domingo, 1 de mayo de 2016

Importancia de la Evolución en Psiquiatría y Psicología


La Psicología se basará en una nueva cimentación, la de la necesaria adquisición de cada facultad y capacidad mental gradualmente. Se arrojará luz sobre el origen del hombre y su historia.
- Charles Darwin

La mente humana es un rodeo que dan los genes para copiarse a sí mismos (tweet de Steve Stewart-Williams inspirado en Richard Dawkins).

Aquel que entienda al mandril hará más por la metafísica que Locke
-Charles Darwin

Nada tiene sentido en biología si no es a la luz de la evolución
-Theodosius Dobzhansky


Los que seguís el blog o mi cuenta de Twitter ya sabéis que considero a la teoría de la evolución como una base imprescindible para cualquier persona que quiera entender la mente humana y una disciplina que debería enseñarse en la carrera de Psicología y en la de Psiquiatria, así como en Medicina. Parafraseando a Dobzhansky podríamos decir que nada tiene sentido en Psicología si no es a la luz de la evolución. La Psicología es el estudio de la mente y la conducta humana  y tanto la mente humana como la conducta humana las produce el cerebro. La mente humana no es otra cosa que el cerebro en acción, lo que el cerebro hace. La Psicología, por tanto, es una parte de la biología. Mucha gente interesada me pregunta por donde pueden empezar a leer o formarse en Psicología Evolucionista y por eso he decidido crear esta página donde espero ir recopilando libros y demás recursos relacionados con la Psicología Evolucionista. Agradecería a los lectores que conozcan recursos de cualquier tipo que los vayan añadiendo en los comentarios y poco a poco los incorporaré a la página.

¿Qué es la Psicología Evolucionista? Simplemente reconocer que la selección natural no se detiene en el cuello, es decir, que no sólo nuestro cuerpo, sino también nuestra mente es producto de la selección natural. Hay dos Psicologías Evolucionistas, por así decirlo: una Psicología Evolucionista en sentido amplio y una Psicología Evolucionista en sentido más concreto o limitado.  Personalmente me considero evolucionista en un sentido amplio. La Psicología Evolucionista en sentido amplio comienza con Darwin, con la frase que recojo como cabecera de esta entrada que se encuentra al final del Origen de las Especies. Darwin empieza a plasmar su faceta de psicólogo evolucionista de forma más notoria en su libro “La Expresión de las Emociones” de 1872 y no es ninguna exageración decir que es el psicólogo más grande que ha existido. En esta Psicología Evolucionista en sentido amplio tendríamos que incluir a los principales biólogos evolucionistas empezando por W.D. Hamilton, el evolucionista más importante probablemente después de Darwin, que trabajó en muchos campos pero principalmente en el del altruismo, terreno en el que nos dejó su teoría de la inclusive fitness. Otro teórico evolucionista es Robert Trivers con importantes trabajos para entender la sexualidad animal y humana (Teoría de la Inversión Parental), el altruismo (Teoría del Altruismo recíproco) o los conflictos intra-familiares (Teoría del conflicto padres-hijos).

La Psicología Evolucionista en sentido más concreto (y como la entiende o a lo que se refiere la mayoría de la gente) la fundan Leda Cosmides y John Tooby con su libro The Adapted Mind: Evolutionary Psychology and the generation of culture, de 1992. Allí establecen un corpus doctrinal con conceptos como los módulos, (el cerebro estaría compuesto por una serie de procesos mentales más o menos encapsulados), el Ambiente Evolutivo Ancestral (concepto tomado prestado de John Bowlby) que sería el ambiente en el que han vivido los seres humanos durante la mayor parte de su historia evolutiva y que ha proporcionado las presiones evolutivas que han condicionado la evolución de nuestro cerebro. Es famosa su afirmación de que tenemos un cerebro de la edad de piedra que sigue respondiendo a esas presiones ancestrales y no al mundo actual. Por ejemplo, seguimos teniendo miedo a las serpientes cuando ya no existen en nuestras ciudades modernas, y hoy en día matan mas gente los enchufes o los coches.

Esta Psicología Evolucionista de Comides y Tooby (escuela a la que pertenecen autores como David Buss, Steven Pinker, Robert Kurzban, etc) ha sido muy criticada por diversas razones: porque hablan mucho de sexo y dicen que los intereses reproductivos de hombres y mujeres no coinciden; porque el Ambiente Evolutivo Ancestral no era único y homogéneo, sino muy variado; porque la mente no funciona con dominios o módulos estanco; porque las hipótesis de los psicólogos evolucionistas no se pueden comprobar y son sólo “just-so” historias (historias inventadas a posteriori), etc. No voy a entrar en esas críticas ahora, muchas de ellas muy razonadas y razonables. Pero ninguna de estas críticas  toca lo esencial de la visión evolucionista de la mente humana en lo más mínimo. Cosmides y Tooby en los años 80 y 90 estaban muy influido por la psicología cognitiva que concebía al cerebro humano como un ordenador y es posible que haya que modificar y adaptar muchas de su ideas. Pero muchas otras de sus ideas siguen siendo absolutamente válidas y, desde luego, a día de hoy (en ciencia no se puede decir nunca jamás) el edificio puesto en pie por la biología evolucionista, por Darwin, Hamilton, Trivers y demás, sigue siendo muy sólido. No hay alternativa a la teoría de la evolución para entender la mente y la naturaleza humana.

Volviendo a la importancia de la evolución para los psicólogos y psiquiatras que estéis leyendo esto voy a poneros sólo algunos ejemplos porque nos alargaríamos mucho. Una teoría básica de la psicología humana es la Teoría del Apego, o del vínculo, de John Bowlby. Los humanos somos mamíferos y si hay algo que define a los mamíferos es el vinculo madre-hijo, el amor materno-filial. Es conocido el importante papel para el desarrollo posterior del individuo que juega el apego materno filial, como lo demuestra los crueles experimentos de Harry Harlow. Conocemos también el papel que juegan los opiáceos en este vinculo y la relación de este vínculo con las adicciones de todo tipo tanto con sustancia como sin sustancia. También sabemos que las bases neurobiológicas del amor materno-filial son las mismas prácticamente que las del amor romántico y  que toda la base biológica de nuestro cerebro social (del amor romántico, del altruismo , de la cooperación , de la amistad, etc) se origina en este proceso de apego madre-hijo. Es decir, el amor romántico o de pareja, la amistad, etc., se basan en tunear el sistema original de amor materno-filial.

Es importante entender lo que dice Darwin de la adquisición gradual de las facultades mentales. Todos estos procesos de los que estoy hablando son anteriores a la existencia de H. sapiens y son mecanismos presentes en todos los mamíferos. Por eso es fundamental el estudio comparativo entre especies, estudiar los fenómenos psicológicos en otros animales, salirnos del ser humano para entendernos mejor a nosotros mismos. Por ejemplo, no concibo que ningún psicólogo o psiquiatra que quiera hacer terapia de grupos no se haya leído todos los libros de Frans de Waal. Como decía Darwin, si entendemos al mandril vamos a entender en gran medida al ser humano. Si uno lee a de Waal se da cuenta de que el funcionamiento de una colonia de chimpancés es básicamente igual que el de un ayuntamiento o una empresa, la psicología primate es la misma. Cuestiones como la jerarquía, el estatus, la cooperación, el sexo, los enfrentamientos, la reconciliación, etc, están todas ahí. 

Hablando de esto y en relación al post anterior sobre “violencia machista”, si en animales como los chimpancés o las palomas vemos que los machos tienen conductas de control y violentas para garantizar la paternidad de los hijos que concibe la hembra y para pasar sus genes a la posteridad, es muy cuestionable que en humanos estas conductas se deban a un supuesto patriarcado de aparición reciente. ¿Qué pasó con esos pequeños programas llamados genes que forman parte de nuestra biología? ¿dejaron de actuar cuando se constituyó ese supuesto patriarcado o, en general, cuando empezamos a tener cultura? Por supuesto que la cultura modela y confiere a la conducta humana matices diferentes a los de los animales. Pero no es creíble pensar que los animales hacen las cosas por unas razones y nosotros por otras, cuando tenemos las mismas estructuras cerebrales. El vinculo materno-filial tiene la misma base a nivel de oxitocina, opioides, etc., en otros mamíferos y en humanos. Tampoco tiene lógica evolucionista pensar que los hombres se hayan unido en un patriarcado contra las mujeres. Lo que los estudios sobre la selección sexual nos indican es que existe una competición intra-sexual, es decir, los machos compiten con otros machos por las hembras. Acaba de salir un estudio donde se encuentra que la mitad de los hombres europeos desciende de un jefe de la edad de Bronce. Este hombre dominante, probablemente un rey,  no se preocupó de compartir su acceso a las hembras con otros hombres. No parece haber habido mucho compañerismo por su parte y es muy probable que hombres sometidos bajo su mando murieran en guerras o en malas condiciones de vida mientras él recogía los beneficios reproductivos gracias a su poder. Personalmente tampoco veo ningún patriarcado cuando por ejemplo sólo en la Primera Guerra Mundial murieron 8,5 millones de soldados, 6046 cada día, y ya sabemos que en las guerras empiezan combatiendo hombres y acaban combatiendo niños.

Otro ejemplo donde la evolución importa son las emociones. Casi todos los trastornos mentales son trastornos emocionales, y las emociones están ya presentes en animales inferiores. Las emociones, en la psicología tradicional, han sido consideradas como unos estados disruptivos que alteran el organismo y que debían ser dominadas y controladas por el pensamiento racional. Los evolucionistas, por el contrario, plantean que las emociones cumplen unas funciones que permiten al individuo responder de modo efectivo tanto a los desafíos como a las oportunidades que le plantea el entorno. La ira es un conjunto de respuestas coordinadas que ayuda a restaurar una relaciones justas. La vergüenza, además de conllevar rubor y un deseo de esconderse, es una forma de apaciguamiento de una persona superior en estatus. Las emociones muestran todos los ingredientes de lo que en términos evolucionistas se denomina una adaptación, es decir, un conjunto de respuestas eficaces y coordinadas que ayudan al organismo a reproducirse, proteger su prole, mantener alianzas y evitar amenazas físicas. Podemos decir entonces que las emociones son el software o los programas de la mente. De la misma manera que diferentes programas permiten que un ordenador realice diferentes tareas como escribir, calcular o dibujar, las diversas emociones ajustan el cuerpo y la mente para enfrentarse a las correspondientes situaciones. La mayoría de los trastornos mentales son trastornos emocionales y el enfoque evolucionista de las emociones ha permitido el inicio del estudio científico de las emociones, camino en el que nos queda todavía mucho por recorrer. Para una introducción a la evolución de las emociones ver esa entrada.

La evolución trata de las causas últimas, no sólo de las causas próximas de los fenómenos. Dentro de las cuatro preguntas de Tinbergen nos responde a las dos preguntas sobre el origen adaptativo de un fenómeno (en este caso las conductas humanas) y acerca de cuál es la historia evolutiva de esas conductas en especies relacionadas. Sin un enfoque evolucionista nunca podremos entender por completo la mente humana. Si queremos entender por qué existe el enamoramiento, la paranoia, los celos o el cotilleo tenemos que recurrir a la evolución. La evolución debe ser necesariamente el marco conceptual en el que encajen el resto de hipótesis y teorías.

@pitiklinov









15 comentarios:

  1. Suscribo todas las ideas que aparecen en el artículo. Hace unos días escribí en mi blog una entrada donde intento resumir los factores principales sobre el origen de la mente. Y comenzaba con la idea de que Darwin debería considerarse el padre de la psicología.
    Me gustaría conocer tu opinión sobre este artículo, si no es mucha molestia. Aquí tienes el enlace:
    http://memoriasdesoledad.blogspot.com.es/2016/04/factores-clave-en-el-origen-de-la-mente.html

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, sobre la importancia de las emociones en la toma de decisiones y en nuestra capacidad de sobrevivir trata el libro que ya he recomendado en la otra entrada sobre recursos. Se trata del libro de Damasio "En busca de Spinoza" que precisamente se subtitula "Neurobiología de la emoción y los sentimientos".

    ResponderEliminar
  3. Me da la impresión de que hay ciertos conceptos sobre el Patriarcado que no quedan claros y confunden.

    Los genes de Homo Sapiens no han dejado de actuar nunca. Pero esos genes no son los del chimpancé, del gorila ni del orangután. Incluso estas tres especies tienen etologías muy diferentes entre sí. Es fundamental estudiar a los primates, pero no basta.

    De manera muy general, el Patriarcado surge con el descubrimiento de la agricultura y la ganadería, la invención de la propiedad privada y la gestión del patrimonio. Es una adaptación cultural, no biológica, a los nuevos recursos y a las nuevas técnicas de producción.

    Lo único biológico que hay aquí, es la capacidad del Homo Sapiens de cambiar su conducta sin necesidad de mutaciones: moldeándola mediante la cultura. A partir del neolítico, la mayor selección que sufre nuestra especie, no es la natural que descubrió Darwin: es una selección cultural. Las culturas que mejor se adaptan al nuevo entorno sobreviven, las que peor se adaptan pueden alimentar a menos individuos. Si dos culturas entran en competencia por los recursos, una sobrevive y otra desaparece. Una organización social que produce más alimentos tiene ventaja sobre las que producen menos. También las culturas que desarrollaron complejos guerreros desplazaron a otras. Pero para que una cultura sea muy productiva, o muy violenta, debe ser muy represiva con sus individuos: los guerreros no deben darle valor al sufrimiento ajeno ni al propio.

    A los yanomami se les suele presentar como cultura cazadora en los documentales, aunque no lo son: les encanta cazar, pero la base de su dieta es la yuca y el plátano. Son agricultores. Dependen de la explotación de huertos temporales, y eso determina su organización. También son polígamos, machistas y guerreros. Según Marvin Harris, el objetivo (inconsciente) de su complejo guerrero es justificar el infanticidio femenino, que es su forma de equilibrar su población con la producción de alimentos.

    Ese jefe de la edad de Bronce del cual descendemos, no es un cazador del paleolítico africano. Ya pertenece a una cultura patriarcal y neolítica. Su poligamia no es biológica, es cultural.

    Creo que es en “El tercer chimpancé”, donde se lee sobre un estudio en el que se comparaban tamaños corporales, tamaño de testículos, dimorfismo sexual, proporción de sexos en la población, y sexualidad, de varias especies animales. La conclusión fue que el Homo Sapiens, originariamente, era monógamo pero ligeramente infiel (ambos sexos).

    Si los humanos actuales somos capaces de ser monógamos, polígamos, promiscuos, o de cualquier otra organización familiar, es gracias a nuestra increíble capacidad de modificar la conducta biológica por medio de la cultura.

    Las modificaciones culturales sobre nuestra biología originaria, por fuerza dejan secuelas en la psique. Nuestros niños siguen naciendo en la Edad de Piedra, pero es necesaria una represión de sus instintos naturales para adaptarles a la cultura en la que nazcan. Eso tiene consecuencias.

    El enamoramiento y el cotilleo pueden ser culturales. La paranoia y los celos pueden ser patologías. Es fundamental dilucidar qué es biológico, qué es cultural y qué es patológico. Para mí, biológica era la conducta del Homo Sapiens cazador antes de salir de la sabana africana. Cultural es toda modificación de lo biológico para adaptarse a nuevos entornos. Y patológicas son las consecuencias de tales modificaciones.

    La muerte de millones de hombres en la guerra, es un fenómeno patriarcal. Creer que el Patriarcado se expresa solamente cuando los hombres putean a las mujeres, es no entender lo que es el Patriarcado. Las mujeres del Patriarcado son patriarcales. Quizá deberíamos cambiarle el nombre, que produce confusión.

    A mí me resultaron esclarecedores dos libros: “La Creación Del Patriarcado”, De Gerda Lerner, y “La Represión Del Deseo Materno Y La Génesis Del Estado De Sumisión Inconsciente”, de Casilda Rodrigáñez.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Antonio por tu comentario, te contesto:

    No tienes que convencerme de que a las mujeres a lo largo de la historia se les ha negado el alma la inteligencia, el voto, etc. Lo que yo no veo es que eso se deba a un acuerdo concertado de los hombres en su conjunto y no estoy de acuerdo con el Patriarcado definido como en Wikipedia:

    El patriarcado puede definirse como un sistema de relaciones sociales sexo–políticas basadas en diferentes instituciones públicas y privadas y en la solidaridad interclases e intragénero instaurado por los varones, quienes como grupo social y en forma individual y colectiva, oprimen a las mujeres también en forma individual y colectiva y se apropian de su fuerza productiva y reproductiva, de sus cuerpos y sus productos, ya sea con medios pacíficos o mediante el uso de la violencia.
    Marta Fontenla

    El ejemplo del señor de la edad de Bronce lo menciono precisamente porque ya era en la época del supuesto patriarcado y ahí el que se apropia de las mujeres es el señor de la guerra y no les da ni las migajas al resto de los hombres que se supone que de forma colectiva han hecho un pacto para oprimir a las mujeres. Lo de este señor no fue poligamia, como tampoco lo era la de Genghis Khan, al que le llevaban todas las noches jóvenes núbiles para su disfrute, aparte de las miles de “esposas” que pudiera tener (y sus generales cientos). Eso no es lo que entendemos normalmente por poligamia. Te puedo asegurar que si yo fuera a montar un sistema entre hombres para oprimir a las mujeres lo haría un poco diferente y no montaría un sistema donde los hombres son carne de cañón.

    Lo que dices sobre la diferencia entre la época de cazadores-recolectores y la agricultura es muy acertado. Las mujeres en la época de cazadores-recolectores tenían un estatus bastante igualitario y tampoco había grandes diferencias entre los hombres. Y es verdad que la agricultura fue un desastre en muchos sentidos, el mayor error de la historia de la humanidad (pero no fue un plan de los hombres contra las mujeres). Cambia el sistema económico, cambian los dioses que pasan a ser más universales, se hace un énfasis mayor en la monogamia, aparece la esclavitud que antes no tenía ningún entido, etc. Helen Fisher que es una antropóloga feminista, pero sensata, odia el arado, dice que ese fue el comienzo de la perdida de estatus para la mujer, porque su uso requería -con aquellos arados primitivos- una fuerza física que las mujeres no tenían y a partir de ahí quedaron desplazadas. Pero las mujeres no fueron las únicas que salieron perdiendo y los hombres no inventaron el arado para dominar a las mujeres. Aparecen unas élites que se quedan con el poder y las riquezas y oprimen al resto (tanto hombres como mujeres). Mira lo que dice Van den Berghe en esta entrevista:

    “El salto no se produjo por la acumulación de  riquezas, sino por concentración de fuerza en pequeños grupos de mafiosos que se organizaron y armaron para robar sus vecinos. Las bandas armadas son el origen del estado, de la estratificación en clases, de la desigualdad, de la guerra organizada, etc. La acumulación de riquezas siguió la acumulación de la fuerza armada, no al contrario”.

    Así que si me planteas que a partir de la agricultura “algunos hombres” (no todos) se llevan la parte del león y oprimen al resto de hombres (que son reclutados en las guerras para morir por los señores de la guerra) y a las mujeres, y se quedan con la riqueza y recursos pues podemos estar de acuerdo. Pero para creer en el patriarcado necesito más datos, que estaría encantado de ver si me los vas pasando.

    continúa...

    ResponderEliminar
  5. continúa...

    En cuanto a los yanomami creo que no son representativos de ese salto a la agricultura-ganadería que comentas, porque son nómadas y eso no permite acumular riquezas. Sobre el infanticidio femenino entre ellos puedes leer aquí que el infanticidio en general es el 50% de todas las muertes infantiles y el infanticidio femenino es el 16,7% de todas las muertes infantiles lo que no es mayoritario. En ese mismo libro explica algunas de las razones y puedes ver que el tema es complejo. Los yanomami hacen guerras precisamente para robar mujeres a los vecinos (no tienen otras cosas que robarles porque no hay suficiente acúmulo de riquezas) así que no creo que sean tan estúpidos de matar a sus mujeres y dedicarse a robar las de otros. No tiene mucha lógica y cualquier pueblo que mate a sus mujeres pues se va a extinguir, parece una cultura condenada a la extinción. Así que supongo que lo harán por determinadas razones y en determinados momentos.

    Pero si hablamos de infanticidio podemos decir más cosas. Primero, que no es un invento humano y existe ya en otros animales. Y segundo que el infanticidio lo cometen las familias y principalmente las mujeres. El infanticidio es probablemente el único crimen que cometen las mujeres más que los hombres. Mira estos datos de USA donde padres y madres empatan tristemente. En lugares como la India son las mujeres las que se suelen encargar. En España no hay estadísticas por razones que desconozco. Y en España que yo sepa no se hacen manifestaciones de condena cada vez que hay un infanticidio, por razones que también desconozco.

    http://www.nhregister.com/general-news/20150613/parents-killing-their-children-is-surprisingly-common-but-difficult-to-understand
    https://books.google.es/books?id=BVGs3o4ddlEC&pg=PA205&lpg=PA205&dq=indanticide+yanomami&source=bl&ots=LNQ3mTHrNk&sig=QSE5-KeoiQhbQMNC2dFhy1wXLQ4&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjhu52JgsHMAhXM1RQKHYjRD1QQ6AEIHjAA#v=onepage&q=indanticide%20yanomami&f=false

    ResponderEliminar
  6. Y nos quedaría el eterno debate biologia-cultura. En primer lugar la evolución por selección natural no se ha parado en los últimos 10.000 años, un 8% de nuestro genoma ha sufrido selección natural en ese breve plazo de tiempo hablando en términos evolucionistas. Pero creo que los que miráis todo desde el prisma social y cultural no veis la biología porque la “descontáis” está tan presente, es tan natural, que no la veis. La cuestión es que la biología marca los carriles por los que puede ir el tren de la cultura. Veis el tren pero no las vías. Por ejemplo, no verás ninguna cultura en el mundo donde las mujeres hagan la guerra para conseguir hombres, ninguna. Si la cultura es tan poderosa a alguien se le podía haber ocurrido esa variante. ¿Cuál es el grupo de población más violento y agresivo en todas las culturas? Los hombres jóvenes. No hay ninguna cultura en la que el grupo de población más agresivo y que causa la mayor parte de violencia y asesinatos sean las mujeres postmenopáusicas. Ninguno. Siempre son los hombres jóvenes, en todo el mundo y en todas las culturas. Exactamente igual que ocurre con los chimpancés. Y eso es biología.

    No existen culturas donde la gente prefiera una copia a un original. No existen culturas donde la gente diga que hay que ser egoísta y poner tus intereses por encima de los del grupo, que no hay que devolver los favores o que a los amigos tienes que tratarles mal. Y eso es biología. Si lees biología evolutiva y teorías como la Inversión Parental de Trivers, la kin selection de Hamilton , etc., puedes ir entendiendo por qué ocurre eso. Si yo te pregunto a ver cuál es la explicación de que los programas más vistos en la TV sean los los deportes y el cotilleo, o de que las mujeres no lean el Marca, seguro que me dirás que es por la educación, porque a los niños les enseñamos que el fútbol es cosa de hombres.

    La realidad es que nuestra biología nos predispone para aprender unas cosas mejor que otras. Tú puedes enseñarle a un perro a que corra detrás de una pelota y te la devuelva, pero si intentas enseñar eso a un gato o a un ratón te va a costar bastante más conseguirlo. Puedes domesticar animales jerárquicos como el perro o el caballo pero nadie ha podido domesticar cebras, como cuenta Jared Diamond en Armas, Gérmenes y Acero. No somos tablas rasas y nacemos con unos botones que hacen que determinadas cosas toquen nuestras naturaleza humana y otras menos. Y esos botones no son iguales en hombres y mujeres. Por eso hablarle a un niño de lucha o de deporte le llega y a una niña menos. Puedes enseñar a los hombres con la cultura a que les gusten las mujeres postmenopáusicas de 60 en adelante, pero sospecho que no vas a tener mucho éxito. Puedes poner un canal de TV que retransmita partidas de ajedrez pero ya the aseguro que no va a tener la audiencia de una final de Champions. ¿Por qué no perseguimos a los premios Nobel en los aeropuertos y sí los deportistas y famosos?

    Acabo de ver los recibimientos de las hinchadas estos días a sus equipos, el real Madrid y el Atlético de Madrid…¿crees que eso es cultura? crees que ahí no están en juego instintos tribales muy ancestrales, ¿crees que eso es lógico y se puede explicar con la razón?

    ResponderEliminar
  7. Final:
    En cuanto al sexo los experimentos se han hecho. Está el famoso caso de David Reimer. Nacido hombre se le amputaron los genitales masculinos y no sólo eso, se le hormonó con hormonas femeninas y se le educó como niña. A pesar de eso su identidad y su orientación sexual era de hombre. Lo mismo ha ocurrido con los casos de extrofia cloacal o vesical, que siendo hombres han sido reasignados y educados como mujeres. Se han sentido hombres y su orientación ha sido hacia las mujeres. El sexo no es una construcción social. Cosas que pasan antes de nacer determinan nuestra orientación sexual, orientación que no elegimos.

    Y párate a pensar una cosa. Si la evolución biológica se ha parado como dices y tenemos la cultural ¿por qué la evolución cultural da el mismo resultado que la biológica? ¿no es sospechosos eso y es más lógico pensar que sigue actuando la biológica? ¿Es casualidad que las mujeres por evolución cultural quieran estar delgadas y jóvenes (signos de fertilidad) que es lo mismo que busca la evolución biológica? Y les gustan los hombres jóvenes, guapos y musculados (buenos genes) y no los calvos bajitos y barrigudos…¿es una coincidencia?

    Yo te recomiendo la Tabla Rasa de Steven Pinker

    Para acabar volviendo a la violencia “machista” Si el hombre tiene conductas exactamente iguales a las de la supuesta “violencia machista” con otro hombre, y la mujer también con otra mujer ¿nos vale la explicación del patriarcado y de que el hombre odia a las mujeres?

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo con Pitiklinov. Una vez más. Pero no son el tipo de ideas que pueden decirse en cualquier universidad de letras de nuestro país, y supongo que en los demás pasa lo mismo. No me imagino poder expresar estas ideas tranquilamente en cualquier cafetería de la universidad Complutense. Todo es cultura, de todo tiene la culpa la sociedad opresora y capitalista. Si le das un balón a un niño y no a una niña, estás favoreciendo el machismo. En fin, coincido también en que "La tabla rasa" es uno de los libros fundamentales del presente siglo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Precisamente lo que digo en mi comentario es que el Patriarcado no es un invento de los hombres para fastidiar a las mujeres, sino una forma de organización para explotar los nuevos sistemas de producción. Las mujeres participan, eso no quiere decir que les beneficie, como tampoco beneficia a los hombres. Mientras identifiquemos al Patriarcado como una conspiración consciente de los hombres contra las mujeres, no lo podremos reconocer. Por eso digo que el nombre de Patriarcado engaña (como engaña el de “Liberalismo”).

    Según Marvin Harris, lo que hacen los yanomamis asesinando a parte de las niñas, es mantener una población sostenible con sus medios de producción. Matar a los machos no controla la población, pues un solo macho puede fecundar a todas las hembras. Matar a las hembras sí controla la población. Una sociedad machista tiene su excusa para el infanticidio femenino, al suponer que las mujeres no son útiles para la guerra. El rapto de mujeres es un efecto colateral del complejo guerrero y el infanticidio femenino.

    Sería de sentido común pensar que, si quieres tener muchos guerreros, lo mejor sería tener muchas mujeres que los procreen (aparte de armar y adiestrar a las mujeres también). Pero precisamente lo que se pretende evitar es tener una población grande. La función del prejuicio cultural es precisamente anular el sentido común. Una cosa es lo que se dice (“queremos muchos guerreros”) y otra la verdadera intención inconsciente (tener una población sostenible).

    Que el infanticidio lo cometan las mujeres, no es una prueba contra la existencia del Patriarcado. Las madres del Patriarcado son patriarcales. Las que están en la elite y las que son explotadas por la elite. Las mujeres ejercen su dominio sobre las castas inferiores y los niños, pero a la vez sufren dominación por los hombres de su propia casta.

    ResponderEliminar
  10. Precisamente unas de las víctimas del Patriarcado son los niños. Si te fijas en las opiniones corrientes en nuestra cultura, sobre los niños, verás cómo se parecen a los prejuicios clásicos contra las mujeres o contra los negros. Hay frases que son calcadas, basta sustituir la palabra “niños” por “mujeres”, y la frase “cuadra” perfectamente. Y esos perjuicios los comparten los adultos, hombres y mujeres. La mujer occidental de los países desarrollados se ha “liberado”. Pero hace piña con el hombre para mantener ambos el dominio sobre los niños. Al muer occidental antes era considerada una “menor de edad”, ha conseguido escapar a ese estatus, dejando a los niños allí donde ella estuvo.

    En el Patriarcado, no solamente fue necesario controlar la sexualidad de las mujeres, para controlar su reproducción, la descendencia, y la trasmisión de los patrimonios. También fue necesario controlar a los hijos, como fuerza de trabajo, como bienes de intercambio y alianza, y para asegurar el control de los patrimonios por el poder del clan. La propia biología de los niños se opone al Patriarcado de forma natural, por ello deben ser sometidos.

    Durante la etapa cazadora, la naturaleza proveía el sustento a nuestra especie. Según Marshall Sahlins, las culturas cazadoras no viven en un estado de carencia y miedo permanentes. Al contrario, se saben perfectamente capacitados para proveerse, trabajan poco y disfrutan de bastante ocio. A partir del descubrimiento de la agricultura y la ganadería, la naturaleza se considera un enemigo.

    ResponderEliminar
  11. El Patriarcado identifica a la mujer como cercana a la naturaleza. Debe controlarla. Igualmente, los niños siguen naciendo con un programa de cazadores nómadas que debe ser dominado (como ocurre hoy en día en nuestra cultura), o serán completamente inútiles.

    Hoy en día seguimos viendo a la Naturaleza como enemiga, y tratándola como tal. Esta es una de las marcas del Patriarcado.

    No creo que fuese el arado el que sometió a las mujeres. Las mujeres han manejado el arado desde siempre. Son tan capaces como el hombre para ello, y lo han hecho con un feto creciendo en su vientre, y un bebé colgado de su espalda, amamantado a demanda. Yo creo que lo que sometió a las mujeres fue la necesidad de controlar su reproducción para así controlar los patrimonios.

    Yo no creo que la mente humana sea una tabla rasa que se llena a partir del nacimiento del individuo. Mis comentarios apuntan a lo contrario. Nacemos con un programa de cazadores de la sabana. Pero para explotar otros medios de producción es necesario modificar ese programa a través de la cultura. Es evidente que la capacidad de modificar la conducta a través de la cultura es una capacidad biológica. Debió servir para proporcionar a los antiguos Homo Sapiens la cualidad de adaptarse a muchas circunstancias. Pero cuando las circunstancias fueron muy diferentes al entorno para el que el Homo Sapiens fue diseñado, entonces los cambios culturales fueron grandes. Reprimir la biología por la cultura tiene un precio. Cuanto más se reprime, mayor es el precio. Además de las influencias culturales, debes añadir las patologías que produce la represión de la biología. Al final tienes un batiburrillo donde, para diferenciar los tres factores (biología, cultura y patología), tienes que tener una disposición muy grande a la objetividad. A dejar tus inclinaciones personales a un lado.

    Si existe una teoría de la crianza con apego, y esa teoría es cierta, debemos deducir que existe una biología de las crías de Homo Sapiens, y que saltársela tiene consecuencias. ¿Cuál es la razón por la que nos saltaríamos esa biología? ¿También la biología? No tiene sentido. El motivo para saltarnos la biología de nuestras crías, es la necesidad de adaptar a los individuos a unos sistemas de producción diferentes de la caza en la sabana. Es decir, la cultura.

    ResponderEliminar
  12. Antonio,
    si tú enfocas el patriarcado desde el punto de vista de que no es un acuerdo de los hombres que odian a las mujeres creo que podemos entendernos mejor. Pero date una vuelta por esta página por ejemplo:
    http://www.pikaramagazine.com/2013/04/violencia-que-no-es-de-genero/#comment-39516

    En cuanto a los yanomami sigue habiendo algo que me rechina. No he leído sobre ello y no puedo rebatirte lo que dices. Lo que sí te diría es que no tienes por qué confiar en Marvin Harris como la última palabra sobre ese asunto. ¿vivió con ellos? Una autoridad es Chagnon y Chagnon dice lo que yo te comentaba de que hacen guerras por mujeres y que los guerreros que han matado tienen más mujeres y más éxito reproductivo.
    No sé de yanomami pero sí sé cual es la ley de la gravedad de la biología: la población que deja más descendencia sigue adelante y la que deja menos desaparece o queda desplazada. Matar mujeres no es una buena estrategia para ningún pueblo si no quiere extinguirse.
    Lo de controlar la población tampoco me convence. Los pueblos de cazadores recolectores (a lo que se parecen más los yanomami) cuando crece la banda o la tribu se separan o escinden y cada banda sigue por su lado. Siendo los yanomami nómadas como son pueden hacer eso perfectamente, creo yo.

    Mira lo que dice Numeros 31 de la Biblia:

    17 Matad, pues, ahora a todos los varones de entre los niños; matad también a toda mujer que haya conocido varón carnalmente.
    18 Pero a todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido varón, las dejaréis con vida.

    Las mujeres son un recurso valioso reproductivo y eso lo ha sabido cualquier pueblo. A las mujeres se las ha matado menos que a los hombres en las guerras precisamente para ser usadas con fines reproductivos.
    Pero bueno, igual los yanomami no saben esto.

    ResponderEliminar
  13. Y en el resto de comentarios haces una visión tan amplia del patriarcado que casi la podemos equipar a "cultura" en general o la "sociedad". No estoy de acuerdo con varios puntos de tu análisis pero contra todo eso no tengo nada en principio. Podemos diferir en la interpretación de la historia.
    En tu visión del Patriarcado las mujeres, son víctimas, los niños también y los hombres también. Esa no es la visión que yo combato. La que yo combato es la visión de que los hombres son los malos con premeditación y alevosía. Y eso no parece ser lo que tú dices.
    Pero dos cosas. Por un lado, a todo ser humano cuando nace se le carga el programa de la cultura, sea hombre y mujer, y ninguno de los dos controla lo que se le inculca, así que ambos serían víctimas de esta cultura o patriarcado.
    Y lo segundo que un patriarcado tan amplio lo explica todo y cuando algo explica todo es que no explica nada. Si explica los crímenes hombre-mujer, hombre-hombre, mujer-mujer, mujer-niño, etc...no sé yo...

    gracias por comentar

    ResponderEliminar
  14. Muy buen blog, muchísimo de lo que aprender. Yo, por experiencias personales que no vienen al caso, he desarrollado un gran interés por la psicología evolutiva, y por tanto por la biología, la evolución y la química cerebral, además soy muy imaginativa o fantasiosa, según se mire.
    Con respecto al vínculo materno filial y cómo éste influye en la configuracion del cerebro, y su responsabilidad en la vida futura de las personas, he inventado una teoría. Seguramente equivocada. La epigenetica determina el nivel de metilacion del gen OXT, que parece determinar nuestra sociabilidad y por tanto nuestro lenguaje y cognición, aunque no de forma definitiva, pues es modelable poco a poco a lo largo de lavida. Me pregunto hasta que punto nuestras experiencias y la de nuestros ancestros van dejando una huella epigenetica que trasladamos a nuestros hijos y cómo ése caracter heredado somos capaces de modularlo en esa relación maternal para contruir personas mas sanas emocionalmente.
    Creo que la oxitocina y la vasopricina( mas presentes en hombres genéticamente, como evolución de la monogamia, pero también del miedo, la memoria,del estado de alerta y del altruismo)que actúan como neuropeptidos exitatorios e inhibitorios de las sinapsis neuronales tienen un papel fundamental en el equilibrio. Si la epigenetica manda sobre el caracter, un ambiente enriquecido de comprensión a las distintas sensibilidades y el trato personalizado tienen un impacto profundo sobre la configuración del cerebro y la autorregulación para crecer y superar ansiedades, lo que nos paraliza y la resilencia.
    Ahí van mis elucubraciones.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Escribía mi padre, ahora con una demencia frontal:

    Somos de la pasta que nos han hecho, tu barro lo amasaron con turba y aguardiente de orujo amargo, después lo templaron a la luz de la luna en un fuego lento de leña resinosa y por último lo vidriaro con tintes de azufre y sangre de cabrito disuelta en mercurio.

    Él hizo lo que un domador de circo con sus fieras, dijo que podía ayudarme a construir un jardín donde nunca mas sintiera miedo ni rechazo de mi mismo, me fue regalando las mejores semillas, bulbos y esquejes de su invernadero, me dio la vuelta del revés, como a un guante de cirujano.

    ResponderEliminar