domingo, 21 de diciembre de 2014

Naturaleza humana y prostitución. Intercambio de sexo por recursos


Si las mujeres no existieran todo el dinero del mundo no tendría ningún sentido
-Aristóteles Onassis

Voy a dedicar varias entradas al tema de la prostitución y la naturaleza humana. Ya sé que es meterse en uno  de esos eternos debates, como el del aborto o la legalización de las drogas, que no tienen solución y en los que toda persona tiene ya tomada una postura y es imposible de hacer cambiar de opinión a nadie. La culpa la tiene este artículo de Centro de Justicia para Mujeres, que, francamente, me dejó sin habla. Básicamente dice que la prostitución puede desaparecer y que todo lo que hay que hacer es castigar con cárcel o multas a los hombres que la utilizan, que Suecia lo ha hecho y es un éxito, y que todos los países deberían hacerlo. Ese montón de ingenuidades erróneas va en contra de toda mi visión de la naturaleza y la mente humana, la que intento transmitir en este blog, y ver que esa visión se han convertido en ley y que se predica como la buena nueva al resto del mundo es superior a mis fuerzas. Como buen ser humano, creo que mis ideas son acertadas (que levante la mano aquel de vosotros que crea que sus ideas están equivocadas :) ) así que, espoleado por ese artículo me he informado sobre la ley sueca y sus resultados y voy a compartir aquí lo que he encontrado.

También creo que la Psicología Evolucionista puede aportar ideas que informen el debate de la prostitución, aunque, por supuesto, no pretendo sugerir que lo solucionan. Que cada uno les de la importancia que considere. Por supuesto, en prácticamente nada de lo que he leído sobre prostitución nadie habla de biología ni de la naturaleza humana.

Mi argumentación va a tener las siguientes partes :

1- Voy a intentar establecer que el intercambio de sexo por recursos es algo “natural” en el sentido de que es “normal” (frecuente) no ya en la especie humana sino en un amplio rango de ellas, desde los insectos a las aves o los primates
2- El que una cosa sea “natural” o “normal” en el sentido de ser un hecho biológico no quiere decir que debamos darlo por bueno desde el punto de vista moral. Caer en eso es caer en la llamada falacia naturalista: el “es” no implica un “debe ser”. En una segunda entrada voy a criticar la idea de que la falacia moralista es una falacia. Mi postura es que debemos tener en cuenta el “es” a la hora de decidir el “debe ser”, es decir, que tenemos que tener en cuenta la naturaleza humana a la hora de legislar y que no podemos elegir de forma arbitraria cualquier “debe ser”
3- en una tercera entrada trataré de la Ley sueca , refutaré sus presupuestos ideológicos así como sus resultados 
4- En un último post haré una especie de conclusión o resumen en base a todo lo tratado.

El Intercambio de sexo por recursos

Se suele decir que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo. Si hablamos del intercambio de sexo por recursos es algo que es muy anterior a la especie humana. Ocurre en primates como los chimpancés en los que, como es sabido, a veces los machos ofrecen carne a cambio de sexo. Pero es algo muy generalizado hasta en especies como los insectos. En algunas especies, los machos ofrecen a la hembra un “regalo nupcial”, una bola de alimentos a cambio de la cual la hembra accede a mantener relaciones sexuales. Se ha observado que hembras de pingüino ofrecen sexo a cambio de piedras para construir nidos. Habría muchos otros ejemplos pero no nos vamos a extender aquí. 

La razón por la que ocurre este intercambio se entiende muy bien con la Teoría de la Inversión Parental de Trivers. En esta entrada de Tercera Cultura sobre la prostitución lo explica muy bien la autora, la antropóloga Teresa Gimenez, y  se extiende un poco más en este otro artículo. Básicamente, el coste del sexo es diferente para cada sexo (mucho mayor para la hembra habitualmente, aunque no siempre) y por ello son más cuidadosas y restrictivas a la hora de tener sexo. Los machos buscan maximizar el número de contactos sexuales porque es más beneficioso para ellos. Estas diferencias biológicas darían lugar a diferentes estrategias conductuales y psicológicas en cada sexo. Los datos apoyan con consistencia que las mujeres tienen habitualmente menos interés por el sexo, que tienen menos fantasías sexuales, y gusto por la novedad. Los hombres son los mayores consumidores de prostitución y pornografía y experimentos como los de Clark y Hatfield encuentran una diferencia clara entre ambos sexos en el interés por las relaciones a corto plazo.

La prostitución como tal, como oficio, probablemente no existió hasta un momento muy avanzado de la evolución humana, posterior a la agricultura. En sociedades de cazadores recolectores no existían oficios, cada persona debía resolver todas sus necesidades de forma autónoma. Es fundamentalmente con la agricultura cuando aparece una acumulación de recursos que permite que se produzca una especialización y que aparezcan oficios donde cada uno produce unos bienes que luego son intercambiados. También aumenta la población y aparecen las ciudades. Sería en ese momento cuando una mujer podría dedicarse de forma exclusiva a vivir del intercambio de sexo con muchos hombres diferentes.

Pero en sociedades de cazadores recolectores sí han existido las relaciones extra matrimoniales o fuera de la pareja, extra-pair que dicen los biólogos. Las mujeres han mantenido relaciones con hombres diferentes a su pareja de ese momento (en muchas sociedades de cazadores recolectores existía el equivalente al divorcio, o la posibilidad de cambiar de pareja). Pues bien, una de las razones para mantener ese tipo de relaciones era la consecución de recursos (otra puede ser la consecución de buenos genes, mejores que los de su pareja, o la de vengarse de él). Teresa cita a Ambrosio Garcia Leal, de su libro la Conjura de los Machos: “en las culturas preagrícolas, en cuyo régimen de relativa libertad sexual femenina, no existen prostitutas como tales, pero en cambio las mujeres tienen pocos reparos en aceptar regalos a cambio de sexo”.


Existe otro matiz importante en el tema de la valoración moral de sexo a cambio de recursos (siendo el dinero el recurso rey, claro). Es algo que aparece en todos los estudios de sexualidad humana: que las mujeres dan más importancia a los recursos de una posible pareja y que los hombres dan más importancia a la belleza (empezando por los estudios de David Buss). Pero voy a citar los resultados de esta encuesta del año 2009: el 80% de las mujeres de 26 a 35 años no saldría con un desempleado. Por contra al 68% de los hombres esto no les importa. En este sentido sólo hay que recordar prácticas matrimoniales de otras épocas, y de otros lugares del mundo actualmente, donde los hombres compraban mujeres con una dote o, al revés, donde los padres adjuntaban una dote a sus hijas par que encontraran marido. Esto quiere decir que el asunto de la relación sexo y recursos (dinero) no es exclusivo de la prostitución y está detrás de prácticamente toda relación hombre-mujer.

¿Por qué son importantes los recursos para las hembras en general y para las mujeres en particular? Pues porque es lo que necesitan para criar a su prole. Las hembras de las especies son las que se encargan de transformar los recursos del ambiente en prole. Por eso se sienten atraídas por hombres con recursos. Sin embargo, los hombres no dan tanto valor a los recursos, normalmente, y, salvo excepciones, preferirán siempre a un mujer joven y bella antes que a una mujer rica. En este sentido merece la pena comentar que esta regla de convertir riqueza en mujeres e hijos se ha roto en el mundo desde la llamada transición demográfica. Tradicionalmente los ricos habían tenido más hijos y eso ha cambiado en la actualidad.

El Instinto sexual

Parece ridículo que tenga que hablar de esto, pero creo que es necesario cuando hay gente que cree que prohibes el sexo y las personas que tienen un deseo sexual sencillamente lo van a aceptar y se van a aguantar las ganas. El sexo, como la comida o el agua, es una necesidad básica del ser humano  que no está totalmente bajo el control de la voluntad. El ser humano, y en menor medida los primates y otros animales sociales, tienen un cierto control sobre ese instinto para compatibilizarlo con la vida grupal. Ese control es mayor que el que tienen otros animales no sociales o menos complejos, pero no es completo ni mucho menos. 

El interés por el sexo es, por lo tanto, variable, de la misma manera que lo es la capacidad de control, pero es lo bastante fuerte para afectar la capacidad moral y la conducta de la gente. Dan Ariely realizó un atrevido experimento donde se aprecia que la excitación sexual altera el juicio moral de los hombres, su disposición a tener sexo con animales o a drogar a una chica para tener sexo. Un dato que prueba lo que estoy diciendo es que según el informe del Parlamento Europeo que tenéis en las referencias, un 60% de los clientes de prostitutas siente culpa o vergüenza de sus actos. Esto sugiere que sienten que, moralmente, esos actos están mal o que preferirían no hacerlos. Sin embargo los realizan. Uno de los clientes de prostitución (en este caso masculina) que fue pillado y tuvo que pagar una multa era nada menos que juez de la Corte Suprema de Suecia, Leif Thorsson, de 59 años.

Esto es importante si queremos plantearnos prohibir una cosa como la prostitución porque lo primero que tenemos que ver es si eso es humanamente posible.  En este informe del Parlamento Europeo sobre la Prostitución y la Explotación Sexual (un informe muy centrado) se puede leer este argumento: “El número de hombres que utiliza la prostitución es variable pero va desde “unos pocos” hasta un tercio (32% en España). Esto descalifica la visión de que los hombres tienen un impulso irresistible al sexo”. Bien, esto no es correcto del todo. Es verdad que no “todos” los hombres tienen un impulso irresistible al sexo, pero sí “algunos” (desde luego más que mujeres) y para un número  importante (a determinar) esa necesidad no es controlable.

Esto que estoy diciendo, que parece sencillo, es comprendido por muy poca gente. Pensamos que todos somos iguales y no lo somos ni en la fuerza de nuestros instintos ni en la capacidad de controlarlos. Como decía en la entrada anterior, tenemos la extraña idea de que si alguien es capaz de hacer una cosa, todo el mundo es capaz de hacerla. Cuando alguien quiere bajar peso se le recomienda dieta y ejercicio y hay personas que cumplen con un programa de dieta y ejercicio. Dado que un cierto número de personas cumple con un programa de dieta y ejercicio yo puedo concluir, como hace el informe del Parlamento Europeo, que no existe realmente un problema para que todo el mundo cumpla ese programa. Esto es un inmenso error. La gente que puede hacer dieta y ejercicio y la gente que no puede son totalmente diferentes, no tienen nada que ver. Y eso pasa con cualquier otra conducta. Por lo tanto, una prohibición conseguirá que haya un número de personas que respondan a ella, pero otras que no.

Si entendemos que el sexo es una necesidad comprenderemos que una persona que no tiene una necesidad satisfecha no se siente bien, no es feliz o su bienestar no es razonablemente completo, lo mismo que una persona que tiene hambre o sed. Ante la imposibilidad de mantener relaciones sexuales la reacción de cada hombre puede ser muy diferente. Algunos recurrirán a la masturbación, probablemente con la ayuda de material pornográfico de diferentes tipos, y hoy en día de las diferentes ofertas que hay en Internet. Otros pueden aliviar ese malestar recurriendo al alcohol. Es un hecho sorprendente que los países nórdicos, tan avanzados ellos, están a la cabeza de la violencia doméstica y en esta noticia hablan de que  el alcohol puede ser un elemento favorecedor de esta violencia. No estoy estableciendo que exista una relación directa entre prohibición de prostitución y aumento del consumo de alcohol pero es una posibilidad que hay que contemplar. Cuando se le cierra un camino al agua esta suele desviarse por otros derroteros.

Cuando hablemos de la ley sueca veremos que este punto no se ha estudiado y las autoridades suecas no tienen datos absolutamente de nada. No sabemos cuántos hombres han recurrido a Internet o a burdeles, no sabemos cuántos compran sexo fuera de Suecia (se dice que 8 de cada 10 compras de sexo se hacen ahora fuera de Suecia) y, por supuesto, los hombres más agresivos e impulsivos, los menos fáciles de intimidar, siguen recurriendo a la prostitución callejera, que es la que se ha visto más afectada por la ley sueca.

Hay naciones donde a las mujeres (y no a los hombres) se las ejecuta por adulterio o sexo prematrimonial. Por lo tanto, existe una diferencia de frecuencia en estas conductas entre los dos sexos, no porque los deseos sean diferentes sino porque las personas suelen evitar conductas que provoquen que las maten. Tendríamos un conflicto entre el instinto sexual y el instinto de supervivencia. Si condenáramos a los clientes de prostitutas a la pena de muerte la eficacia en disminuir la prostitución sería indudablemente mayor. Pero no creo que eso sea un buen argumento a favor de que no existe un deseo sexual más o menos irresistible, ya que lo puedes contener si amenazan con matarte. En esas circunstancias también evitarías comer, beber o  cualquier otra cosa que hiciera falta.

Lo que quiero decir es que es absolutamente ingenuo pensar que para eliminar un instinto basta prohibirlo y ya está. Si la ley sueca demuestra que acaba con la prostitución propongo que a continuación se prohiba la Obesidad y se multe a las personas que pasen de un Indice de Masa Corporal mayor de 30. Arreglado el problema de la Obesidad. Prohibir no ha funcionado con otras cosas que actúan sobre el circuito de recompensa del cerebro como el alcohol (ley seca), las drogas (ver los resultados de la cruzada contra las drogas) y es erróneo pensar, desde mi punto de vista, que puede funcionar contra el instinto sexual.

Si todo lo que hemos comentado es acertado, la conclusión que debemos sacar es que el intercambio de sexo por recursos, prostitución incluida, está aquí para quedarse. De acuerdo, pero que algo sea natural, como los mosquitos, la viruela o robar si nadie nos ve, no implica que debamos tolerarlo. Podemos hacer una valoración moral negativa de ello y prohibirlo legalmente. Somos libres de decidir cómo queremos convivir con la prostitución, prohibiéndola o descriminalizándola. Como dice Dianne Post, en el debate que tenéis en las referencias, muchos animales matan a sus hijos (y nosotros también) y no por eso lo hacemos legal. Totalmente de acuerdo. De eso, la llamada falacia naturalista, es de lo que vamos a hablar en la próxima entrada.

@pitiklinov

Referencias:








10 comentarios:

  1. Que nadie se vea forzado a la prostitución por imposición de otros, directa o indirecta (al carecer de recursos). El o la que desee hacerlo por voluntad es libre.

    ResponderEliminar
  2. La argumentación basada en la inversión parental, debería matizar que se refiere a la de las hembras de mamífero. Para las aves, en general, el esfuerzo es incluso mayor para los machos, que alimentan a la hembra en el nido y luego a las crías. En el resto de los casos: peces, insectos, anfibios etc. aunque el coste de producir un óvulo sea mayor que el de un espermatozoide, este coste es diferencial con respecto al tamaño del bicho. Por eso la mayoría recurren a la estrategia de producir enormes cantidades con la esperanza de fecundar unos pocos. Gracias a eso los peces tienen esas enormes y, uhmmm, riquísimas huevas. Por otra parte, si tenemos en cuenta que para fecundar un óvulo hay que producir millones de espermatozoides...me temo que el coste para los machos empieza a dispararse. Una hembra produce un óvulo que espera tranquilamente a ser fecundado, mientras los machos tienen que intentarlo una y otra vez produciendo millones de cada vez. Toda la inversión de óvulos de toda la vida de una hembra cuesta lo que unas pocas eyaculaciones. Solo las hembras de mamífero gestan, y solo aquí podría tener algo de sentido la teoría de la inversión parental, pero para cuando aparecieron los mamíferos, YA EXISTÍAN las conductas e instintos que se pretenden explicar, con lo que no explican nada. Me temo que habrá que buscar por otro camino.

    En cuanto al tema de la entrada, mi opinión es que nos están mareando y manipulando una pandilla de moralistas que padecen sexofobia. También creo que muchas mujeres ven en la prostitución una especie de competencia desleal, una pérdida de poder y por eso no les gusta.
    El problema de la prostitución es un pseudo problema: lo que cada cual haga con su cuerpo, con su sexo y con su dinero es cosa de cada uno y nadie debe entrometerse con lo que no le afecta. Otra cosa es lo que se pueda generar en su entorno, como la violencia o las drogas, pero eso deviene de su marginación, no es algo esencial al comercio sexual.
    Cuando hablan de la prostitución como una explotación nunca explican ni justifican donde está esa explotación. Yo no la veo. De hecho es más fácil argumentar que la prostituta explota la necesidad sexual del cliente. El recurso a la intromisión en la intimidad es falaz. La intimidad y que hacer con ella es cosa de cada uno. Y si n os ponemos finos, va a resultar que todos somos putas y prostituidores, pues todos hacemos regalos e invitamos a cines y cenas... como parte del cortejo, y ellas se dejan invitar y regalar por hombres "generosos". No voy a seguir argumentando pues como muy bien dices, este es de esos temas en los que todos tienen su opinión y no la van a cambiar facilmente.
    Por cierto, si la vía sueca resuelve el psedoproblema de la prostitución, también podría resolver otro de características muy similares: el tráfico de drogas, donde unos pobres se ven obligados al duro y peligroso trapicheo por necesidad económica, para satisfacer la demanda de drogas de otros con más poder económico.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo. Por cierto, que yo aconsejará otra entrada más sobre el tema, donde trataras lo siguiente:

    ¿Por qué motivo existen grupos organizados de mujeres que pretenden prohibir la prostitución, aún cuando no les afecta la mayoría de las veces directamente?

    ¿Se trataría de miedo a perder a sus parejas?, ¿podría ser miedo a que sus parejas gasten recursos con otras?, ¿miedo a que su prole se pudiese ver algún día obligada a ejercer la prostitución? ¿Qué factor es dominante y qué más factores puede haber? Es decir; un artículo desde el punto de vista evolucionista, que tratase la cuestión de por qué y quienes quieren prohibir la prostitución (en lugar de liberalizara legalmente y de un modo controlado).

    ¿Existen realmente estudios al respecto, Pitiklinov?

    Un saludo, y muchas gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  4. "¿Por qué motivo existen grupos organizados de mujeres que pretenden prohibir la prostitución, aún cuando no les afecta la mayoría de las veces directamente? "

    Hay varios motivos, pero el principal obstáculo a la liberalización de la prostitución (que es parecido al de la despenalización de las drogas) es que la asimilación de la prostitución a cualquier otro intercambio de prestaciones socavaría los cimientos morales de nuestra cultura. En nuestra cultura, la obtención de recompensas se vincula a una determinada forma de vida. Si pudieran obtenerse de forma individualizada, entonces se produciría una generalizada descomposición moral... que forzaría a hallar alternativas que nos asustan.

    Quienes se oponen a la prostitución recurren a la estigmatización de las prostitutas. De ese modo, consiguen que las mujeres que la practican entren en la marginalidad social. Las personas que habitan en la marginalidad padecen todo tipo de problemas de comportamiento. La estimatización es enormemente traumática, y el resultado de eso es que muy pocos clientes pueden obtener de estas pobres mujeres las prestaciones sexuales, pero también emocionales y afectivas a las que aspiran. En cambio, con una mujer psicoterapeuta o fisioterapeuta la estigmatización no se da, y es posible mantener con ellas relaciones emocionales y afectivas correctas... aunque limitadas al rol en el que participan.

    Por mucho que digan, no hay mucha diferencia entre una famosa actriz que interpreta una tórrida escena erótica en la gran pantalla y una prostituta. La diferencia es el estigma, que es también lo que condiciona el mercado.

    ResponderEliminar
  5. Mikel, totalmente de acuerdo, por supuesto.
    Arturo, de acuerdo con la segunda parte de tu comentario pero la primera parte no la entiendo bien. Pareces dar a entender que la teoría de la inversión parental de Trivers no puede explicar esa asimetría en el deseo sexual entre machos y hembras o entre hombres y mujeres, en concreto. Yo creo que sí. Es de aplicación en todos los animales de fertilización interna, incluidos pájaros. Los pájaros, al ser mas monógamos tienen un menor dimorfismo físico y puede que también psicológico. Nosotros somos también menos dimórficos que especies poligínicas (gorila) física y psicológicamente. La prueba está en los casos en los que la inversión parental es la contraria, al revés, es decir que invierten más los machos como ocurre precisamente con un ave, la jacana, Las hembras jaranas son mas grandes y de conductas mas "masculinas", promiscuas, precisamente porque invierten menos que los machos que se encargan de las crías un montón de tiempo mientras ella se va a buscar mas machos que saquen nuevos huevos adelante.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena pregunta, Samu, la verdad que en mis lecturas no he llegado a averiguar qué tipo de feministas son las que han presionado al gobierno sueco para aprobar esta ley. Lo que está claro es que están muy próximas a posturas religiosas moralistas y sexofóbicas como dice Arturo. Tampoco conozco las sociedades nórdicas pero creo que hay una gran influencia del puritanismo y del protestantismo.
    Lo que sí dice una de las autoras de un informe que he leído es que el gobierno sueco ha querido dar una lección de superioridad moral al mundo, ponerse en "otra liga", decir: "fijaos que avanzados y buenos somos" que hemos suprimido la prostitución. Los que no les sigan ahora es que son "malos"...
    En cuanto a la razón evolutiva de imponer tu moral en este caso a otros creo que va en parte también por lo que dice Arturo, un tema de competición con las mujeres "buenas". Si las mujeres "malas" les dan sexo a los hombres no van a querer casarse y el tinglado social se viene abajo, como dice Idea21
    Siendo un poco cínicos (pero sólo un poco ;)) yo diría que la civilización se basa en esa asimetría del deseo sexual entre hombres y mujeres. Si a las mujeres les interesara el sexo tanto como a los hombres, los hombres no tendrían aliciente para luchar por recursos, por un mejor trabajo, por una carrera, etc. Si yo puedo abordar a Charlize Theron y pedirle sexo y ella va a estar deseando ¿para que me voy a esforzar en la vida?
    Todo el tinglado lo tenemos montado para que el hombre consiga recursos y dinero y estatus, etc. e intercambiarlo por sexo (que es la posibilidad de transmitir tus genes).
    Si ya me hacen copias de mis genes sin esfuerzo, ¿para qué me voy a romper la cabeza?
    La cita de Onassis es mucho más profunda y tiene más sabiduría evolucionista de lo que parece...

    ResponderEliminar
  7. Hombre sexo sin esfuerzo no, que esas muchachotas cobran 80€ por la tirada xDDDD y eso que estan en negro, imagina cuando tengan que pagar los trimestres de IVA y el IRPF xDDD

    No, ahora en serio, gracias por la respuesta :).

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  8. "yo diría que la civilización se basa en esa asimetría del deseo sexual entre hombres y mujeres. Si a las mujeres les interesara el sexo tanto como a los hombres, los hombres no tendrían aliciente para luchar por recursos, por un mejor trabajo, por una carrera, etc. Si yo puedo abordar a Charlize Theron y pedirle sexo y ella va a estar deseando ¿para que me voy a esforzar en la vida?"

    http://vimeo.com/12915013

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, lo clava...me han leído el pensamiento. ¡Gracias Masgüel!
    Creo que es una de las pocas posibilidades que se me ocurren ahora de que algún día desaparezca la prostitución: crear uno robots sexuales plenamente satisfactorios...pero como pones ahí igual era peor el remedio que la enfermedad, ja, ja...muy bueno!

    ResponderEliminar
  10. "Hay naciones donde a las mujeres (y no a los hombres) se las ejecuta por adulterio o sexo prematrimonial."

    ¿Te refieres a este tipo de naciones?
    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/06/26/los-hombres-lapidados-en-iran-y-otros-paises-islamicos/

    ResponderEliminar