viernes, 26 de marzo de 2021

La Religión de la Justicia Social o Wokismo


“El mundo moderno está lleno de viejas virtudes cristianas que se han vuelto locas. Y se han vuelto locas, porque fueron aisladas unas de otras y vagan por el mundo solitarias…”

-G.K. Chesterton, Ortodoxia


“Estamos viviendo en medio de un Despertar  Americano, sin Dios y sin perdón”.

-Joshua Mitchell, American Awakening


"Un individuo puede vivir perfectamente sin religión. Sin embargo, es mucho más difícil que un colectivo humano sobreviva sin ella."

-Jorge Wagensberg



Una pregunta interesante sobre la ideología que veíamos en la entrada anterior es por qué está teniendo tanto éxito, sorprende que la sociedad no tenga algún tipo de sistema inmune psicológico o filosófico contra este tipo de ideas que contenga su avance, o por lo menos que hubiera más resistencia. Creo que una parte de la explicación es el componente moral de esta ideología y la forma en que esto afecta a nuestra psicología moral. Es muy diferente que alguien te diga que tus ideas son erróneas y estás equivocado a que alguien te diga que eres malo, que eres un nazi, un sexista y un racista. Todos tenemos una identidad moral, una necesidad de vernos como buenas personas y de señalar que somos buenos a los demás. La Justicia Social no es que se considere en posesión de la verdad científica o epistémica sino que se considera en posesión de la verdad moral y ese componente le concede la superioridad moral frente a otras ideologías que no lo tienen. Conseguida la superioridad moral, es imposible resistirse. La Justicia Social es ahora mismo la fuerza moral dominante en el mundo occidental (anglosajón, por ahora). Aunque probablemente menos del 10% de la población sostenga estas ideas, están ejerciendo una desproporcionada influencia en cómo se entiende la sociedad a sí misma. El marco de referencia es que la vida es una batalla entre los buenos y los malos, representada en la forma de unos discursos dominantes y unos discursos marginalizados, en la que cierta gente trata de mantener unos sistemas opresivos de poder y privilegio a expensas de los demás. Obviamente, nadie quiere estar en el bando de los opresores. Vamos a hablar un poco de la hipótesis de que esta nueva ideología es fundamentalmente religiosa.  


Han sido bastantes los autores que han planteado que la Justicia Social Crítica se ha convertido en una religión. El propio James Lindsay, junto con Mike Nayna, lo ha tratado específicamente. También Jonathan Haidt que dice que en cada universidad “algunos verdaderos creyentes han reorientado su vida alrededor de una lucha contra el mal. Estos creyentes están transformando la universidad de ser una ciudadela de libertad universal a un espacio sagrado donde el privilegio blanco ocupa el lugar del pecado original, las transgresiones de raza o género se confiesan no a dios sino a la “comunidad” y los grupos victimas son adorados como dioses”. Andrew Sullivan también ha tratado el tema de la nueva religión norteamericana y se pregunta si la interseccionalidad, que es el concepto que une todas las ramas de la Justicia Social, es una religión. 


Otro autor es John McWorther que está escribiendo un libro dedicado precisamente a ello, aunque él considera como fenómeno religioso más específicamente el nuevo antirracismo, la Teoría Crítica de la Raza. El libro se va a titular los Elegidos, The Elect, y ya ha publicado algunos capítulos en Internet. El título de los “Elegidos” hace referencia al calvinismo que sostiene la teoría de la predestinación, sustentada en la naturaleza pecaminosa del hombre y la inutilidad de sus buenas obras para ser salvado, en tanto que sólo los “elegidos” por Dios lo serán. 


Hay que decir que esta religión de la Justicia Social no es una “nueva religión”, sino una “variante” de la religión de siempre en Occidente, el cristianismo, y más en concreto, como McWorther da a entender, una variante del protestantismo estadounidense. En la historia religiosa norteamericana han ocurrido una serie de episodios de renacimiento religioso -The Great Awakenings, o los grandes despertares, que hasta ahora eran tres- periodos que ocurren cíclicamente cada varias generaciones y que tienen hasta en el nombre una semejanza con el fenómeno woke actual.  McWorther analiza diferentes características de esta religión antirracista: sus supersticiones, sus sacerdotes, su pecado original (el privilegio blanco), su trasfondo apocalíptico, la forma en que persiguen a los herejes, etc., pero no vamos a entrar en ello. 



Me voy a centrar con algo más de detenimiento en las ideas del historiador Tom Holland que ha abordado esta cuestión en su libro Dominio -del que ya hemos hablado- y en entrevistas públicas. El último capítulo de Dominio se titula precisamente Woke en inglés y ha sido traducido al castellano como Alerta y ahí plantea que este movimiento de la Justicia Social es cristiano en su esencia. El movimiento #MeToo repite las peticiones de las puritanas de otros tiempos; la muerte de George Floyd -la muerte de un inocente a manos del imperio actual- tienen ecos de la muerte de Cristo; el Dios cristiano siempre ha estado más cerca de los débiles y oprimidos que de los poderosos; cualquier mendigo, cualquier criminal podía ser Cristo, “los últimos serán los primeros y los primeros, los últimos”; Cristo es la víctima y la religión de la Justicia Social glorifica a las víctimas, etc. Todas estas correspondencias entre el cristianismo y la Justicia Social se han hecho evidentes para cualquier persona ya que sólo hace falta observar las imágenes posteriores a la muerte de George Floyd, a los policías, deportistas y senadores norteamericanos de rodillas, a la gente postrada en el suelo, a personas blancas lavando los pies de personas negras, a personas auto-flagelándose, a manifestantes realizando algo muy similar a rezar, etc., para darnos cuenta del simbolismo religioso, de la liturgia de purificación y renacimiento, del deseo de limpiar y renovar observable en todos los acontecimientos que hemos presenciado.


Pero Holland ve una diferencia entre la Justicia Social, y el nuevo antirracismo y el cristianismo de los últimos siglos a pesar de que la dinámica cristiana de todo el movimiento es evidente. Un giro profundo, en su opinión, aparece en la reacción contra la doctrina del pecado original, que procede de San Agustin, según la cual todos somos pecadores. La Justicia Social se pondría del lado de Pelagio (el oponente en este debate a San Agustin) que defendía que podemos ser perfectos y virtuosos por nuestras propias acciones. San Agustin defendía que no, que necesitamos la gracia y la salvación de Dios porque por defecto arrastramos el pecado original y somos pecadores. Los que condenan el pecado en otros son reacios a contemplar que ellos también son pecadores. La doctrina del pecado original, según Holland, es profundamente democrática en el sentido de que todos somos iguales y pecadores y si todos somos pecadores, ¿quién tira la primera piedra? También está la reflexión de que es fácil ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el nuestro. La consecuencia es que si no tienes esta visión, entonces te crees con el derecho a juzgar a los demás -ellos son pecadores pero tú no- y de perseguir y castigarlos.


Creo que  este análisis de Holland ilumina un fenómeno que hemos observado repetidamente en las difamaciones rituales y las humillaciones en las redes sociales: la tremenda crueldad y la ausencia de perdón. No hay nada que el pecador (la persona que ha hecho un comentario en un tuit o lo que sea) pueda hacer para ser perdonado y conseguir la reconciliación. La caza de brujas es implacable y cruel y no sirve de nada pedir perdón. Debe ser aniquilado, despedido, silenciado, excomulgado, condenado al ostracismo y en muchos casos estos linchamientos han acabado en suicidios. Holland ve el peligro de que al perder este anclaje en la doctrina cristiana, las espirales de virtud en las que estamos cayendo puedan llevar a los creyentes en la Justicia Social a caer en la arrogancia y en la crítica moral implacable, y en la tendencia al castigo sin remisión, lo que podría generar conflictos sociales. Sin embargo, esta postura es también cristiana en otro sentido. Holland reconoce muchos aspectos negativos en el cristianismo y uno de ellos es la idea totalitaria de que la verdad justifica la persecución de los disidentes. La afirmación de los cristianos de que están en posesión de la verdad no tiene paralelo en la religión pagana, que era mucho más tolerante con otros dioses e ideas, y el resultado es un tipo de represión que no tiene precedentes. Estos cazadores de herejes de la Inquisición que han existido a lo largo de la historia del cristianismo estarían representados actualmente por los santurrones fanáticos “woke” que no queman ahora personas en la hoguera pero sí arruinan sus reputaciones y sus vidas. 


Un autor que ha tratado el tema de la culpa es Wilfred M. McClay que se pregunta en The Strange persistence of Guilt por qué la culpa no ha disminuido en la sociedad laica occidental sino que ha ido creciendo exponencialmente en las últimas décadas (ver también esta entrevista). McClay liga la culpa con el mayor conocimiento y control del mundo físico; ese mayor poder implica mayor responsabilidad con respecto a los efectos de nuestras acciones sobre el planeta, por ejemplo. En el cristianismo, la culpa -que es una mancha y una deuda- la paga Cristo con su sacrificio (los judios pagaban con la sangre de algún animal y Cristo con su muerte paga la culpa de toda la humanidad, o de todos los que crean en él), pero ¿cómo solucionamos la culpa en un mundo laico? Un intento de solución es identificarnos nosotros como víctimas o solidarizarnos e identificarnos con las víctimas Esto tiene dos ventajas. La primera es que es la responsabilidad la que conduce a la culpa y la víctima, por definición, no es responsable y, por tanto, es inocente. La segunda ventaja es que la víctima puede proyectar su culpa sobre el victimario u opresor y la culpa recae sobre él. Por medio de este giro, el chivo expiatorio es el victimario, el que paga el precio. En la Justicia Social Crítica el hombre blanco es el chivo expiatorio que paga la inocencia de las otras identidades.


Vuelvo a la hipótesis de Holland con respecto a la Justicia Social o wokismo transcribiendo unos párrafos de una entrevista para la web Stream:


“El “Wokismo" se sitúa claramente en la larga línea de la tradición angloamericana de los "grandes despertares". Estos han ofrecido sistemáticamente a los pecadores la oportunidad de arrepentirse de sus pecados, de ver cómo los primeros se convierten en últimos y los últimos en primeros, y de establecer unos nuevos elegidos. En concreto, sus raíces se encuentran en el movimiento por los derechos civiles (que para Holland es otra época de despertar). Por eso, en los últimos años se ha invocado repetidamente el nombre y el ejemplo de Martin Luther King. En ese sentido, el nuevo milenio no ha marcado ninguna ruptura radical con lo que hubo antes.


¿La idea de que las grandes batallas en la guerra cultural de Estados Unidos se libran entre los cristianos y los que se han emancipado del cristianismo? Es una idea que ambos bandos tienen interés en promover. Pero no por ello es menos mito. En realidad, tanto los cristianos conservadores como los progresistas se reconocen en la misma matriz.”



Hay otros autores que han señalado la gran deuda de nuestra cultura occidental laica con el cristianismo, como Don Cupitt en The Meaning of the West, o John Gray en Misa Negra. John Gray en Misa Negra plantea que muchas tendencias del pensamiento religioso pero también de movimientos seculares -como la Revolución Francesa, el comunismo y otras revoluciones-  se derivan de lo que considera un mito perjudicial: la idea de que se puede conseguir un mundo perfecto. Este mito se remonta a la idea cristiana del inminente fin del mundo y la llegada del Reino de Dios. Todos estos movimientos religiosos y laicos han conducido a verdaderas atrocidades y reinados de terror. El pensamiento apocalíptico está dispuesto a sacrificar cualquier número de vidas ahora en aras de un futuro perfecto que "sabe" que está por llegar. Este peligro, como señala Holland, se esconde en la Justicia Social. 


Precisamente Gray ha escrito un comentario sobre el libro de Holland, Why the liberal West is a Christian creation (Por qué el Occidente liberal es una creación cristiana). Leemos en él:


“El cristianismo trajo consigo una revolución moral. Los pobres pasaron a ser vistos como hijos de Dios y, por tanto, merecedores del mismo respeto que los más poderosos de la sociedad. La historia era un drama de pecado y redención en el que Dios -actuando a través de su hijo- estaba del lado de los débiles.


Los movimientos progresistas modernos han renovado esta historia sagrada, aunque ya no es Dios sino la "humanidad" -o sus autoproclamados representantes- la que habla en nombre de los oprimidos. En muchos sentidos, el Occidente actual es más ferozmente santurrón que cuando se declaraba cristiano. Los guerreros de la justicia social que denuncian la civilización occidental y exigen que sus pecados sean confesados y arrepentidos no existirían sin la herencia moral del cristianismo. Como escribe Tom Holland, "si hubiera sido de otra manera, nadie habría sido woke (nadie habría despertado)“.


“En el análisis final, el humanismo liberal es una nota a pie de pagina de la Biblia”


“Al mismo tiempo, el cristianismo trajo consigo un nuevo mal propio. La propia universalidad del mensaje cristiano, su insistencia en que todos los seres humanos son iguales a los ojos de Dios, inspiró un feroz ataque a otras creencias. Los cristianos reivindicaron una posesión única de la verdad sin parangón en la religión pagana, y el resultado fue un tipo de represión sin precedentes. Como escribe Holland: "Una Iglesia que se proclamaba universal no tenía, al parecer, otra respuesta para quienes la rechazaban que la persecución". El ascenso del cristianismo supuso el fin de la tolerancia pagana…El cristianismo destruyó esta antigua tolerancia y con ello inauguró el mundo moderno.”


"El cristianismo se extiende de dos maneras: a través de la conversión y a través de la secularización". Esta incisiva observación, citada por Holland como procedente de un historiador indio no identificado, resume gran parte del argumento de Dominio. La modernidad secular no es la negación de la cristiandad, sino su continuación por otros medios. Los ateos bienpensantes que se empeñan en decir que seríamos mucho más civilizados si no hubiera existido el cristianismo no se han preguntado de dónde procede su concepción de la civilización. Nietzsche estaba más cerca de la verdad. Si lamentan el auge del cristianismo, deben lamentar también el auge del liberalismo, de los derechos humanos y de la creencia en el progreso.


"En Occidente, el liberalismo no se desvanece a la par que las creencias cristianas, sino que se vuelve más celoso y dogmático. Irónicamente, los ultraliberales de hoy tienen más que un poco en común con los cristianos que destruyeron la tolerancia pluralista del mundo antiguo. Al igual que los primeros cristianos, que se ven a sí mismos como actores de una historia de pecado y redención, los ultraliberales de hoy en día tienen mucho en común con los cristianos que destruyeron la tolerancia pluralista del mundo antiguo.”



Otro autor muy importante que señala que la Justicia Social es un movimiento religioso, el cuarto Gran Despertar, es Joseph Bottum, un escritor católico con un gran conocimiento histórico y teológico. Bottum aborda la cuestión en su libro An Anxious Age: The Post-Protestant Ethic and the Spirit of America pero puedes acercarte a la esencia de su planteamiento en esta entrevista en Sp!ke y en sus artículos The Spiritual Shape of Political Ideas y The Death of Protestant America. Lo que Bottum plantea es que es el colapso de la línea principal Protestante (Protestant mainline), es decir, la ideología de las principales denominaciones protestantes que guiaban la vida religiosa norteamericana (presbiterianos, metodistas, luteranos…) es lo que deja un vacío que es ocupado por la Justicia Social. Conviene recordar que Estados Unidos es una nación protestante aunque desde un principio aceptara emigrantes de otras religiones como judíos o católicos Este colapso ocurre hacia los años 70 del siglo pasado, y no está clara la razón pero la realidad es que el número de miembros de esta iglesias disminuye en unos porcentajes espectaculares. Lo que ocurre es que ese tronco religioso protestante deja de ser el marcapasos moral de la nación pero la moral, como sabemos, es esencial para el funcionamiento de una sociedad así que alguien tiene que cumplir ese rol de marcapasos moral. El resultado es que la vida política queda contaminada por la religión, como dice Bottum: "Uno de los grandes peligros es que las ideas religiosas están en la política…si crees que tus oponentes políticos ordinarios no están simplemente equivocados, sino que son el mal, has dejado de hacer política y empezado a hacer religión."


Voy a citar a un último autor que coincide con este análisis de que la Justicia Social es en esencia un movimiento religioso, Joshua Mitchell, en su libro American Awakening. Mitchell coincide en lo fundamental con Bottum, en que el colapso protestante deja libre unos “demonios” religiosos, es decir, conceptos religiosos como la transgresión y la inocencia, el pecado original y la culpa que son desviados a la vida política. El problema de estos “demonios” es que ya no existe el marco religioso que les daba sentido y los controlaba. Como dice Bottum, tenemos el mundo del pecado concebido por San Agustin pero sin Dios, es decir, sin la posibilidad de redención y de perdón, algo que también señalaba Holland. Mitchell señala cuatro diferencias entre la Justicia Social y el protestantismo del que procede:


1- Los protestantes identifican a Cristo como el único inocente. En la Justicia Social, grupos de meros mortales (los grupos oprimidos, las víctimas) son inocentes.


2- La segunda diferencia es consecuencia de la primera: no todos los descendientes de Adán están manchados por el pecado original, sólo los hombres blancos lo están.


3- No hay perdón en la Justicia Social. Las deudas que tienen los hombres blancos por la opresión y las transgresiones cometidas no se pueden reparar y el poder político procede precisamente de que estas deudas no se puedan limpiar: perdonar sería perder el poder político.


4- Los protestantes reconocen que el ser humano y el mundo son imperfectos pero esperan que Dios vuelva y lo repare. La Justicia Social busca que el mundo y la creación se reparen ahora, desmantelando todo el mundo construido por el hombre blanco heterosexual.  


Mitchell predice también que una vez realizada la purga del hombre blanco, otro chivo expiatorio tendrá que ocupar su lugar porque la inocencia se deduce por comparación o por contraposición al transgresor, por lo que se necesita siempre un transgresor. Aventura que el siguiente grupo a purgar serán las mujeres blancas y después los hombres negros. 



En definitiva, creo que el punto de que la Justicia Social Crítica se ha convertido en un movimiento religioso, de raíces protestantes, vemos que ha sido señalado de forma coincidente por muchos autores y que la argumentación es convincente. Así que la explicación última de los tiempos hipermorales que estamos viviendo es una combinación de dos cosas: nuestra mente moral humana y el colapso de la religión tradicional. Por un lado, hay una necesidad, un hambre espiritual y moral en la naturaleza de nuestra mente moral humana, producto de la evolución: necesitamos saber que somos buenos, nuestra identidad moral es muy importante para nosotros -igual que necesitamos que nos quieran y ser aceptados y pertenecer a un grupo- y también necesitamos señalar esa bondad a posibles parejas y amigos porque el carácter moral es lo que los demás más van a valorar en nosotros. Esta necesidad venía siendo canalizada previamente por la religión y en EEUU en concreto por la religión protestante y en un determinado momento deja de hacerlo (o lo hace en menor medida). Pero como la moral es uno de los pilares necesarios para el funcionamiento de una sociedad, si la Iglesia institucional deja de cumplir la función de marcapasos moral, alguien tiene que tomar ese rol. Y ese rol de marcapasos moral lo ha tomado la Justicia Social Crítica que es un cristianismo secular, un movimiento con los valores éticos y morales cristianos pero sin Dios. El teórico político Samuel Goldman llama a esto "la ley de la conservación de la religión: “En cualquier sociedad, hay una oferta relativamente constante y finita de convicciones religiosas. Lo que varía es cómo y dónde se expresa.”


Lo que sí tiene este movimiento es un demonio. Como decía Eric Hoffer en El Verdadero Creyente, los movimientos de masas pueden crecer y desarrollarse sin un dios pero no sin un demonio. El demonio aquí es el hombre blanco heterosexual, el Patriarcado, la Heteronormatividad, la Cis-sexualidad, etc. Por otro lado, un factor muy importante a tener en cuenta es que ha aparecido una tecnología en forma de redes sociales, principalmente, que es una máquina al servicio de la indignación moral (las redes sociales son un estímulo supernormal) porque sus creadores y dueños han descubierto que la moralidad es un negocio. Las redes sociales se aprovechan de nuestros instintos morales igual que la pornografía en Internet se aprovecha de nuestros instintos sexuales. Sin estas redes que nos conectan virtualmente con todo el mundo, la espiral de virtud en la que estamos no habría podido alcanzar las dimensiones a las que está llegando.


Si aceptamos que todo esto que hemos comentado es cierto, la conclusión es que Estados Unidos está en medio de un Nuevo Despertar Americano -el cuarto- un despertar sin Dios y sin perdón. Podemos hacer algunas predicciones sobre lo que puede ocurrir en el futuro. Por ejemplo, podemos suponer que esta ideología de origen fundamentalmente protestante podría tener una menor influencia en el mundo católico, aunque lógicamente hay raíces cristianas muy fuertes que son comunes. Lo que también podemos predecir es que esta religión no tendrá impacto en otras culturas como la musulmana o la china porque estas creencias son totalmente ajenas y extrañas para esas otras visiones del mundo. También nos da pistas este entendimiento de la Justicia Social como religión para buscar soluciones a la epidemia moral que vivimos en el mundo occidental actual. Lo que se nos hace evidente es que ya no existe una separación entre religión y política, como decía Bottum, y que esto puede tener consecuencias muy negativas para el funcionamiento democrático. Por lo tanto, una primera consecuencia de este análisis en la que coinciden todos los autores es clara: debemos separar de nuevo religión y política.


@pitiklinov



 





15 comentarios:

  1. Copio comentario anterior:

    Hay algo que no me queda claro, los liberales pregonan el "Liberalismo es el respeto irrestricto por el proyecto de vida del prójimo", bien aquí surgen mis dudas ¿¿Porque se quejan tanto del famoso «WOKISMO» si precisamente su ideología pregona el RESPETO IRRESTRICTO POR EL PROYECTO DE VIDA DEL PRÓJIMO y esto es consecuencia última de la misma??, ¿¿¿Osea gente como Gloria Álvarez, Axel Káiser, Murray Rothbard, Ayn Rand, que se adhieren al liberalismo y sus principios pregonan cosas como el aborto, libre uso de drogas, libertad sexual (LG TV+), libertad individual, antirracismo, fronteras abiertas (Open Society), ateísmo... no seria por decirlo así «WOKISMO»??? ¿¿Osea gente como Javier Milei, Ludwig von Mises, Friedich Hayek y Agustín Laje no serian verdaderos Liberales??

    También ¿¿han notado si existió ese tal «WOKISMO», en países como la URSS, Corea del Norte, Venezuela, Cuba o China?? porque me parece bastante extraño que toda esa ideología «WOKE», salga precisamente de EEUU, país que tanto admiraba Ayn Rand, país de la supuesta "LIBERTAD" donde no hace mucho había un Macartismo brutal (?), es también irrisorio ver como los liberales se agarran de los pelos por ver que Oligarcas Capitalistas como Soros financien, esa cosa llamada «WOKISMO» algo que tanto dicen "combatir" ¿¿pero no se habrán dado cuenta que el maestro del Sr. Soros fue el mismo Karl Popper, un liberal??

    El Sr. Soros es precisamente triunfante del Capitalismo Financiero y de la mentalidad de tiburón ¿¿todo un modelo a seguir para los liberales o no?? ¿¿entonces porque les molesta que financie el «WOKISMO» si es su proyecto de vida??, últimamente veo a mucho conspiranoico de la escuela Lajeniana hablar de "Marxismo Cultural", cuando el mismo Zizek le pregunto a Peterson que cosa era y que autores conocía, el tipo se quedo mudo y no sabia que responderle, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El usuario @Clarence decía algo interesante en el post anterior, "...Para agregar, la R0ckerfeller F0undati0n financio el feminismo en los '60:

    https://www.alertadigital.com/2013/03/09/aaron-russo-rockefeller-creo-el-movimiento-feminista-para-impedir-que-los-ninos-se-criaran-con-sus-madres-y-consideraran-al-estado-su-padre/

    También agrego, algo que he notado son los famosos "locales LIBERALES", los swinger de toda la vida, donde se práctica el poliamor, libertad sexual y la promiscuidad, como las apps de ligue y el Onlyfans han influido en las relaciones de pareja (y los divorcios) ¿¿¿entonces los liberales contra que están peleando precisamente???:

    https://www.codigonuevo.com/mileniales/algoritmo-tinder-discrimina-feo-pobre-mujer-inteligente
    https://www.comunidadredpill.com/asi-se-reparte-mercado-sexual-espana-la-libertad-sexual-ha-generado-una-desigualdad-brutal/

    https://www.woman.es/lifestyle/sexo_y_pareja/las-mujeres-somos-mas-propensas-a-pedir-el-divorcio-que-los-hombres

    "Marxismo Cultural" procedo a XDDD, gente como Laje y Marquez le roban la idea de "Bolchevismo Cultural" respectivamente a los Nazis jajajajaja.

    https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/culture-in-the-third-reich-overview

    Es irónico que en esos sacrosantos países liberales con mayor IDH, el "Wokismo" suele darse con fuerza, y en esos malévolos países "totalitarios" Sudamericanos el "Wokismo" se encuentra considerablemente restringido. Curioso ¿no?

    https://elcomercio.pe/mundo/eeuu/jang-yeong-jin-el-desertor-homosexual-que-escapo-de-corea-del-norte-y-de-su-matrimonio-y-ha-encontrado-el-amor-a-los-62-anos-noticia/

    https://www.abc.es/historia/abci-verdadero-guevara-homofobo-encerro-cientos-homosexuales-campos-trabajo-201907110223_noticia.html

    Respecto a lo de Laje. Desde el 2018 un Youtuber llamado Quetzal lo ha retado a debatir, han pasado más de 2 años y el tipo todavía no le contesta, se ve que le encanta lucirse con gente como Gloria Alvarez, pero con gente de la talla de Quetzal o algún filósofo de renombre, el tipo prefiere evadir el debate.
    "POR QUÉ DICES QUE LAJE NO ACEPTÓ EL DEBATE SIN PRUEBAS"
    Las pruebas con una búsqueda avanzada en twitter, y lo mejor de esto es que se actualiza:

    https://twitter.com/search?l=&q=to%3AAgustinLaje%20%40slifante&src=typd

    ResponderEliminar
  3. @Vlad Kalinić Así es y fijate bien, como estos liberales se compran la leyenda negra del Patriarcado y Opresión, sobre todo el "feminismo liberal, Científico, Igualitario, Disidente, Radical, Socialista..." todas estas vertientes se alimentan de la misma leyenda negra, la estrategia final del feminismo consiste básicamente en culpabilizar a los hombres para debilitar su moral y así poder ir arrebatándoles todos sus derechos y ponerlos al servicio de las mujeres (y las élites).

    Cito a Thomas Sowell: "No hay negocio más lucrativo que luchar por derechos que ya se tienen, en nombre de opresiones que no existen, con el dinero de aquellos a quienes se tacha de opresores".

    Es interesante notar por estos tiempos, como las "religiones seculares" están cambiando el pensamiento de forma radical, sobre todo con las mujeres, lo que decía Yuri Bezmenov se esta cumpliendo, por ejemplo con el Feminismo, algunas dicen que quieren igualdad (concepto ya bastante desvirtuado y utópico), otras que quieren equidad (concepto muy subjetivo y ambiguo, cuando se trata de trabajos de alto riesgo, custodia compartida, hombres sin hogar, suicidios masculinos, derechos reproductivos masculinos, fraudes de paternidad... que el hombre no reclame nada eeehh), otras directamente admiten que quieren superioridad sobre el hombre (misandría con hembrismo, estas son más honestas con sus objetivos, solo vean el librazo que escribió Pauline Harmange o Valerie Solanas, no veo censura a sus escritos ¿entonces donde esta la supuesta "opresión" si pueden decir lo que quieran?). Como mínimo en el discurso base, hay mucha deshonestidad intelectual e hipocresía...

    Pero eso no es todo, ellas salen con frases como "creen su propio movimiento" u "Hombres exprésense", bien cuando lo hacen, salen con "jajaja miren a los machitos llorones", ¡¡jajaja machitos frágiles!! o ¿están tratando de invisibilizar al feminismo?". ¿¿¿Entonces porque dicen lo primero, si luego se quejan y terminan cancelándolos o negándoles sus problemas????

    Porque cuando se enteran del Masculinismo y MRA salen a decir que son unos ridículos que no necesitan a nadie que vele por sus derechos. Porque hablo cuando censuraron la charla de Warren Farrel en 2013, boicotearon al documental "Silenciados", "Borrando a Papá" o presionaron a la INEGI que borrara unas infografías donde mostraba como los hombres morían más en homicidios o como tratan de tirar abajo la LEY ALEJO, ¿entonces donde esta la supuesta opresión, si las feministas terminan reprimiendo a los que les llevan la contraria?. En resumen: "exprésense, siempre y cuando digan lo que queremos oír" toda una feminquisición.

    Las que se llaman a sí mismas "feministas" y que odian a los hombres, no merecen el nombre de "feministas", pero también han dicho que tampoco se les puede llamar "hembristas o misándricas", ¿entonces qué nombre proponen para identificarlas? ¿donde están las "feministas buenas" llamándole la atención a las "feministas malas"?

    ResponderEliminar
  4. La conclusión es acertada. No tiene sentido que países que se autodenominan democracias liberales tengan convenios con la dictadura religiosa del Vaticano. El que quiera una religión come cerebros que se la pague de su bolsillo y en privado. El mundo ha evolucionado. El discurso religioso cada vez se parece más a un grupo de esquizofrenicos creadores de fakenews alejados de la realidad.

    ResponderEliminar
  5. Hace casi 50 años (probablemente más, pero no tengo edad suficiente para recordarlo) ya se decía que lo malo de que la gente dejara de creer en Dios es que acabarían creyendo en cualquier cosa. Y yo me reía de quien decía eso...
    Cuando era un niño, allá por los primeros 70, el mundo futuro se presentaba espléndido: "en el año 2000 habrá...", "en el año 2000 ya no habrá...". Qué decepcionante ha sido todo.
    Muchas gracias por tan (otra vez) buen artículo (aunque ya no se llamen así no sé por qué). Los que tenemos el don de la incredulidad apreciamos mucho su esfuerzo.

    ResponderEliminar
  6. Oh my Goooooood. Recito:

    Cito a Thomas Sowell: "No hay negocio más lucrativo que luchar por derechos que ya se tienen, en nombre de opresiones que no existen, con el dinero de aquellos a quienes se tacha de opresores".

    Gracias otra vez, Pablo, por los posts. Creo que la palabra clave de todo el post es sólo una: MATRIZ. De matrix, matricis.

    El Cristianismo está muy sobrevalorado. El mundo ya existía antes, y por lo que vemos, después. La moral bebe de nuestra evolución genética, que es de tiempo largo, como diría Mircea Elíade, en El mito del eterno retorno. Pero más largo aún que el tiempo arquetípico. El Cristianismo monolítico triunfó gracias al aprovechamiento de capital (humano, of course) que proveyó (no fue Dios, ni el Alejandro Magno, ni el faraón de turno...) una gran máquina de guerra: Roma. Sin el trabajo sanguinario anterior, y posterior, la bondad Cristiana no existiría, con el mismo nombre, al menos. Igual wokismo.
    Gran verdad es que nuestra sociedad es moral, piensa moralmente. Otra gran verdad es que se puede vivir sin Dios, pero no sin demonio. Claro. Los dos son memes, como diria Richard Dawkins. Pero uno es cosmogónico, y el otro es sociológico. Dios provée, y el demonio es el chivo expiatorio.
    Dios es el pater dador, como los Dioses del Olimpo, que deben crear, fabricar y guerrear (ir a por el botín) y luego estan las diosas sin pecado concebido (hera, and so on, com diría Zizek). La gracia es darse cuenta que el demonio es el único angel con sexo determinado: masculino. Su antítesis no existe, no hay maldad en la mujer. Es inconcebible. El hombre que da (el rico) es poderoso y se le recuerda eternamente: el guerrero o el santurron, como Cristo. Por eso se les deja enterrarse en la morada de los lares, en la Acrópolis, o en el suelo sagrado de sus iglesias, con final redondito (ábside) después del largo camíno cuadradito, como Ulises (que se descuida, lo echan de casa...).
    Bueno. El demonio, el esclavo, el obrero, o cualquier hombre debe saber la norma básica de la moral: la obediencia a la causa. Lo que da básicamente es la vida. El botín, a poder ser en festín o bacanal, se lo dan ellas, en sus akelarres apocalípticos que no se acaban hasta que no queda más vaca para comer. Habrá que enviar a los hombres otra vez a la guerra que tenemos hambre, sed de vino y, sobre todo, de más oro: ahora lo llaman capitalismo..., ¿desde Weber?
    Todo lo que es bueno es moral. En el epicentro de la moral yace la feminidad. Toda sociedad gira alrededor de la mujer, que recoge las reliquias (lo que producen los hombres) y controla la civilización. En la polis (política) yace toda religión. Religión sólo hay una, como de moral namás hay una. Todo que persigue el hombre moral es lo relativo a la bondad, que es femenina, como la moral, la humanidad, la lengua, las virtudes, la tierra, las naciones, las ciudades, los continentes, el agua, todo lo puro y bueno es femenino. La mafia, y la maquia. La res publica, y la democracia. Por cierto: el cénit del feminismo: un sistema, el voto/persona, donde nacen más mujeres y mueren más viejas, es una victoria asegurada, conservadora por definición. Conservadora de qué: de la matrix.
    Algunas excepciones? Siempre. Por ejemplo: honor, principal virtud, es compartida. Por eso es la única con doble aceptción de género: honorabilad. Hay honor masculino, y el honor femenino es superior (de ahí las clases sociales, las castas, etc...). La monarquía, vaya, el poder de una (línia matriarcal).
    Somos una raza matriarcal. Si las matriarcas superiores dominan estratégicamente la sociedad (cons sus modas), hay paz. Que la mamá quiere guerra: fascismo, nazismo, Alejandro Magno, Gengis Khan, Mahoma, etc... Que hay muchas mamás pobres que les interesa un modelo social más equitativo: cristianismo, republicanismo, comunismo, wokismo. Se pacta al final, y se mejoran las condiciones de los esclavos: Estado del bienestar.

    Conocen algun alzamiento violento de esclavas?

    Bueno. Creo que me he excedido demasiado. Strauss le da en el clavo.
    Seguimos.

    ResponderEliminar
  7. @Strauss Es lo que he notado en todos estos años, esa ideología cada vez toma la actitud de una religión laica con tintes totalitarios, en vez de Terraplanismo, el malvado Patriarcado esta en todos lados conspirando contra las pobres mujeres :(

    Feminista con Onlyfans:
    - "Sexualizar a una mujer, trabaje en Victoria Secret o sea escort está muy mal, no lo deberían hacer"
    - "Pero cuando yo me sexualizo y obtengo beneficio sobre lxs s1mps, sexualizar un cuerpo femenino está muy bien"
    - "Pepe Lee Pew esta mal porque es muy tóxico, pero Pucca y la bruja del 71 están muy bien y es empoderamiento"
    - "Hay mucha brecha salarial, pero no nos interesa trabajar en construcción y tampoco nos interesa que hayan más hombres en enfermería o alto modelaje"
    - "Lxs vientres de alquiler están muy mal, pero nosotrxs podemos decirle que hacer o que pensar a las mujeres y cuidado con ser católica o próvida"

    Estimado, si lees sobre la "Competencia Intrasexual Femenina", "Ley 80/20", "Valor de Mercado Sexual", "Desechabilidad Masculina" y autores como Esther Vilar, Iñaki Piñuel, Daniel Jimenez o Rollo Tomassi, ya sabrás que el Abolicionismo no es más que competencia desleal entre mujeres, para así tener el monopolio de la sexualidad (restricción sexual para hombres, toda la libertad sexual para ellas mediante la fuerza estatal) así que no se quiebre la cabeza encontrándole coherencia a sus dobles raseros.

    Respecto a las "feministas buenas" y "feministas malas", esto es lo que he visto:
    - "La sociedad patriarcal en la que vivimos es mis0gena y mashiste"
    - "La sociedad feminista en la que vivimos es mis0gena y mashiste"
    - "Feminismo es un movimiento mis0gen000 y malo para las pobreh mujereh"
    - "Antifeministas son un movimiento mis0gen000 y malo para las pobreh mujereh"

    ¿Has notado que todos estos Conservadores, Derechistas, Libertarios y Aliades tienen el mismo discurso? ¡¡son 2 caras de la misma moneda!!. Asumen que la solución pasa por atacar a los hombres, sin comprender que es la toma de decisión de las mujeres lo que más influye en las sociedades. Igual como pasa con otros mitos como el «Impuesto rosa» o la «Brecha Salarial». Están tan acostumbrados a repetir el discurso victimista de que la mujer es el sujeto oprimido y pasivo de la sociedad, que son incapaces de ver que ellas tienen un tremendo control sobre la sociedad: La selección sexual y natalidad.

    Con el tema de la paternidad ¿de qué manera exactamente nos puede ser funcional? ¿Si solo decide la mujer?. Si el hombre no quiere al hijo y la mujer si, este tiene que hacerse responsable hasta los 18 años. Si el hombre lo quiere y la mujer no, ella puede abortarlo. Si el hijo no es del hombre (le puso los cuernos), la mujer se hace la ofendida y se le prohíbe hacer un test de paternidad, tiene que hacerse cargo por 18 años del crio mediante el estado. Como siempre, en todo tiene que verse como victima estas pobres individuas.

    Sera gracioso ver cuando el feminismo empiece a pasar factura en los próximos años, la cantidad de mujeres solitarias y antidepresivos a consumir sera dantesca, por mi parte veré de lejos todo ese circo, ellas se lo buscaron. Saludos mi estimado.

    ResponderEliminar
  8. Vlad Kalinić, coincidimos.

    No sólo leído a Eshter Villar, sino que gracias a ella he visto la luz. Sólo una mujer podría haber desvelado la verdad: "la sociedad son las mujeres".
    Del resto de gente que hablas, no sé nada, creo. La desechabilidad es citada por un documental que vi hace poco: The red pill. Un par de horas donde una periodista americana de origen feminista explica su cambio de opinión respecto al feminismo cuando investiga el trasfondo del feminismo, entrevistando a Paul Elam y otros. Uno de los padres sometidos habla de "despecheable", diciendo que se obliga las famílias a que entiendan que sus hijos deben aprender que son desechables: guerra, mina, cruz, o lo que haga falta.
    Hay otras mujeres interesantes, como Camille Paglia, o Cristhine Sommers (no recuerdo bien el apellido). Por supuesto el gran Jordan Peterson, con quien no comparto ideología política y (casi) acierta en el diagnóstico.
    También tenemos en el Estado español al youtuber Un hombre blanco hetero, y recientemente he visionado videos muy interesantes de La rebelión de Sísifo. No viene el nombre del hombre, un español de orígen gallego un "poquito" anticatalán. Muy brillante, con videos variopintos (antifeminismo, anticorrupción, proprostición legal, etc...).
    Yo tengo una visión general sobre el tema. Escribí un texto (lo siento en el alma, pero de momento sólo está en mi lengua, en catalán). Consta de unas 270 páginas, pero lo quiero mejorar y ampliar después de 1 año de intentar olvidarme de mi criatura. Se titula Desenmascarant el matriarcat. Esteve Trias. Se encuentra en Amazon, kindle.

    En el texto enlazo 20 hipótesis, que intentan explicar que el matriarcado domina naturalmente la sociedad, desde la sombra y la inteligencia. Tiene 4 herramientas básicas, algunas de las cuales tu citas: el control sobre el sexo (Villar); control de la educación; control moral; y el ataque gregario.

    Bueno, pues. Voy a investigar sobre esta gente que me recomiendas. Igual me enzarzo en nuevas batallas contra molinos, o quizás me tope directamente con la Iglesia (feminina, como no...).

    ResponderEliminar
  9. Chirstine Hoff-Summers, creo que era.
    Ah, y de las cuatro herramientas básicas del matriarcado el control moral no era (que también, pero de manera subsidiaria): Una mayor inteligencia social.

    ResponderEliminar
  10. El Sr. Strauss y Vlad Kalinić han dicho verdades como puños y coincido, yo agregaría que ese movimiento no es más que una "Sh1t-t3st" aplicada a lo macrosocial. Si han leído sobre seducción y biología evolucionista. Son las hembras las q expresan a menudo el deseo de que los machitos deconstruidos sean más comunicativos, expongan sus sentimientos, hablen de sus fragilidades y de sus problemas (las nuevas masculinidades, luego se da la friendzone a escala masiva). De esa forma, ellas podrán seleccionar con mayor eficacia y elegir para la cópula al macho más fuerte y con menos problemas (Christian Grey como su baremo sexual y muchos Forest Gump en sus reservas si son single moms).

    *Si les dicen guapas, es acoso.
    *Si les dicen feas, les imponen cánones opresores.
    *Si las miran, es cosificación.
    *Si las ignoran, invisibilización.
    *Si tratan de explicarles, es mansplaining.
    *Si no les explican, las está excluyendo del debate.
    *Si las defienden, están hablando en su nombre.
    *Si no las defienden, es falta de empatía.

    La valoración de acoso/piropo se basa en el atractivo, altura, estatus socioeconómico del hombre que lo lleva a cabo, entre más pobre/feo es considerado acoso y si es atractivo/con muchos dólares es considerado piropo, así de sencillo. La cancelación cultural y criminalización hacia los hombres del 90% de este movimiento, es la nueva inquisición y "supremacismo femenil". Pues yo también creo que es la actitud típica de cuando están en sus días pero llevada a lo macrosocial, que el otro 10% mojan las bombachas y para ellos no existen esas restricciones (solo vean a Ted Bundy la cantidad de seguidoras que tenia o 50 Sombras de Grey fue recibido por las féminas). El hombre random ve que algo no cuaja en la sociedad, se aburre y al no querer tolerar las malas actitudes, las groserías, bipolaridad, ni el narcisismo de ellas, se aparta por su salud mental y eso es respeto propio a su dignidad.

    ResponderEliminar
  11. @Karnegie Exacto y fijate bien como esos cursos de "nuevas masculinidades" básicamente se resumen a enseñarte a ser condescendiente con las mujeres y su misandría. No te enseñan a valorarte y saber de los problemas a los que estás expuesto como hombre. Todo se reduce en adular a la mujer y verla como un ser incapaz de hacer daño, como lo hace el conservadurismo más rancio, la famosa teoría de la herradura.

    Ignoran todas las variables y trasfondos biológicos, evolutivos, culturales, sociales, familiares, morales, educativos, psicológicos, etc. Todo lo quieren reducir a machismo, cherry-picking y falacias circulares. Lo peor de todo, es que hay miles de SIMPáticos que se comen el discurso con patatas con tal de ponerla.

    Mientras mantengan la dialéctica confrontativa de "hombre/opresor" y "mujer/oprimida" sin duda alguna desembocará en una "lucha de sexos", porque la "lucha de clases" ya dejo de ser rentable, lo q decía @Strauss citando a Thomas Sowell es magistral, porque es la consecuencia lógica de todo este berenjenal, no hay simpatía por el hombre. Me he dado cuenta no hay que detestarlas, es más agradezco cuando son sinceras con su misandría y hembrismo hacia el varón, mientras q otras hipócritas lo disimulan, pero muestran sus garras en los divorcios, esas incluso van de "antifeministas" jajajaja.

    ResponderEliminar
  12. @Esteve Trias

    Échale un vistazo al libro "La inevitabilidad del patriarcado". de Steven Goldberg porque dice lo contrario que tú. Creo que tiene el record Guiness de rechazos editoriales (no es broma), porque incluso en 1973 decir que no han existido nunca sociedades matriarcales era tabú. En cualquier caso. sin conocerte, tu perfil es bastante original en el mundillo "no feminista" porque intuyo que no eres un turbo-cripto facha como somos la mayoría. Pero eso es bueno para ti. A poco que te muevas seguro que consigues entrevistas en UTBH y cosas así porque no eres un calco ideológico y hay un efecto novedad. Por cierto, lo mejor de YouTube en español sobre feminismo lo hace una que se llama Xeno. Hay una barrera de cringe porque antes se distorsionaba la voz, pero el contenido en sí es fantástico.

    ResponderEliminar
  13. Hay mucha literatura "masculinista" q han censurado las Big Tech, no les interesa mostrar los problemas masculinos porque no vende y se acabarían los chiringuitos feministoides, pero gente como Pauline Harmange, Julie Bindel, Valerie Solanas, Gloria Steimen o Simone de Beauvoir... están permitidas en centros educacionales, sus discursos han permeado profundamente la mente femenina, en 1971 Esther Vilar público su libro "el varón domado" y la censura sufrida por parte de las feministas no ha parado, muy oprimidas las pobres q son el statu quo censurando cualquier cosa q les lleve la contraria como buenas autoritarias q son, la misandria con hembrismo esta totalmente permitida.

    ResponderEliminar
  14. Holas.
    Si puedo en verano leeré "La inevitabilidad del patriarcado". Había perdido este hilo, y tantos. Por eso me repito como el ajo.
    Efectívamente, me considero, a parte de catalán, de izquierdas (o de derechas para la mayoría de las izquierdas de hoy, claro): siempre hay que defender a la víctima, y jamás al atacante. Por eso defiendo a los niños, y intento entender cómo las mujeres nos han reproducido, domesticado y controlado para asegurarse una obediencia tan rebuzante.
    En fin, os leo atentamente al mediodía, que vuelvo al trabajo.

    ResponderEliminar