muchos sesgos. Los autores concluyen que no existe un efecto Hawthorne único y que tal vez se le debería cambiar el nombre a algo parecido a “Efecto participación en un estudio” y a partir de ahí empezar a investigar el asunto porque no sabemos prácticamente nada del tema. Es especialmente necesario estudiar este efecto en el campo de la salud por su capacidad para confundir los resultados de cualquier intervención.

En resumen, si hay algo que podemos sacar en claro de este dudoso efecto son, tal vez, dos cosas: 1) el tremendo poder de una buena historia y la incapacidad de la realidad para cambiarla y 2) que en el mundo de la ciencia es prácticamente imposible estar seguro de nada.

@pitiklinov

Referencias:










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada