jueves, 6 de julio de 2017

Nosotros actuamos por amor, vosotros por odio

La política se está polarizando en todos los países de nuestro entorno y la división va llegando a extremos en los que el diálogo es prácticamente imposible y ocurren cada vez más actos deshonestos e incluso violentos. Con los conflictos etno-religiosos, como el conflicto palestino-israelí,  ocurre lo mismo y da la impresión de que este tipo de problemas son intratables. ¿Por qué hay tantos conflictos que son intratables cuando la gente de ambos bandos saldría ganando si se llegara a un compromiso? Es muy importante avanzar en la comprensión de estos enfrentamientos y buscar la manera de tender puentes. En esta entrada voy a comentar un artículo que propone que una de las causas del mantenimiento de estas disputas es un sesgo que ellos han llamado Asimetría en la Atribución de Motivos y que consiste en que atribuimos las agresiones que hace nuestro grupo al amor mientras que atribuimos las agresiones que realizan el grupo contrario al odio.

El artículo en cuestión lleva a cabo cinco experimentos con demócratas y republicanos y con palestinos e israelíes que no voy a describir en detalle pero que básicamente consiste en preguntar por los motivos que los sujetos ven para las acciones de su grupo y del grupo contrario. Los resultados van en la línea de los que podemos ver en la Figura 1. Cada grupo atribuye las agresiones del endogrupo (nuestro grupo) más al amor al endogrupo que al odio al exogrupo  mientras que las agresiones del exogrupo (el grupo contrario) se atribuyen más a odio al exogrupo que a amor al endogrupo. Es decir: “lo que nosotros hacemos no es porque os odiemos pero lo que vosotros hacéis sí”. 

Esto es importante porque este sesgo aumenta la creencia en que el conflicto es intratable, disminuyendo el deseo y disposición a negociar o a votar por llegar a un compromiso. Pero el quinto estudio de este grupo da un giro a la situación porque introduce una manipulación para intentar reducir este sesgo. Lo realizan en demócratas y republicanos norteamericanos -que tienen que valorar como en los otros experimentos si su partido está motivado por empatía y compasión hacia su propio partido o por animosidad y odio hacia el partido contrario- pero lo que hacen es introducir un incentivo económico por el que ganan un dinero si su valoración es acertada incluyendo un grupo control al que no ofrecen incentivo económico. Con este giro los resultados cambian como se ve en la Figura 3. Pero lo interesante es que no sólo cambia la atribución de los sujetos sino también su optimismo con respecto a la situación, su confianza en poder buscar una solución.

En cuanto a los mecanismos por los que ocurre este sesgo los autores hipotetizan que puede ser debido a la diferente disponibilidad cognitiva de las emociones de amor y odio, a su diferente visibilidad. En nuestro grupo vemos expresiones de amor mientras que los oponentes y competidores no nos suelen dar muestras de amor. Otra posibilidad es que realicemos un razonamiento motivado para justificar las acciones de nuestro grupo al que necesitamos ver como bueno. Es evidente también el parecido de este sesgo que proponen estos autores con otros sesgos y fenómenos psicológicos conocidos como el error fundamental de atribución, la disonancia cognitiva, el universal Ellos/Nosotros y la tendencia a deshumanizar a los otros. Desde el punto de vista evolucionista tiene todo el sentido del mundo creer que el grupo rival no actúa por amor, los que pensaron eso, desde luego, no transmitieron sus genes a la siguiente generación.

Quedaría por valorar el efecto del incentivo económico ya que abre una vía muy interesante a poder disminuir este sesgo, lo que puede tener una repercusión enorme para buscar soluciones e intentar reducir así los conflictos humanos a nivel global. Los autores dicen que el incentivo económico podría reducir el egocentrismo al aumentar el esfuerzo por ver las cosas con perspectiva. También motivaría a detectar las emociones de los demás con más fiabilidad. Abre una vía a la esperanza y habría que seguir investigando para ver cómo potenciar este camino pero no hay que dejarse llevar del optimismo. Cuando estamos inmersos en un conflicto no suele haber incentivos para que analicemos los motivos y emociones de los enemigos y además hacerlo puede ser visto como traición a los intereses del grupo. El tema está difícil pero tal vez no imposible. Desde luego hay que buscar vías de reducir este sesgo, el mundo ha cambiado desde la época de los cazadores-recolectores e instintos que sirvieron para sobrevivir en un mundo de pequeños grupos enfrentados no nos sirven ahora, sino que son un problema, en un mundo común en el que todos tenemos que convivir.

@pitiklinov

Entradas relacionadas con este tema que te pueden interesar:





Referencia:








10 comentarios:

  1. Entiendo que la solución está relacionada con la empatía (entender al otro) pero esta no es una cualidad demasiado extendida. También reconocer que hay intereses económicos requiere una racionalidad que dudo sea demasiado común. Como podemos comprobar por los hechos, existe una gran brecha entre el desarrollo tecnológico y la evolución de las emociones: creo que el comportamiento mayoritario sigue siendo el del predador instintivo.

    ResponderEliminar
  2. Es comprensible que la mayor parte de las muertes se hayan producido en nombre de Dios (o Ala, etc) y no en nombre del diablo... Ayuda a comprender las guerras ideologicas y religiosas.

    ¿Se trata de un sesgo cognitivo heredado/evolucionado de otras especies como los carnivoros que son altamente territoriales (lobos, leones...)? Se comprende que ataquen otras manadas para proteger a los suyos y poder alimentar a sus seres queridos (matar por amor) frente a una manada rival implacable que es vista como una atacante que viene con odio. ¿Es este sesgo la racionalizacion por parte de los seres humanos de un instinto existente en otros animales?

    ¿Tanto si es asi como si no, como se podria atajar este problema? Porque como menciona anonimo previamente, el problema es que actualmente no nos enfrentamos con zarpas y dientes o lanzas y piedras entre tribus, sino que la tribu es global y las armas poseen una capacidad de destruccion exponencialmente superior...¿Todo es cuestion de educacion y valores? O es demasiado fuerte la inercia biologica transmitida a traves de la genetica y la cultura?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lección histórica es que la convivencia no es cuestión de valores sino de fuerza y del equilibrio de la misma. Solo hay que reflexionar en lo que le sucedión al pueblo judío cuando la mayor parte del mismo vivía en Europa. La educación en valores es positiva y agradable pero no elimina los instintos. En Occidente, casi todo el equilibrio actual se debe al desarrollo del armamento nuclear y a la necesidad de no ir más allá de las amenazas por el propio bien de cada uno.

      Eliminar
  3. LOS PALESTINO Y LOS ARABES, CRITICAN A ISRAEL, PERO QUIEREN VIVIR EN ISRAEL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede es muy sencillo: los judíos que viven en Israel hacen lo mismo que el resto de los pueblos, defenderse y a eso no está acostumbrado occidente. Parece que prefieren la imagen medieval del judío indefenso y maltratado.

      Eliminar
    2. Y, muchos de los que critican a EEUU quieren vivir allí.

      Eliminar
  4. "Los autores dicen que el incentivo económico podría reducir el egocentrismo al aumentar el esfuerzo por ver las cosas con perspectiva"

    Sencillamente, una vez se determina cuál es el problema, lo que falta es organizar los incentivos para resolverlo. El incentivo económico es el más fácil de todos pero los más poderosos son los de tipo emocional. El tribalismo o el sesgo endogrupal producen ciertas gratificaciones (como los "hoolihans" que disfrutan haciendo juntos el energúmeno) pero hay otras gratificaciones emocionales disponibles al desarrollar actitudes contrarias al tribalismo. Solo hay que organizarse.

    ResponderEliminar
  5. Cuando se habla de "incentivo económico" hay que saber qué es lo que esto significa y no es otra cosa que poder (poder sobre los demás, se entiende), seguramente una de las emociones, o instintos mejor dicho, más fuertes que existen entre los mamíferos. Sigue sin ser una cuestión racional.

    ResponderEliminar
  6. "ganan un dinero si su valoración es acertada incluyendo un grupo control al que no ofrecen incentivo económico."

    Fijémosnos en lo que se paga con dinero, en este caso: se incentiva una "valoración acertada". Pero se podía haber pagado por otra cosa. Pensemos en que se ofreciera un incentivo económico por "haga la valoración que considere más conveniente para su posicionamiento político", en tal caso pasarían de calificar al oponente político no como "malvado" sino como "malvadísimo", y la atribución de odio sería mucho mayor que en el grupo control.

    Lo que este experimento demuestra es la maleabilidad de los instintos tribales y de la agresividad grupal. Los mismos alemanes que durante la segunda guerra mundial cometieron todo tipo de atrocidades hoy son los ciudadanos más democráticos y amables del mundo.

    Y lo triste es que, según el sesgo de negatividad, es mucho más fácil convertir a los individuos en agresivos y odiosos que en amables y pacíficos. https://evolucionyneurociencias.blogspot.com.es/2012/12/el-sesgo-de-negatividad-lo-malo-es-mas.html

    ResponderEliminar
  7. Luis Manteiga Pousa26 de enero de 2023, 14:02

    Tres realidades negativas. "Odiarás a tu projimo como a ti mismo" "Odiarás a tu projimo como te amas a ti mismo" y "Amarás a tu projimo como te odias a ti mismo". Las dos primeras son muy típicas de este conflicto.

    ResponderEliminar