martes, 23 de diciembre de 2014

Naturaleza Humana y Prostitución. La Ley Sueca.


Una forma de pensar en las reglas morales es que son un conjunto de cosas que les digo a los demás que no pueden hacer. Utilizamos la moralidad como un método para limitar la conducta de los demás, aunque a veces digamos que es por su propio bien. Así pues, en cierto modo, se puede pensar en la moralidad como una forma de coartar la libertad de acción de los demás.
-Robert Kurzban

Historia y Opciones

Siguiendo a Maggie McNeill, los modelos de legislación de la prostitución se pueden categorizar en tres categorías:

1- Criminalización. El acto de vender sexo es ilegal. Es el modelo menos implantado en el mundo desarrollado (Estados Unidos - salvo en Nevada-, algunos países del Este). En Suecia lo que está prohibido es el hecho de pagar por sexo.

2- Legalización. Es el sistema más común en la mayoría de Europa y Latinoamérica. El acto de vender sexo no es ilegal pero sí ciertas actividades asociadas a él. Según los países, no se  puede anunciar el sexo, o vivir a expensas de la actividad sexual de otra persona, o se prohiben los burdeles, etc.

3- Descriminalización. Este modelo por ahora sólo existe en Nueva Zelanda y en el estado de New South Wales de Australia. En este sistema el trabajo sexual es reconocido como una forma de trabajo igual que cualquier otra y, por lo tanto, no está sujeto a ninguna ley diferente al resto de negocios. En la práctica no es una descriminalización absoluta porque ambos estados tienen un par de leyes que no se aplican a otros negocios pero el número de restricciones es tan pequeño que no supone en la práctica ninguna diferencia para las trabajadoras sexuales.

Durante la mayor parte de la historia, el trabajo sexual no ha estado regulado excepto por algunas reglas locales y temporales. Por ejemplo, los burdeles sólo podían abrir de noche, o no se podía trabajar en determinadas calles, etc. Pero la idea de prohibir el propio hecho de vender sexo era inconcebible. Hasta la Reforma protestante, la posición oficial de la Iglesia Católica fue que la prostitución era un “mal necesario” cuya ausencia podría hacer, según San Agustín que los “ vicios caprichosos destruyeran la sociedad”. Hasta el siglo XIX nadie imaginó que se “pudiera” prohibir así que mucho menos que se “debiera” prohibir. Las regulaciones eran para mantener el orden público, mantener las apariencias y demás. 

Pero en la época victoriana es cuando surge la idea de que si la ciencia puede perfeccionar las herramientas y tecnología del hombre, ¿por qué no aplicar el mismo proceso al propio hombre? Al principio al que se consideró “pecadora” fue al mujer hasta el punto de que se la veía como un tipo específico de mujer, diferente a las otras mujeres. Durante la primera parte del siglo se pensaba que la mujer que tomaba dinero por sexo tenía algún tipo de defecto congénito pero hacia la década de 1880 empezó a aparecer la idea de que los que forzaban a la mujer a esa vida eran los “hombres malos”. Y es a principios del siglo XX cuando se empieza a prohibir. En USA la prostitución no era ilegal en ningún estado en 1909, pero lo era en todos en 1914. 

En cuanto a la ley sueca de 1999 podemos decir que es un neo-abolicionismo, un  revival de la prohibición victoriana, en la que el malo ahora es el hombre. El miedo a la cárcel y al estigma convencería a los hombres de cambiar su conducta sexual. Suecia es un pequeño país de 9 millones de habitantes bastante homogéneo donde son posibles este tipo de experimentos.


Ideología de la Ley Sueca

Para la crítica de la ideología de los presupuestos ideológicos en los que se basa la ley sueca me voy a basar en este artículo de Max Waltman, que defiende la visión oficial sueca. Más abajo hablo de los resultados.

El dogma central de la ley sueca es que la prostitución es un problema de desigualdad relacionada con el género y de violencia contra la mujer. Concibe la prostitución como una construcción social y cree que podemos hacer que desaparezca. Me remito a las dos entradas previas donde señalo que esta idea tiene muchos problemas. La elasticidad de la naturaleza humana es limitada. Lo mismo que nuestras herramientas evolucionaron culturalmente para adaptarse a nuestras manos, nuestros roles sociales evolucionaron también para encajar con la mente humana.  Roles que chocan violentamente con la naturaleza humana no persistirán mucho tiempo, por lo menos si no aplicamos una suficiente fuerza y opresión que lo impida. 

Por otro lado, este dogma de la ley sueca deja fuera de la prostitución a la prostitución masculina, la de hombre que paga a hombre por sexo. La prostitución hombre-hombre no puede ser explicada por esa teoría y la prostitución masculina en la que la mujer compra los servicios de un hombre tampoco. Sobre la prostitución masculina para mujeres aquí tenéis un artículo reciente , muy interesante, de la revista Aeon tratando ese tipo de prostitución en Australia.

La postura neoabolicionista sueca pone todo el énfasis en la defensa de la prostituta a la que considera víctima de las diferencias de género y de la pobreza. Hay algunas cosas que decir acerca de la pobreza. Es evidente que es un factor clave en motivar a muchas mujeres a dedicarse a la prostitución pero no es un factor determinante. No todas las personas pobres se dedican a la prostitución ni todas las prostitutas son pobres. Existen mucho hombres pobres, tantos o más que mujeres, por lo que la prostitución debería estar más repartida entre los dos sexos. Los hombres pobres lo que hacen es comprar prostitución, si es que pueden.

Por otra parte, es verdad que cuanta menos pobreza haya en una sociedad menos aliciente va a tener una mujer para dedicarse a la prostitución pero el tema de la pobreza es una cuestión también de pobreza relativa, no absoluta. En este sociedad capitalista aunque se tengan cubiertas las necesidades básicas siempre existirá el aliciente de atajar por la vía de la prostitución para conseguir un iPhone, unas vacaciones, un BMW, un piso o cualquier otra “necesidad”.

El deseo sexual del hombre no se considera, por supuesto, como una necesidad, sino como algo opcional que los hombres controlan y, más en concreto, como un arma que eligen utilizar con el único objetivo de hacer daño a las mujeres. 

En cuanto a las prostitutas, son el eje de la postura sueca, son las víctimas inocentes, las “buenas”, mientras que el cliente es el “malo” de la película. Voy a dar algunos datos pero aviso, como dice el informe del Parlamento Europeo, de que los datos que manejan los partidarios de legalizar la prostitución y los abolicionistas no coinciden, que todos están sesgados y no hay apenas investigación independiente. Para muestra un botón: Waltman habla de que el 95% de las prostitutas ejercen la profesión coaccionadas. Según un estudio de la ONU de 2010 que tenéis citado aquí esa cifra es de 1 de cada 7 mujeres, un 15%. Sigue siendo un porcentaje altísimo pero 15% no es 95%. Maggie McNeill dice que la cifra de mujeres obligadas a ejercer la prostitución es en la mayoría de los lugares del 2% y , en el peor de los casos, como mucho, de un 10%.

Según los datos que Waltman maneja (mezclo datos de diferentes muestras), del 55-90% de prostitutas han sufrido abuso sexual en la infancia, 59% (según ellas refieren) han sido maltratadas por sus cuidadores cuando eran niñas. 63% sufrieron abuso sexual de niñas. La edad media de victimización fue a los 10 años. 75% han sido homeless en la actualidad o en el pasado. La edad media de entrada en la prostitución es 16 años. 85% fueron víctimas de incesto en la infancia. 98% sufrieron abusos emocionales. 68% cumplen criterios para Trastorno por Estrés Post-Traumatico…(conviene señalar que los países nórdicos están a la cabeza en lo que a violencia contra las mujeres se refiere. El 52% de las danesas y el 47% de las finlandesas declaran haber sido víctimas de ese tipo de violencia. Sin embargo, la existencia de esta violencia familiar no mueve a nadie a ilegalizar la familia o el matrimonio).

De todos estos datos (discutidos todos por otros autores y considerados mitos cuando se aplican a todas las protitutas) algunas conclusiones que se me ocurren a bote pronto es que los problemas de las prostitutas empieza mucho antes de dedicarse a la prostitución y que igual hay que empezar por meter a la cárcel a sus padres en vez de a los clientes. Si esos datos fueran ciertos, suponen un factor de riesgo enorme para padecer enfermedades mentales desde Trastornos de Personalidad hasta adicciones y parece que la prostitución sería más consecuencia que causa de todo ello.

Seguir esas pistas nos llevaría por derroteros muy complicados pero es más claro escuchar lo que dicen las propias interesadas, las prostitutas, por medio de sus asociaciones y organizaciones, como la International Union of Sex Workers (IUSW) o la Global Network of Sex Work Projects. La respuesta es muy clara. Esta organizaciones están en contra de la prohibición y quieren que el trabajo sexual se reconozca como una elección personal que les permita ganarse la vida. Insisten en el derecho de la mujer a disponer de su propio cuerpo sin interferencia del estado y libres de violencia. Las trabajadoras sexuales dicen que no está justificado poner en el mismo saco prostitución y violencia sexual. No quieren regulaciones que les impidan ganarse la vida y piden que se separe la prostitución del tráfico de personas. La organización para los derechos de las trabajadoras sexuales más grande del mundo es la Durbar Mahila Sumanwaya Cpmmitee (DMSC), de la India, que tiene 65.000 miembros y difícilmente se puede decir que no es representativa. Organizaciones similares de Cambpya, Tailandia, Corea del Sur y algunos países africanos están unidas en contra de la criminalización.

¿Cómo explicamos este desencuentro entre los abolicionistas y las supuestas víctimas a las que quieren salvar? Pues no tengo una respuesta para la persistencia en ese dogma de que la víctima no puede decidir (Waltman lo dice contundentemente en su artículo) y es una víctima indefensa y el cliente un todopoderosos explotador. Algunas de las fuentes que he leído hablan de la ideología protestante  de la mujer “pura y virtuosa” como causa de todo ese movimiento abolicionista paternalista que infantiliza a la trabajadora sexual. La ley sueca iguala todo comercio sexual con violencia del hombres sobre la mujer, por lo tanto la distinción entre voluntario y no voluntario no es relevante para gobierno y las feministas que son los autores de la ley. Como todas las trabajadoras sexuales son víctimas, deben ser protegidas, aunque ellas mismas no quieran. Por supuesto, el gobierno sueco no ha contactado con la organizaciones de trabajadoras sexuales antes de hacer la ley porque saben mejor que ellas lo  que quieren. La rama del feminismo que soporta este análisis tiene desde luego unos puntos de contacto muy sospechosos con posturas religiosas. 

Imaginemos que alguien planteara que los homosexuales no pueden consentir (en su día también se dijo que la homosexualidad llevaba a violencia, uso de drogas, enfermedades y trastornos mentales) o que las mujeres embarazadas tampoco tienen voz y voto a la hora de decidir un aborto… Sería inconcebible. Sin embargo esto es lo que se está haciendo con las prostitutas. El papel que la ley otorga a la mujer es de tal inferioridad moral que las feministas deberían estar en contra. Hay algún caso en el que se ha  condenado a un chico de 17 años por comprar sexo. Es decir, ¡hasta un menor es más competente legalmente que una prostituta!

Estas feministas dividen, como dice Ann Jordan, a las mujeres en “buenas” y “malas” y ellas se sitúan como buenas. De acuerdo con el gobierno sueco se atribuyen una superioridad moral y definen lo que es una conducta sexual apropiada. Y lo peor es que consideran tener el derecho de imponer su punto de vista al resto de las mujeres. La idea de fondo es que hay un “buen sexo” con mujeres buenas y un “mal sexo” con mujeres malas, y todos los suecos tiene que plegarse a una sexualidad oficial o nacional. Según Ann Jordan, cuando las feministas se atribuyen el derecho a ejercer el poder sobre las trabajadoras sexuales para que se plieguen a unas normas culturales estándar con respecto al sexo están usando las mismas herramientas que históricamente ha usado el patriarcado.

Pero, por si todo esto fuera poco,  la cosa podría ser más grave aún porque cuando Waltman discute la futura evolución de la ley sueca pide que se cambie el código penal sueco para que las prostitutas puedan pedir daños y perjuicios contra el cliente y conseguir así que los clientes paguen la rehabilitación de las prostitutas y su salida del mundo de la prostitución sin cargo para el erario público. Sin comentarios.

Resultados

Para la valoración de los resultados de la ley os remito al informe de Ann Jordan. Lo que dicen las fuentes oficiales es que la prostitución callejera se ha reducido en un 50% o más en Suecia. El número de prostitutas callejeras ha bajado de 2.500-3.000 en 1995 a 600 en 2008. Pero dice Ann Jordan que cuando vas a mirar de dónde salen esos datos el propio gobierno reconoce que no sabía cuantas prostitutas había antes de la ley, cuántas hay ahora, si el mercado se ha trasladado a Internet o a casas y burdeles, etc. No hay datos de nada. 

Los datos que se tienen son los de las asistentas sociales, que son las que llevan este tema en Suecia y ellas dicen que ven menos prostitutas ahora. Pero claro, las prostitutas se han escondido en lugares donde no pueden verlas. Pero supongamos que es verdad esa reducción de prostitutas callejeras. ¿Dónde están? ¿Están ahora trabajando de dependientas en un supermercado o se han ido a trabajar a Dinamarca o España porque en Suecia no hay demanda? Para poder jugar la efectividad de la ley sería desde luego muy importante conocer ese dato. La postura oficial es que no ha aumentado el consumo de pornografía on-line y no hay desplazamiento de la demanda a otros sectores pero Ann Jordan asegura que hay datos de que ese trasvase sí se ha producido.

Tenéis otra crítica del modelo sueco en este otro artículo de unas profesoras universitarias que dicen que el modelo sueco es un mito. Coinciden básicamente con lo que dice Ann Jordan: dicen que lo que se ha reducido es la prostitución callejera pero no la de pisos u otros lugares, que hoy en día la gente se cita por Internet y los móviles, y que los datos provienen exclusivamente de las prostitutas que entran en contacto con los servicios sociales que no son todas. Comenta, por ejemplo, que a las extranjeras no se las permite ejercer la prostitución en Suecia y se las echa mientras que a las suecas no. Esto no es ser muy coherente con unos principios. Por otro lado, 8 de cada 10 compras de sexo por suecos se realizan ahora en el extranjero en vez de en Suecia. Y tampoco sé cómo encajar en todo este cuadro este sorprendente dato que dice que ahora mismo es mayor entre jóvenes el número de hombres que se dedican a la prostitución que de mujeres, el doble) 

Parece haber dentro del feminismo una corriente que cree que los hombres debemos pedir perdón por el mero hecho de serlo y que somos unas bestias sexuales. Dado que  las mujeres no están tan motivadas sexualmente como el hombre, se consideran moralmente superiores y nos dicen a todos la sexualidad que debemos tener. Justifican con el tráfico de mujeres y otros delitos una visión del sexo absolutamente  moralizadora. Tienen la visión de que vender el sexo es vender el alma o algo así, toda la persona, la totalidad de nuestro ser. Dianne Post reconoce en el debate que aunque no hubiera daño para la mujer y se trate bien a las prostitutas sigue estando a favor de la prohibición de la prostitución, porque va contra nuestra herencia de dignidad, integridad e igualdad. Es decir, el sexo es sucio, un ataque al pilar de la divinidad, en terminología de Jonathan Haidt

En definitiva, el modelo sueco se basa en una ideología que parece un insulto a la inteligencia. El discurso radical de un grupo de mujeres que odian a los hombres hecho ley y retransmitido al mundo como el mayor descubrimiento desde la Teoría de la Relatividad. Lo malo es que el gobierno sueco ha querido marcar una superioridad mundial a nivel moral, colocarse en “otra liga” por encima del resto de los países  y hay quienes se lo han creído y se han subido al carro (Finlandia, Islandia…) o se van a sumar en el futuro, para no quedar mal. 

Pero el gobierno sueco, ya que se ha lanzado a realizar ese experimento de ingeniería social, tiene la obligación de evaluar seriamente los resultados - a la mayor brevedad posible, ya han pasado 13 años-, y de contárselo al mundo. Cuanto antes deje de vender humo moral, mejor.


Referencias:










9 comentarios:

  1. 1.- Prostitución y pobreza: algunas afirman que gracias a la prostitución pudieron salir de la marginación del trabajo que apenas te da para vivir y de las limitaciones de esa vida. Gracias a la prostitución pudieron mejorar, tener estudios universitarios...véase http://prostitucionrealidadessociales.blogspot.com.es/
    Esta mujer demuestra una gran inteligencia, cultura y personalidad

    2.- Pido, en serio, que alguien me diga que podría pasar si un hombre tiene sexo con una prostituta en Suecia y se niega a pagarle alegando que es ilegal y no quiere cometer un delito, que le pagará cuando deje de ser delito o que se desplace para cobrar a un país donde no sea ilegal. ¿Se podría mantener esta postura ante un juez o la policía?. Ojo, que lo ilegal es pagar, no follar.

    3.- ¿Puede diferenciar la ley sueca entre cobrar por follar en privado o ante una cámara? (hacer porno) ¿y si se venden escenas hot o muy hot en las que no es evidente si el actor se la metió o solo la rozó? Quiero decir, si se llega a aplicar aquí la ley sueca, a ¿Pedro Almodovar le damos el Goya o lo metemos en la cárcel? Lo mismo para nuestra afamadas actrices hot, cuyas sendas serían seguidas con orgullo materno por las hijas de cualquier feminista (bueno, no las encarcelaríamos, pero no podríamos darles el Goya, tendríamos que reeducarlas...

    Felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A menos que la prostituta sea muy ingenua te cobrará por adelantado. No tienes más opción que pagarle a menos que quieras cometer un delito mucho más grave y en ese caso irás a la cárcel porque lo que ella hace, según la ley sueca no está penado.

      Eliminar
  2. Arturo, no te puedo dar una opinión sobre cuestiones legales por desconocimiento pero con respecto a la relación de la prostitución con el porno es muy simpático lo que comentan en este artículo (se refiere a USA): intercambiar sexo por dinero es ilegal a no ser que lo grabes y lo distribuyas en cuyo caso no sólo es legal sino que es un buen negocio:
    http://www.nationalreview.com/article/352932/legalize-prostitution-charles-c-w-cooke

    ResponderEliminar
  3. "Dado que las mujeres no están tan motivadas sexualmente como el hombre, se consideran moralmente superiores"

    Desde el punto de vista de una moralidad avanzada, la idea de "superioridad moral" debería descartarse. La misma idea de "superioridad" es inmoral.

    Otra cosa es nacer con suerte desde el punto de vista de una moralidad racional. Si naces pedófilo, lo tienes difícil... a menos que seas lo suficientemente racional y humilde para pedir ayuda. Lo mismo pasa con todos los deseos que solo pueden saciarse a costa del daño a otros. Los hombres son más agresivos, los hombres son más dados a poseer sexualmente a las mujeres. No se trata de que se sea inferior, se trata de que una sociedad racional debe intervenir en estos casos.

    El "modelo sueco" no es perfecto, pero se comprende en parte su aparición. De todas formas, la oposición feminista a una legalización de la prostitución es en general irracional. Y parece que las feministas todavía no asumen ciertas crudas cuestiones. Es lógico y tal vez mejore con el tiempo. Si la sociedad mejora.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante el artículo. En relación a lo que dices en los últimos párrafos, yo en los último tiempos estoy viendo un feminismo muy agresivo y revanchista, lleno de resentimiento hacia los hombres y que está empezando a establecer leyes en las que se privilegia a las mujeres. Es una especie de "nacionalismo de género" que repite las claves del discurso nacionalista pero adaptado al sexo. Están utilizando también para ello la mal llamada "violencia de género" mostrándola no como actos violentos aislados de personas con ideas, trastornos o situaciones muy diversas, sino como si fuera, ellas mismas usan la expresión "terrorismo machista", como la decantación de una supuesta ideología que existiría en la sociedad y como algo de lo que se culpabiliza a todos los hombres. Me parece algo preocupante y creo que deberían empezara surgir voces en contra, aunque a cualquiera que se salga del discurso oficial en los medios de comunicación o las redes sociales o linchan, eso sí.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón en lo que comentas, Anónimo,pero es muy difícil hacer nada, desgraciadamente. Este es un tema que debería preocuparnos más a todos. Estas feministas están llegando a un punto en el que parecen olvidarse de que los hombres somos personas humanas con derechos. Para vestir un santo están desvistiendo otro, como suele decirse...
    Y en el terreno científico también es aberrante porque hay temas tabú y eso no debería ocurrir en ciencia.
    Fíjate lo que comenta por ejemplo en este artículo. Todos los investigadores que estudian diferencias sexuales en humanos actualmente son mujeres ( la mayoría) y una de las razones es que los hombres no se atreven a decir nada porque enseguida te califican de machista: http://emilkirkegaard.dk/en/?p=3953
    Es triste y vergonzoso, pero nadie está dispuesto a hacer nada, a ver quién le pone el cascabel al gato...

    ResponderEliminar
  6. " yo en los último tiempos estoy viendo un feminismo muy agresivo y revanchista, lleno de resentimiento hacia los hombres y que está empezando a establecer leyes en las que se privilegia a las mujeres. Es una especie de "nacionalismo de género" que repite las claves del discurso nacionalista pero adaptado al sexo. Están utilizando también para ello la mal llamada "violencia de género" mostrándola no como actos violentos aislados de personas con ideas, trastornos o situaciones muy diversas, sino como si fuera, ellas mismas usan la expresión "terrorismo machista", como la decantación de una supuesta ideología que existiría en la sociedad y como algo de lo que se culpabiliza a todos los hombres. "

    Bueno, el cristianismo se basaba en culpabilizar a todo el género humano, nacido con el "pecado original" y eso fue una buena estrategia cultural a la hora de desarrollar la capacidad para el propio perfeccionamiento.

    Todos los hombres nacen siendo machistas y necesitan del control cultural para reprimir sus peores tendencias. También nacemos agresivos y supersticiosos.

    A mí lo que me preocupa de las feministas no es tanto que denuncien el machismo innato. Lo preocupante es que no acepten el machismo que padecen muchas mujeres. El hecho es que muchas mujeres (no sé si la mayoría, porque me temo que nadie se ha atrevido aún a estudiarlo) nacen con deseos "andrófilos", igual que sucede con los homosexuales masculinos (que suelen tender a un extremo). Es decir, que se sienten emocionalmente atraídas por los comportamientos característicamente masculinos (agresividad, dominio, genitalidad), pero no quieren reconocerlo y así no podrán luchar contra ello.

    Como muestra, este párrafo de la premio Nobel "feminista" Doris Lessing en "El cuaderno dorado":

    sólo hay un orgasmo femenino de verdad, y es el que se produce cuando un hombre, movido por lo más profundo de su necesidad y deseo, toma a una mujer y exige que le corresponda. Lo demás es un sustituto y resulta falso: toda mujer, incluso la menos experimentada, lo siente así por instinto.

    TOMA UNA MUJER Y LE EXIGE QUE LE CORRESPONDA

    nada menos...

    ResponderEliminar
  7. Fijaros qué vídeo tan interesante sobre la ley sueca:

    https://www.youtube.com/watch?v=7D7nOh57-I8

    ResponderEliminar
  8. Dianne Post reconoce en el debate que "aunque no hubiera daño para la mujer y se trate bien a las prostitutas sigue estando a favor de la prohibición de la prostitución, porque va contra nuestra herencia de dignidad, integridad e igualdad"
    Primero no sé que es lo que considera para ella algo "digno"
    Se supone que si no hay un daño hacia la prostituta y se la trata bien, con respeto como a cualquier otro ser humano, no tendría porque afectar su integridad
    La desigualdad de genero no es solo exclusiva en la prostitucion y son los mismos legisladores de estas leyes la que están creando una mayor desigualdad de genero hacia las prostitutas con respecto al sexo opuesto

    ResponderEliminar